Revista El Muro

Hablamos con los activistas que llevan dos meses protestando frente a la obra de construcción del proyecto Reserva de Fontanar, quienes nos contaron sobre su trabajo en defensa del Humedal de la Conejera

Por: Mauricio Moreno

Hoy, 4 de diciembre de 2014, se cumplen 60 días desde que un grupo de hombres y mujeres se declararon en “Plantón permanente” frente a la obra “Reserva de Fontanar”. El proyecto estará dividido en cuatro torres que tienen dos licencias de construcción, una por noventa y cuatro  y otra por ochenta apartamentos que formarían dos bloques, uno de cuatro y otro de cinco pisos.  Tendría un parque infantil, dos sitios para barbacoas y más de noventa parqueaderos. Pero son ya dos meses en los que la comunidad de Suba y particularmente este grupo de activistas se ha opuesto a la construcción. Ellos nos contaron su cuento, y aunque quisimos hablar también con los empleados de la constructora, prefirieron no contarnos sobre su experiencia con los personajes del Plantón. Respetamos su decisión, pero preferimos explicar por qué solo podemos mostrar un lado de la historia. Aclaro también que ambas partes fueron muy amables y completamente respetuosas de mi labor.

conejera 4

Reserva Fontanar, la manzana de la discordia

El proyecto tiene varios problemas, según Mauricio Castrillón Quiroga, uno de los activistas más prominentes del grupo (para no decir líder): no se hicieron estudios de impacto ambiental (las licencias no los requieren) ni se solicitaron estudios de suelos, tampoco se pasaron cartas de vecindad informando a la comunidad. Además, la obra está localizada dentro del Humedal de la Conejera, en una zona de inundación del Rio Bogotá, y quedaría protegido por unos jarillones que se mostraron defectuosos en las inundaciones de hace un par de años. Por otra parte, a unos metros de la obra está el Canal Afidro, que necesita tener una ronda hidráulica y una zampa (zona de manejo y preservación ambiental) pero no figuraba en los mapas de la ciudad. La constructora era consciente del problema y por eso solicitó las dos licencias, con lo que lograron que una de ellas sigua vigente después de que al fin se reconociera ese canal como parte de la ciudad. Lo más grave es que, dentro o fuera de los linderos, cerca o lejos del canal, es una obra que afectaría al único Humedal de Bogotá inscrito en la convención de Ramsar de 1961 (que protege los Humedales).

conejera 2

La comunidad es siempre bienvenida para informarse sobre la situación

Las fronteras del Humedal de la Conejera, según Andrés Leyton, uno de los activistas, está basada en una delimitación hecha sin estudios en los 50 y que nunca resultó oficialmente promulgada, y que fue ratificada por el acuerdo 052 del 94. El resultado, según Castrillón, es el fraccionamiento es que las casas que lo rodean presentan fallas estructurales y hundimientos de hasta 5 centímetros. El Humedal está “separado” y “delimitado” por una malla, pero  hace más de 40 años estaba unido con otras zonas de Humedal anexas al área de inundación del Rio Bogotá en un sistema de más de 50.000 hectáreas. En otras palabras, los barrios que circundan el Humedal y que están entre los Humedales de Suba están en zona de inundación, muchos en terrenos que antiguamente eran parte del sistema de humedales.  Estas fracturas que se han venido haciendo por años, han terminado por romper un ecosistema importantísimo con entre 120 y 150 especies de aves endémicas y migratorias más reconocidas por el turismo que por los locales. Y Reserva de Fontanar sólo ampliaría los daños.

conejera 3

Varias especies llevan 60 días acampando por el humedal

Las administraciones, frente a este “despelote” de licencias y delimitaciones mal hechas, juegan pimpón con la responsabilidad. La alcaldía local asegura que sólo le compete revisar que las licencias estén firmadas correctamente, pero no hacer los estudios. El Alcalde mayor se declaró impedido porque algunos de sus parientes son dueños de la constructora. Y la problemática del Humedal se desplazó, para los medios, a un asunto político. Ahora la responsabilidad está en la Secretaría de Planeación y un alcalde Ad hoc que designará el Presidente Santos el martes 9 de diciembre después de que llegaran la Fiscalía, Personería, Contraloría y Procuraduría a investigar y poner orden en la situación.

Pero más allá del pimpón político, al grupo del Plantón lo que les importa es que la obra se cierre, independientemente de partidos, porque lo importante es que se proteja el ecosistema y se respete el derecho a un ambiente sano. Y como nadie se quería quedar con la papa caliente de la decisión, y no se aplicaban medidas cautelares para cerrar la obra mientras se tomaba una decisión definitiva, fue que la comunidad tomó acción y apeló a las medidas de hecho para evitar la construcción. Y así nació el Plantón, un grupo de aproximadamente treinta  personas, mayormente de la localidad, que se sentaron en la puerta de la construcción y no permiten que puedan entrar los materiales bajo el lema de “Respeto, amor y convivencia”. Activistas buscando que los Derechos Humanos tengan humanos derechos que los cumplan sin creerse más que la tierra, sino que se asuman como una especie más en el planeta.

conejera 9

En el rancho, todas las especies son iguales

No saben muy bien cuánto tiempo más pasarán allí. No pueden dejar el campamento pues se reactivaría la obra de la constructora Praga, que según Castrillón tiene cierta afición a afectar los sitios más vulnerables de la ciudad. Por ahora, tendrán que quedarse unos meses más, sacrificando pasar las festividades decembrinas con sus familias. A cambio, seguirán con el régimen en el que viven: levantarse a eso de las 5 para empezar la guardia en “el Rancho”, una salita compuesta de muebles regalados por la comunidad que sirve para atender a los vecinos y los medios, además de ser el sitio de reunión para tomar decisiones que se aprueban por mayoría absoluta, para que todos queden contentos.

Día a día, Desayunan a eso de las 8 tras preparar el agua y la leña, para después empezar a preparar las actividades del día (y el almuerzo). En el día hablan con los medios y la comunidad, limpian la basura de los canales, hacen talleres pedagógicos  y preparan la composta. Se reúnen en las noches para hablar sobre lo que pasó en el día, se programan actividades del día siguiente y discuten las noticias sobre el proceso para tomar decisiones de la parte legal, y discuten las estrategias del área de comunicaciones para que la comunidad sepa por Facebook cómo van las cosas. Siempre hay alguien haciendo guardia, pero no están todos al tiempo  (por ejemplo, en este momento hay varios universitarios terminando semestre que no están permanentemente en el Plantón porque, bueno, para salvar el semestre). Así conviven los activistas, además con cinco perros que encontraron allí un hogar tras perderse o ser botados, para convertirse después en activistas que defienden con garras y dientes (literalmente) el Humedal.

conejera 7

Su cronograma de actividades para la comunidad

 

conejera 1

Preparación de composta

Las actividades pedagógicas que programan buscan que la comunidad conozca la problemática ambiental del Humedal y de otros ecosistemas, como el Páramo de Santurbán. La idea es aportar algo a la vida y la tierra, y además a su cuerpo y mente. Por eso, hacen recorridos al Humedal, proyecciones de películas y documentales y clases de yoga con la intención de dar a conocer el Humedal a quienes los apoyen. Todo bajo un discurso de paz que va más allá de la racionalidad jurídica pero que tampoco permite que su tranquilidadf sea vulnerada: no son bobos, y aunque no agredan física o verbalmente, tampoco se dejan agredir. No hay razones del sitio para sacarlos porque están en un parque público y ya cuentan con la protección de los organismos del Estado y actualmente la policía necesita orden judicial para entrar al campamento. Se convirtieron en los defensores de oficio del Humedal y esa es su defensa, ahora nadie puede agredirlos a ellos o al Humedal mismo sin que, por el tono político que ha tomado la discusión, haya resultados graves e inesperados.

conejera 6

Son un grupo muy disciplinado y organizado, con reglas claras

Sin embargo, aunque su seguridad la deben a la política, no tienen ni quieren compromisos políticos, aunque sean conscientes de que este merengue es ya es un problema político. No quieren compromisos y contrario a lo que la mayoría de medios han puesto en su boca, no están en contra del Alcalde Petro ni su familia, sino de la destrucción del ambiente sin importar qué color político la promueva. Y por eso, a dos canales privados que no nombraré no les filman entrevistas en diferido, para que no cambien sus palabras. Acepto que yo mismo, cuando realicé la investigación, llegué a pensar que en efecto estaban contra el Alcalde por la falta de objetividad de algunos colegas, pero los activistas son enfáticos al señalar que no tienen color político alguno.

conejera 8

Cocina y despensa en “el Rancho”

Todo esto ha causado que prefieran mantenerse alejados de los políticos porque no quieren que su movimiento sea utilizado como bandera para apoyar a políticos en los que no creen, a los que conciben como cortados con la misma tijera en su gran mayoría. Como dice Gigante, otro de los activistas, “vendemos el voto por un tamal y cuatro años preguntamos por qué todo está mal”. Ellos no cambiarían el voto por un tamal, pero tampoco por promesas de cuidar el Humedal que seguramente no se cumplirán. Si el cambio no viene de la comunidad, mucho menos vendrá de quienes evitan que suceda.

La resolución de todo este embrollo es simple: Se acaba la obra, el terreno lo compra el Acueducto, se anexa al Humedal oficialmente y todos contentos, o al menos todos los del Plantón, y seguramente a los vecinos, aunque tal vez no tanto a los cinco o seis que ya compraron (o eso entendí en los mapas de la sala de ventas) o los inversionistas de la obra. Lo cierto es que según los activistas, la constructora debe reparar los daños al Humedal (90 árboles talados) y las licencias deben anularse por las irregularidades en su emisión. Y deben respetarse y reformularse las políticas ambientales para servir al ambiente, para que no estén en función del pecunio. Y es que toda esta situación se hubiese podido evitar si el Alcalde se hubiese declarado impedido a tiempo, se hubiese investigado y las leyes fueran más claras.

conejera

“Como tú”, uno de los activistas que llegó al Plantón tras ser abandonado o perderse

Los del Plantón son los defensores de oficio del Humedal y los vecinos lo saben. La gente del barrio también es parte del Plantón aunque no duerma en él: Los activistas son apoyados continuamente por los vecinos que les llevan comida, pasan a saludar, los acompañan y hacen visita (la entrevista se interrumpió al menos 5 veces por la comunidad que pasaba a saludar). También, por raro que suene, se llevan bien con los constructores y hasta juegan ajedrez y toman tinto de cuando en vez. Saben que ellos son trabajadores, no quienes formularon el proyecto. Su labor, además, ha recibido el apoyo de colegios y universidades: los estudiantes mismos guardan sus refrigerios para llevarlos al Plantón. La comunidad de Suba, los que viven alrededor del Humedal,  saben que ese grupo está rescatando el oxígeno y el alma del sector, un territorio donde muchos de ellos se conocieron, donde la comunidad se puede desintoxicar y compartir el espacio con animales y plantas, muchos de los cuales se encuentran en muy pocos lugares además de este humedal. Uniendo las formas de lucha pacífica son tanto los héroes que ponen el pecho, como los abogados de oficio que trabaja  por quien nadie más se anima a trabajar: lo que muchos conciben como un “pichal”, pero que alberga mucha vida y es un botón que muestra la inmensa riqueza de los recursos del país y la ciudad. Y a la larga, están luchando por usted y por mí.

Para recibir más información, visítalos en Su perfil de Facebook. Acción comunitaria Humedal de la Conejera

Fotografías:Mauricio Moreno

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

una opinión¿quieres decir algo al respecto?

  • Que buen reportaje!! Nos presenta la informacion sobre el tema tal cual es. Que bueno por el ambiente y que bueno por el planeta. Aun hay Mujeres y Hombres valientes y desinteresados dipuestos a defender la vida. A ellos mis respetos.

Deja un comentario