Revista El Muro

Presentamos nuestra opinión sobre la nueva entrega del universo extendido DC, la Liga de la Justicia, en la que se reúnen casi todos los héroes más populares. 

 

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

El universo cinematográfico de DC ha tenido muchos tropiezos. Tras los fracasos conceptuales de ‘escuadrón Suicida’ y ‘Batman V Superman’, hubo una luz de esperanza en ‘Mujer maravilla’ y que se mantiene en ‘Liga de la justicia’, una película que da esperanza sobre el futuro de este malogrado universo extendido.  Sin embargo, la crítica no está muy de acuerdo conmigo, pues al escribirse esta reseña, la película tiene un vergonzoso 36% de aprobación, aunque el 86% de la audiencia ha dicho que es buena.

La liga de la justicia son Batman (Ben Afflleck), Mujer maravilla (Gal Gadot), Flash (Erza Miller), Aquaman (Jason Momoa) y Cyborg (Ray Fisher). En  la película aparecen también Ciarán Hinds (Steppenwolf), Amy Adams (Luisa Lane), Ambr Heard (Mera) y Willem Dafoe (Nuidis Vulko) Connine Nielsen (Hipólita) y Henry Cavill (Superman). La dirección es de Zack Snyder y en parte de Josh Whedon con guión de Chris Terrio. Se estrenó oficialmente en Colombia el 16 de noviembre y así empezó a recaudar los 300 millones que costó hacerla.

La historia realmente no es sobre la pelea contra Steppenwolf. La historia es sobre cómo un equipo de solitarios, escondidos y relegados sociales con super poderes sale de su agujero emocional  para unirse y conformar La Liga de la Justicia y defender al mundo de un malo con cuernos y hadas mágicas malignas, perdón, de la amenaza de Steppenwolf y sus Parademons. Pero realmente la invasión es algo secundario en la historia, su contexto y no su argumento. Lo principal es ver cómo Aquaman, Batman, Flash, Cyborg y Mujer Maravilla deciden unirse para salvar un mundo sumido en el miedo tras la muerte de Superman logrando superar sus limitaciones personales y hacerse súper amigos.

La película me gustó. No cambiará la historia del cine, pero es divertida, y a la larga esa es su función. Me alegró que superaran la paleta de colores pantone gris deprimido tan característica de las películas de DC. Un guion  algo complicado pero directo, una muy buena banda sonora, buenos efectos, actuaciones aceptables… es una buena película para pasar la tarde. Así mismo, hay varios elementos que abren la puerta a futuras expansiones del Universo DC, como Linterna Verde o Deathstroke, pero sin que estas resulten invasivas o salidas de contexto.

 Una historia sólida si no se es tan ingenuo como para creer que SteppenWolf es el villano y no el contexto. En efecto, es el malote tonto hecho por computador estándar que quiere destruir el mundo, pero es que para los fines de la película, no necesitaban más. Además, el humor de Flash, inocente, medio tonto y completamente fuera de lugar siempre, le saca una sonrisa a cualquiera. No deja de haber dramas psicológicos, pero se manejan de manera más limpia que en las películas predecesoras de DC.

No deja de tener sus baches. Hay varias cosas que no se entienden y que hubiesen funcionado mejor si se les da un poco más de tiempo, como los orígenes de Flash y Aquaman, por ejemplo. Así mismo, la historia secundaria, la de Steppenwolf, es innecesariamente compleja y tonta a la par, es un viillano que podría tener una buena historia, pero no hay mayor esfuerzo por contarla, así que simplemente es un extraterrestre que quiere destruir el mundo con unas cajas rarísmas que no se sabe qué son. Y bueno, nuevamente la cámara se mantiene metida en el trasero de Gal Gadot, que ahora se la pasa en vestido escotado y pantalón ajustado. Insisto en que aunque sea una mujer hermosísima, no tiene el aire de femme fatale que parecen querer darle.

Lo cierto es que siento a la crítica cargada, nuevamente, contra la película, como suele pasar con DC. No es una gran película, es verdad, pero no es tan mala como la están tratando. Revisando críticas, se nota un desesperante “si, está bien, pero no es Marvel”.agravado por la presencia de Joss Whedon en los créditos. Claro que copiaron elementos de Marvel, sí, pero eso ya había pasado en Mujer Maravilla y nadie peleó por eso. La película no es muy buena, pero no es mala, es una cinta agradable, divertida y palomera. Por eso la audiencia, es decir, los que pagan boleta y mantienen la industria cinematográfica con vida, ha dicho que le gustó, y eso es lo que importa.

DC tiene mucho por aprender, pero está en camino. No digo que tenga que volverse Marvel, pero está eliminando elementos que realmente no funcionan, siendo más cuidadosos en muchos aspectos y mejorando la calidad de sus películas. Igual, la crítica parece esperar un ‘Acorazado Potemkin’ o un ‘Casablanca’ en cada película de DC,  mientras usa como racero a cualquier ‘Los payasos asesinos del espacio exterior’ para juzgar a Marvel. La película realmente es divertida incluso aunque le falten cosas.

Ahora si, los Spoilers que tocan lo que más me gustó y me molestó de la película. Para leerlos haga click acá. No lo haga si no quiere que cuente un gran, GRAN secreto de la película y sencillamente se la arruine si no la ha visto… y no ha visto los créditos y no le ha puesto atención al cartel. Como somos gente de bien, pusimos el spoiler en una ventana emergente. Haga click en este párrafo par a abrirla

En resumen, véala. No le digo que sea una gran película, tal vez ni siquiera una buena película, pero la verdad es que no es mala. Si, tiene defectos y baches, si, tiene puntos flojos en la historia, sí, copia a Marvel, si, el villano es fofo… pero no deja de ser una película divertida y entretenida para recuperar la esperanza… o al menos, recuperarla sobre el universo de DC Cómics y su futuro. No es de 5/5, pero pasa por ahí con 3.5.

Pata: hay dos escenas poscréditos. Una es muy divertida, la otra abre campo a lo que viene. Véanlas, no van a sentir que sea tiempo perdido.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario

Ya en el pasado manifesté lo mucho que me molestaba que convirtieran a Superman en un adolescente deprimido, que Cavill no llenaba los calzoncillos de Superman y por eso se los habían quitado, puesto que para los que no somos lectores de cómics, era un símbolo de bondad y esperanza. Pues en esta lo volvió a ser, y eso me alegra. Se parece más a Superman de las películas viejas, el kriptoniano que venía a salvar el mundo del miedo dándole luz. No le quitan lo humano, y el “arma secreta” de Batman para dominarlo si se enloquece al revivir resulta ser su humanidad misma, pero no por eso se vuelve tan tonto como en las anteriores entregas. La muerte le sentó bien.

Pero a la vez, lo que no me gustó con ese personaje, es que sencillamente resuelve todo literalmente en una escena y en gran medida desbaratando lo que el equipo había logrado como equipo, por ejemplo, que la mujer maravilla asumiera su liderazgo o Flash dejara de sentirse inútil.