Revista El Muro

Te presentamos la secuela al clásico del terror “El proyecto de la Bruja de Blair”. Un filme atropellado por la crítica, pero con algunas cosas resaltables.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Hace 16 años el mundo se sacudió con una película que no sólo revolucionó la forma de hacer cine de terror, sino que fue adorada por el público y la crítica por igual. Así, bajo la idea del “Metraje recuperado”, se lanzó una cinta que supuestamente había sido encontrada con contenidos espeluznantes en la que tres jóvenes se adentraban en un bosque para hacer un documental sobre una leyenda urbana acerca de una bruja. Lo más interesante fue la propuesta  publicitaria: fue hasta después de su estreno que se reveló que la cinta no era real, que los jóvenes eran actores y que estaban bien en su casita. Se sacó una secuela en 2000 que el mundo prefiere ignorar, pero la película original, que dejó más cabos sueltos y preguntas que cualquier cosa, pasó a la historia como un clásico del terror.

la-bruja-de-blair-poster Este año se “encontró una nueva cinta” en la que se describen las peripecias de seis jóvenes que deciden adentrarse en las profundidades del mismo bosque. La película con las aventuras de los imprudentes muchachos se estrenó el 15 de septiembre en Estados Unidos, protagonizada por James Allen McCune, Callie Hernandez, Brandon Scott, Valorie Curry, Corbin Reid, Wes Robinson y dirigida por Adam Wingard para Lionsgate con la producción de Keith Calder, Roy Lee, Steven Schneider, Jessica Wu, y el guión de Simon Barrett, costando modestos 5 millones de dólares y generando unos 40 (según la página de Wikipedia).

La película se estrenó en Colombia la semana pasada  en 163 pantallas con un total de 169415 espectadores, siendo la tercera película más vista del país. Ha sido devastada por la crítica, recibiendo un pobre 35% de aprobación tanto de audiencia como de crítica, siendo la principal razón para esto algo con lo que estoy de acuerdo: es muy parecida a la anterior.

La historia de los tres jóvenes en la ficción no terminó con su muerte en medio de un bosque a manos de una entidad sobrenatural que nunca se mostró. Por supuesto, hubo búsquedas e investigaciones, pero todo fue infructuoso. El hermano de Heather (protagonista de la primera cinta), James, sigue obsesionado con la desaparición de su hermana. Y un día, un extraño video aparece en Internet en el que el muchacho cree verla en un reflejo.

Y así, como si no hubiesen visto la anterior película, llama a sus amigos Lisa y Peter, quien va con su novia Ashley, a encontrar a quienes hallaron el video en el bosque, Lane y Talia. La pareja local decide aventurarse con los visitantes al bosque expandiendo la mitología de la bruja mientras caminan, y arriesgándose a ir más allá delo que cualquier lugareño ha ido  (particularmente de un letrerito que decía no pase puesto en la mitad del bosque).

Pero resulta que la bruja ahora es más poderosa y no sólo puede desubicarlos, sino que puede controlar el clima, alterar el tiempo, mandar a volar las cosas, despecuecar GPSs (porque, claro, ya nadie usa brújulas) bajar drones y hacer vudú, además de sus ya conocidos poderes de hacer pilitas de piedras, fabricar muñequitos y meterse en la cabeza de la gente para que mire a la pared y mate a otras personas. Hay que reconocer que se esforzaron más en la caracterización de la bruja, sin que sea del todo claro si eso es bueno o malo.

Así, la expedición se convierte en una oportunidad para que la bruja haga de las suyas con los muchachos. Y a diferencia de cinta del siglo pasado, podemos ver a “la bruja”, que viene siendo la prima desnutrida de Groot (luego explico por qué las comillas). O algo así, porque si lo que elevó al nivel de clásico a la anterior fue el trabajo aledaño que se realizó, eso mismo es lo que condena,  mi juicio, a esta.

La película no es TAN mala. No es buena, pero no es mala, particularmente si se asume que la idea era llegar con una historia como la que nos desveló hace 17 años traída a las nuevas generaciones. Si no se ha visto la anterior, supongo que esta puede ser divertida sin volverse predecible. Sin embargo, hay que decir que cumple con su cometido en tanto logra sacar su buen par de sustos, pero realmente recuerda mucho a lo que ya se vio sin que deje de sentirse que es una secuela que sigue un camino muy similar, una fórmula probada. Eso sí, el trabajo con el sonido es absolutamente resaltable. Con los ojos cerrados, la película sería igual de asustadora.bw-sg1

Hay varios personajes prescindibles y olvidables y cosas que requieren un extenso y elaborado examen por parte del público, por demás innecesario en tanto arruinan la película y que sinceramente no era necesario siquiera saber. No quiero hacer spoilers, pero resulta que la película presenta tantas cosas anexas que si uno llega a investigar, encuentra que ni se notaban, tal como que un personaje se convirtió en árbol, que como que la bruja es más bien E.T., que como que Ellie Keward no era la bruja… Mejor dicho, si no quieren acabar de decepcionarse, mejor ni investiguen Y créanme, les van a dar ganas de investigar ante cosas que no se entienden. Y verán que no estoy haciendo spoilers… porque NADA de eso se encuentra en la película.

La película no es mala, pero tampoco es buena. Ata algunos de los cabos que dejó la anterior… a su manera, pero no es un gran clásico. Es una película que aunque tal vez no sea la digna sucesora de una película que partió en dos un género, es suficiente para pegarse un par de sustos, particularmente si no vio o ya se le olvidó la anterior. Pero es un formato que ya no sorprende en un género que se pegó de él, y con una propuesta que no se aleja mucho de su predecesora. Es bueno llegar sin expectativas a ver la película para gozarla más, vale la pena verla, pero sin esperar que su vida cambie al salir del cine.

Calificación 3

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario