Revista El Muro

¿Hay insatisfacción en tu corazón? Nuestro grafitero David González habla sobre esa sensación y nos regala algunas claves para sanarlas.

¿Te sientes insatisfecho en algún área de tu vida? ¿Esto te ha llevado a un estado de ansiedad del que has tratado de escapar recurriendo a adicciones, trabajos o distracciones? Si la respuesta es “sí”, significa que vives en el mismo estado en el que nos encontramos la mayoría de los seres humanos. Se trata de algo tan generalizado que es lo normal, a pesar de ser una forma desagradable de vivir. Sin embargo, reconocer el punto en el que uno está es lo que le abre las puestas al cambio; es más, el solo hecho de tomar consciencia de nuestros patrones de pensamiento y comportamiento los transforma.

Debajo de la insatisfacción está la idea de que no podemos estar bien en este momento. No, primero hay algo que debemos lograr, arreglar, controlar o evitar. Se trata de la ilusión de que nuestra felicidad está en algún capítulo futuro en el libro de nuestras vidas, y de que, por tanto, el objetivo es pasar las páginas presentes tan rápido como sea posible. El problema con esta idea, claro está, es que pasa por alto el hecho de que el mejor capítulo de nuestras vidas es el que estamos viviendo ahora. Y la razón de esto es que el capítulo que estamos viviendo ahora es el único que existe. Las páginas que vienen solo son una fantasía, solo existen como un pensamiento que aparece en este capítulo.

Si para estar feliz estás esperando que suceda un gran cambio en tu vida, es bastante posible que te quedes esperando. Pasarás y pasarás páginas, pero el capítulo de la felicidad nunca llegará, porque solo hay un capítulo y se titula “este momento”. Si no te gusta ese capítulo, no te gusta el libro de tu vida. Empezar a disfrutar de la página, del párrafo, de la palabra que estás leyendo ahora es hacia lo que apuntan muchas prácticas espirituales. A continuación unos breves consejos que pueden ayudarte a ir en esa dirección.

 

agradecer

¡Recuerda agradecer! Imagen desde Contenido.com.mx

 

 Apreciar

Para empezar a disfrutar lo que estás viviendo ahora comienza por encontrar algo para apreciar. En este momento puedes parar un minuto y darte cuenta de lo que tienes. Reconocer los regalos que la vida te da ahora es un requisito para poder disfrutarlos. Hazlo ya. Puede ser esa tasa humeante en tu escritorio, tu sentido del humor, la luz que entra por la ventana, la textura de la silla en la que te sientas o la presencia de una persona o un animal que está cerca. Es posible que te cueste trabajo encontrar cosas para apreciar de manera genuina, es importante que tengas la intención de hacerlo.

Agradecer

La apreciación lleva naturalmente a la gratitud. Una vez me doy cuenta de lo que tengo y reconozco su valor, lo más normal es que me sienta agradecido con la vida por ello. La gratitud es increíblemente poderosa, pues cuando nos encontramos en un estado de agradecimiento nuestra atención está en aquello que es bueno, en aquello que nos hace sentir bien. Cuando estamos agradecidos estamos enfocados en lo que nos hace bien, y aquello en lo que nos enfocamos crece.

Confiar

Cuando apreciamos y agradecemos nos damos cuenta de que la vida nos ha puesto en un buen lugar. Empezamos a amar la página presente, y cuando esto sucede, naturalmente confiamos en lo que nos traerán las páginas que vienen, pues son escritas por la misma vida que nos regaló este momento. En últimas, comenzamos a confiar en nosotros mismos, pues nosotros somos los autores de este libro. Y confiar es de lo más hermoso que le puede pasar a alguien, ya que de ese estado surge una gran relajación. Cuando confiamos la vida se vuelve un juego. Siguen habiendo retos, logros y fracasos, alegrías y tristezas, pero estamos aquí, inmersos en esta página, saboreándola completamente, al igual que lo haríamos con una obra maestra de la literatura; sin importar cuán sombrío o brillante sea el párrafo que leemos, le damos toda nuestra atención y en el fondo lo gozamos más allá de que pueda hacernos reír o llorar.

Todas estas palabras, sin embargo, corren el riesgo de transformarse en una fantasía más, en un capítulo futuro titulado “cuando me vuelva espiritual y aprenda a vivir en el momento presente”. Y entonces de nuevo nos esforzamos por pasar esta página rápidamente. Por eso estos breves consejos son para aplicarlos AHORA. No se requiere lograr nada antes de poder aplicarlos. Lo único que podemos hacer es apreciar o no ahora, agradecer o no ahora, confiar o no ahora. Tener la intención o no ahora. Ya. Lo demás son fantasías.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario