Revista El Muro

 

Por: Sorelestat Serna

El mundo de los juegos del hambre es asfixiante, claustrofóbico, llegando a ser parecido a la creación de George Orwell, ahí radica el encanto de esta saga, que siendo una historia de aventuras y de amor, tiene un gran trasfondo histórico y político, que le da fuerza a la historia. Los juegos del hambre no son un simple concurso, son el castigo para los distritos por haberse revelado al capitolio, que ha inventado un espectáculo para que no vean lo débil que son y su dependencia de los pueblos que somete a la fuerza, con el miedo. Los juegos del hambre, son una gran cortina de humo para mantener a los demás bajo su dominio.

 

 

Citando a Stephen King “Katniss Eveerden, nombre cursi, chica genial”. Ella al iniciar la historia parece ser una joven débil, temerosa, con demasiada rabia y tristeza debido a la muerte de su padre.A medida que avanza demuestra ser fuerte, valiente, por medio de sus acciones se convertirá en el símbolo de la revolución. En mi opinión en la forma que está creada Katniss es buena. A ella la amas, la odias, le tienes lastima, logrando que tu jamás te aburras con ella.Es aquí donde está la diferencia entre los libros y las películas, al ser contada por la misma Katniss, podemos conocer más a fondo cosas que las imágenes no nos cuentan, por ejemplo sus sentimientos reales hacia Peeta.Al referirme al trasfondo histórico y político, es porque en las novelas está plasmada la historia mundial, ya que representa lo que ha pasado en muchos países por culpa de las dos ideologías que esclavizan el mundo, derecha-izquierda, capitalismo-comunismo. La autora lo hace de este modo: el fascismo con el capitolio y la revolución socialista con el distrito 13. Suzanne Collins hace un gran dibujo al demostrar que las revoluciones solo vienen hacer un show mediático para lograr que el pueblo este con ellos sin importar que estén en lo correcto o equivocados. Demostrando que hasta las buenas causas siempre son corrompidas por el poder. Vemos como la gente es manipulada por las dos partes por medio de los medios de comunicación. A mi juicio lo que les sucede a los protagonistas, debe haber ocurrido más de una vez en la realidad.

Son todos estos elementos que construyen el universo de los juegos del hambre, haciéndola entretenida y por qué no satírica. No deberíamos dejarnos deslumbrar cuando un sector de la sociedad nos habla de cambios y revolución, y llena nuestras mentes con bienestar. Antes de terminar quiero dejar en el aire una pregunta:

¿Qué tan reales fueron las revoluciones que conocemos? ¿Solamente fueron un show las revoluciones que conocemos?

Fotografía tomada de http://www.neontommy.com/ bajo licencia creative commons

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario