Revista El Muro

Para colmo, en el marco de la gira Yeeezus
En su show en Melbourne el miércoles pasado, Kanye West pidió al público que se levantara a bailar diciendo que estaban sentados como si fueran discapacitados, con la correspondiente tormenta de indignación que le vino después. El viernes, en Sydney sus palabras se hicieron realidad cuando dos personas no se quisieron parar a bailar porque aunque el genio de esta generación rapeará muy bien según los medios pagos, está lejos de hacer que los discapacitados recuperen las piernas. Interrumpió la canción para que la gente se parara a bailar, exigiendo que cada asistente estuviera de pie, y no continuó hasta que logró su objetivo teniendo en cuenta la excepción de los discapacitados.

Por supuesto, esto se ha tergiversado haciendo sonar que West tiene bronca contra los discapacitados y West está consumido por el ego. Tal vez sean celos porque les gusta la esposa, pero lo que realmente pasó es que con su tacto de martillo hidráulico, West nuevamente pidió a la audiencia que se levantara “a menos que estén discapacitados y se parqueen en sitios especiales y toda esa mierda”. Y fue entonces cuando una prótesis de pierna se levantó por los aires para explicarle a West por qué no se levantaría. Pero otro fanático no se paraba. “este es el tiempo más largo que he tenido que esperar para cantar una canción, es increíble”, dijo West. Realmente la audiencia, tal y como se ve en un video tomado durante el concierto, estaba divirtiéndose y abucheando a los que no se paraban para poder disfrutar del recital. West mismo no parece enojado sino incluso comprensivo y juguetón mientras intenta obligar a que los dos se levanten.

A pesar de que el público le hacía señales de que esa persona estaba en silla de ruedas, el guarda espaldas de West fue a revisar. “Si está en silla de ruedas está bien”, dijo el cantante, pero ni se molestó ni humilló a nadie, como sostienen varios medios (googleen la noticia y verán, no citamos para no meternos en problemas). De inmediato procedió a cantar su tema “Good Life” tras terminar el juego en el que levantó de su silla a casi todos los asistentes al show. La cosa es que en su ego desproporcionado pidió a todo el mundo que se levantara, y como una persona no se levantó, no empezó la canción hasta ver que realmente no podía hacer lo que West quería, quien parece tomarlo como juego y no como algo que fuera a dañar su imagen. La gran prueba de la tergiversación mediática mundial está en este video tomado del concierto:

Como dijo su esposa Kim según el portal E!, lo que West quería era que todo el mundo la pasara bien, y el escándalo ha sido una tergiversación… la infinita necesidad de destrozar a quienes dan su talento al público y dan felicidad a la gente (si, Kanye West también lo hace)

Y sonando un poco ñoño, pero recuperando y alterando unas viejas palabras: Amigo del amarillismo, mejor sé amigo de la verdad (que viene de Amicus Plato, sed magis amicas veritas)

Información  desde  DailyMail youtube y E! Latino

Imagen: “Kanye West at SXSW 2009” por Dell’s Official Flickr Page – Kanye West @ SXSW 2009. Licenciado bajo Creative Commons Attribution 2.0 via Wikimedia Commons – http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Kanye_West_at_SXSW_2009.jpg#mediaviewer/File:Kanye_West_at_SXSW_2009.jpg

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario