Revista El Muro

Presentamos el segundo trabajo de la agrupación Colombo-Chilena La Malasangre

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Un mensaje positivo no solamente se tiene que poner en términos de “buena onda good vibe happpy hippie”, sino que cantando a lo que molesta, y haciéndolo en ‘la mala’ con eso, también se puede enviar un mensaje poderoso. Eso es lo que hace La Malasangre, como dice Karen Castiblanco, su vocalista, es tener “actitud de mal parche con lo que te raya”. Y esa es la idea plasmada en su trabajo ‘Indeleble’, un disco lanzado a finales del primer semestre de 2017 que representa el fruto de dos años de trabajo para la agrupación. La Malasangre, además de Castiblanco, cuenta con el trabajo de Fernando Bautista (Voz, guitarra), Oscar Mendez (Guitarra) Javier Vilaseca (Batería y percusión) y  William Fonseca (Bajo).

El álbum viene en una elegante caja con fotografías de Nicolás Caballero y el diseño de Camilo Shack García. La presentación de Digipack incluye además un librillo con fotografías de caballero que siguen el tono entre sideral y molecular de la portada, junto con una fotografía a blanco y negro de la agrupación. El cuadernillo tiene además las letras de cada canción  y los créditos de cada sección (ya hablaremos de eso). Tiene un total de 9 cortes más un bonus track (que no sé si sólo esté en la edición de lujo o si va a estar en futuras ediciones, pero que está en deezer)  para una duración total de 37:58. Todas las composiciones son de Fernando Bautista, salvo por ‘Taciturna’, obra de Castiblanco, ‘Bravo’ de Luis Demetrio Traconis e ‘Indeleble’, composición de todo el grupo. Todos los temas fueron masterizados por Camilo Silva en Camilo Silva Mastering Chía.

La música de La Malasangre no es fácil de definir, tiene tanto de rock como de metal que le coquetea a lo latino, juguetea con el pop y hasta tienen un bolero que ni intentan hacer parecer a lo demás, pero que no por eso deja de sonar a La Malasangre. Las letras no son sencillas, hablan del poder personal, de la fuerza, del valor y de salir adelante sin esperar que el tiempo cure todo, sino que invitan a superar la mediocridad y vencer el dolor sin dejarse llevar por él. En resumen, son letras re mal parche con lo que los raya.

El trabajo se divide en cuatro partes, cada cual con su correspondiente título (líneas de las canciones). Abre con “Al vaivén de un mar de azares”, retomando en donde dejó el primer álbum de la banda, una canción instrumental llamada ‘Mar de azares’. Bajo el mismo concepto de continuidad, abre con ‘Contracorriente’ con acordes similares a aquellos con los que termina ‘Un mar de azares’. Esta sección se grabó en Árbol Naranja en Bogotá con la producción de Pipe Bravo y Pedro Rovetto. Cuenta con  cuatro canciones: ‘Taciturna’, ‘Más allá del Alba’ y una versión eléctrica de ‘La Tercera Persona (Hierofante)’, revisión del tema que estaba presente en el primer álbum. Además, participaron en  la producción Lula Bertoldi en ‘Contracorriente’, Pdro Rovetto en las programaciones y Pipe Bravo en los teclados el piano Rhodes y la voz en ‘La tercera persona’.

La segunda parte del trabajo es un live session titulado “Nosotros los de a pie”, que fue grabado en 2016 en bloque en Árbol Naranja con el apoyo en la grabación de Paula Peña y Antonio Suarez. Abre con una poderosísima versión de Bravo (el tema inmortalizado por la Guarachera de Cuba y en el que Castiblanco muestra la potencia y versatilidad de su voz), ‘La cárcel del ayer’ y ‘Fiel a mí’, dos canciones extraídas y re-versionadas del primer álbum de la agrupación.

La tercera parte del trabajo es otro Live Session llamado “La memoria del fuego y el tiempo” que cuenta con la participación de Jona Camacho en el acordeón en ‘La Tercera Persona (Hierofante)’ y de Natalia Borbón, quien interpretó el violonchelo en Indeleble, dos piezas bellísimas. Camacho estuvo a cargo de la producción y se grabó en White Lemon Recording Studios en Bogotá. Cabe anotar que en gran medida ‘Indeleble’, composición de todo el grupo, refleja su actitud: ambición por trascender, por ser huella indeleble en la memoria del fuego y el tiempo. La cuarta parte contiene una edición para radio de Taciturna y cierra el disco.

Creo que este es mi álbum favorito del año 2017, y ya. Claro, ni he escuchado todo lo que ha salido en el año, ni soy quien para decir quienes son mejores o peores, pero este es sin duda alguna el trabajo que más me he gozado, no sólo por lo musical sino también por ver el juicio, esmero y cariño que le pusieron al trabajo de preparación y prensa de su lanzamiento; el montaje de un show poderosísimo; un trabajo elegantemente presentado y por supuesto un sonido que me encanta. Una banda que se toma muy en serio lo que hace, y eso en definitiva se nota en su trabajo

La verdad, creo que Castiblanco tiene una de mis voces favoritas (tanto masculinas como femeninas) actualmente: potente, suave, versátil, sensual y poderosa. Una cosa rara y super bien manejada. Así mismo, aún cuando las composiciones son variadas y versátiles, hacen bien lo que se propongan en el formato que se propongan. Las letras son inteligentes, no se quedan en los clichés ni se regalan al oído del público, son líricas que aunque hablen de cosas sencillas… ´”sencillas” como el amor, demandan comprensión e interpretación de quien las oiga.

Irónicamente, lo único que no me gusta del trabajo es la voz de Castiblanco en ‘Fiel a mí’, falta algo de potencia en el coro para que el juego entre con guturales funcione tan bien como en ‘Contracorriente’. Creo que si lo nombro, es porque creo que es la canción más potente del álbum y suena mucho mejor que en anterior trabajo, pero aunque no suene del todo mal, siente uno que le falta un peso para el millón.

Pero lo cierto es que ese mal parche con lo que los raya, esa lucha por trascender entre olas de mediocridad, se hace notar, es un trabajo destacado y punto. Es uno de mis discos favoritos en lo personal y cuenta con un trabajo destacado en todos los frentes, muestra que es el producto de una agrupación que realmente quiere reventarla y salir adelante con una forma de hacer música, no sólo rock, que puede rendir muy buenos frutos tanto en Colombia como en el mundo. Una pieza que vale la pena tener para seguir el trabajo de una agrupación que promete muchísimo para el rock nacional, y que para rematar, tiene un arte tan bonito que hasta para decorar puede servir. Cómprenlo, que en serio vale la pena.

                                 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario