Revista El Muro

 

 Por: Maria Claudia Vanegas

 Nota del editor: Nuestra grafitera Maria Claudia Vanegas hace un resumen de las principales teorías de la conspiración sobre el asesinato del presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy presentando un supuesto juicio a Lee Harvey Oswald, el presunto asesino. Su finalidad es humorística e informativa y en línea con el juicio de burla que se realizó hace poco en EE. UU. De ninguna manera aprobamos o negamos ninguna de esas teorías.

Lunes 25 de noviembre de 1963

Lugar: Courthouse Dallas, TX

REPORTERA: Buenas tardes. Después de los hechos ocurridos el día viernes en horas de la mañana nos encontramos hoy en los juzgados para escuchar el relato de los mismos por parte del asesino, perdón, acusado, Lee Harvey Oswald. Temprano pudimos escuchar a los honorables señores testigos, quienes muy a tono con el caso vistieron prendas negras, en señal de luto por estos tristes momentos por los cuales pasa el país. Sobra recordarles que el señor Oswald es acusado de asesinar a sangre fría al presidente más bonito que hemos tenido… ¡Perdón! al presidente Kennedy. Ahora escuchemos lo que tiene que decir este personaje…

(Se escuchan murmullos en la sala)

JUEZ: Sírvase a pasar al estrado el acusado, Don Lee Harvey Oswald

(Muchos más murmullos, aunque claramente se distinguen algunas palabras soeces)

JUEZ: Sr. Oswald ¿jura usted decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

Lee Harvey Oswald (LHO): Lo juro.

MUJER EN EL PUBLICO: ¡¡¡¡mentiroso!!!!

JUEZ: ¡Silencio! Muy bien, la fiscalía puede proseguir.

FISCAL: Muchas gracias señor juez, y permítame extenderle los saludos a su esposa, por favor dígale nuevamente que la comida de anoche estuvo deliciosa, que muchas gracias por la invitación.

JUEZ: El placer fue nuestro, cuñado.

FISCAL: Señor Oswald, ¿le importaría decirnos por qué mató al Presidente?

ABOGADO: buena pregunta…

LHO: ¡ya les he dicho que yo no fui! Y solicito una objeción señor Juez, mi abogado no me quiere defender.

JUEZ: Ay, no se queje que por eso es que estamos como estamos, primero van y disparan y luego quieren que los defiendan…. más bien siga hablando mientras voy firmando la sentencia.

 

09

 

LHO: ¡insisto que no fui yo! ¡Fueron los señores vestidos de negro que se encuentran en el fondo del salón! Yo los vi cuando iba caminando, ellos estaban detrás de la cerca que hay junto al camino, y luego de los disparos se metieron a una alcantarilla, ¡vea que aún tienen los zapatos mojados y huelen a pozo!

JUEZ: vuelve y juega con el mismo cuento… ¡que ahí no había nadie! Que esos señores que están al fondo solo están acá de visita, ellos mismos lo dijeron en ese acento ruso que tienen, o eso fue lo que les logre entender. ¡Continúe!

LHO: (suspira) En fin, yo solo estaba como el resto de gente, viendo la caravana presidencial y tomando fotos, cuando oí los disparos me tire al piso y por eso estoy raspado. Alguien me levanto y me dijo que me metiera al edificio de Texas School Book Depository donde trabajo, y de ahí se lo mismo que saben ustedes. Bueno,  ese día por la noche me llamó alguien que tenía nombre de mujer y voz de hombre. Me dijo que era Ruby, le dije que yo tenía mi esposa y que no me interesaban ese tipo de llamadas. Me dijo que dejara la bobada, que solo quería contarme que él se iba a encargar de bajarme, que lo sentía mucho, pero es que el monito se había metido con la mujer del patrón y alguien tenía que pagar por eso, y que pues era yo. Le dije que no estaba trepado en ningún lado, que mi casa tenía dos pisos, pero que yo podía bajarme solo, y él se echó a reír y dijo que más divertido que oír cantar a la mona mamacita con voz de asmática el cumpleaños iba a ser echarme la culpa de todo a mí, y me colgó. Después de eso, solo sé que me fui para cine y ahí llegaron los policías y me trajeron para acá.

FISCAL: ¿de qué mona habla?

LHO: yo creo que es de la Marilyn, por aquello de la cantada asmática, pero no sabría decirle, toca que le pregunten a doña Ruby, yo todavía no lo tengo claro.

JUEZ: (contando un fajo de billetes que le acaba de pasar un señor gordo y con aspecto italiano) ya va a decir que la mafia está involucrada, y que la mamasota esa tiene algo que ver en todo esto.

LHO: algo tiene que ver, sino pregúntele a la señora Jackie.

(La cámara enfoca a Jackie Kennedy, quien tiembla re rabia mientras aprieta un pañuelo y murmura algo acerca de una peliteñida)

LHO: tienen que creerme, yo nada tengo que ver ahí, inclusive, ¡yo vote por el para presidente!

FISCAL: que tiene que decir con respecto a la foto encontrada en su casa, en la cual se le muestra sosteniendo el arma con el cual se perpetró el asesinato y un periódico en ruso

(Murmullos)

LHO: ¡Eso es puro Photoshop! No ve que la sombra de los arbolitos y de la casa va para un lado, y la mía para el otro? Y si yo a duras penas leo en inglés, que voy a saber ruso?

FISCAL: ¿Qué es Photoshop?

LHO: Espérese 50 años y vuélvame a preguntar. En fin, lo que quiero decir es que ese no soy yo, o bueno, si soy yo, pero esa foto es de mentiras. ¿Me va a creer tan bobo de ir a tomarme una foto con un arma y un periódico comunista? Estamos en Texas, acá medio nos creemos americanos, de resto nada nos importa.

JUEZ: ¡Suficiente! Ya me canse de oír tantas mentiras y tengo una comida para celebrar que lo vamos a colgar. Señores del jurado, ¿necesitan tiempo para decir el veredicto?

(Risas)

JURADO: No señor juez, no se preocupe que todo sigue igual, declaramos al señor Oswald culpable de la muerte del presidente!

(Murmullos en la sala)

JUEZ: ¡menos mal! Bueno, no siendo más, señor Oswald, lo condeno a que se dé un paseíto por la calle de acá al lado que hay alguien esperándolo a la salida de la corte, y no se preocupe que es un señor gordito muy bonachón, yo creo que solo quiere saludarlo. Que le vaya muy bien, y fue un gusto haberlo incriminado en el día de hoy.

LHO: … ¿perdón?

(Todo el mundo se retira de la sala)

REPORTERA: Bueno, esto ha sido todo el día de hoy desde los juzgados de Dallas, fue un placer haberles transmitido lo que sucedió y me alegra que no le echaran la culpa a esos pobres señores con las escopetas en mano ni a los gorditos que estaban a la salida, en serio me cayeron súper bien. Besitos y nos vemos después desde Los Ángeles, cuando en exclusiva hablemos con el pobre OJ Simpson, acusado injustamente de haber visto como su ex y su novio se resbalaban repetidas veces sobre un cuchillo. Muchas gracias y sigan en sintonía.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario