Revista El Muro

Porque Estados Unidos está sitiado por el pecado, aparentemente.

Sylvia Driskell, la autoproclamada embajadora (aunque será más bien representante) de Dios y su hijo Jesús, decidió demandar a todos los homosexuales del mundo, según The Mirror, en una corte de  Omaha, Nebraska el viernes pasado.

Presentando una carta de 7 páginas escritas a mano (porque, seguramente la máquina de escribir o cualquier cosa que te implique jugar con los deditos es pecado), la señora  cita la biblia y un diccionario, exigiendo que el Estado de Nebraska acepte que la homosexualidad es un pecado y una abominación contra Dios. Su argumento se basa enpasajes del levítico y de la carta a los romanos para atacar a los homosexuales, como cuenta The Journal Star. Driskell actuó en representación de Dios y su hijo Jesús que no podían ir a firmar.4bd4e430bbd289acb0d8a19f7c47474a

Ella, muy preocupada porque su país está siendo invadido por el pecado. Jesús, alguien que en su momento fue pecador por pasarse por la galleta la ley judía y romana, que andaba con otros doce y que de  haberse casado como exigen los cristianos de hoy, se casó con una trabajadora sexual, se abstuvo de dar comentarios.

¿Y si demandamos a todos los feos? o mejor, ¿a toda la godarria para evitarnos demandas bobas como esta?

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario