Revista El Muro

 

Por Leandro Taub

@leandrotaub

 

FRAGMENTO DEL LIBRO SABIDURÍA CASERA

LA RESPIRACIÓN

El aire es la primera herramienta. Cuando nacemos tomamos una gran inspiración, luego expiramos llorando. Cuando morimos: una leve y última expiración, luego terminamos. La vida es una secuencia de respiraciones. Podemos parar de comer o de tomar varios días y sobrevivir, pero ¿cuánto tiempo podemos parar de respirar? La respiración es mucho más importante que cualquier otra función para mantener la vida, es el primer sinónimo de vivir. Entonces el primer punto para vivir mejor es respirar mejor. Es posible hacerlo ya que estamos utilizando muy poco de toda la capacidad pulmonar que tenemos.

Con nuestros pulmones tomamos vida. La gente que utiliza conscientemente la respiración, los deportistas por ejemplo, tienden a tener una vida mucho más equilibrada, una vida más sana, y una de las principales causas de esto es porque trabajan con la respiración. La respiración es el obrero que construye nuestra regeneración celular: lo que comemos es la materia prima y el obrero es la respiración. Con solo respirar profundamente se pueden eliminar enfermedades mortales (algunas enfermedades vienen por gérmenes que están dentro del aire viciado y estancado del pulmón).

 


 

La respiración está ligada completamente con la energía, el prana. En la práctica del yoga existe el pranayama, que es el control de la respiración; nos muestra que lo que se puede lograr con la respiración es ilimitado. Se pueden lograr cosas que ni la mente puede entender. No es el objetivo de este texto profundizar tanto en esta disciplina, pero sí utilizarla para ayudarnos. Podemos mejorar la respiración. Podemos serenarnos con la respiración (una persona nerviosa, emocionalmente inestable, se puede serenar solamente a través de una buena respiración).

La respiración está entre el cuerpo físico y el mental, va a actuar sobre ambos. Está completamente relacionada con las emociones y con los pensamientos, por lo tanto conocerla y saber utilizarla voluntariamente (es la única función del cuerpo que es a la vez voluntaria e involuntaria) puede ayudarnos a controlar las emociones y los pensamientos. Junto con un buen sueño, el aire es la herramienta más barata y eficiente para construir nuestra salud.

Ilustración: Alejandro Henao (@mrvenao)

 

www.leandrotaub.com

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario