Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

“Mua” es el sonido de un beso. El sonido de algo que puede significar muchas cosas: amor, deseo, pasión, tristeza, hipocrecía, traición… es el sonido que la banda “Le Muá” decidió adoptar como nombre para incluir todas esas temáticas que cruzan sus letras. En el año 2009, los hermanos Juan y Daniel García, de Medellín, eligieron este sonido al que añadieron el artículo francés “Le” para hacerlo más sonoro y que no exprese simplemente amor, sino amor con actitud y fuerza. A ellos se unió Diana Baena en la voz, conformando la alineación actual de la banda que ha lanzado ya dos álbums y un “live session”. También participaron de la banda Alex Zapata en la guitarra y Karla Martínez en la batería, pero recientemente se separaron para iniciar proyectos en solitario, sin que haya llegado un reemplazo permanente para ninguno de los dos.

Le Muá toca un rock mestizo. Su base musical es el rock, sí, pero están abiertos a muchos géneros, coqueteando con el pop, el metal, el grunge, el indie, la música tropical… y no se cierran a que lleguen nuevas mezclas y experimentos. Son amantes de la música y eso es lo que les importa, entre sus influencias hay sonidos tan diferentes como los de Celia Cruz, Pixies y Red Hot Chili Peppers. Hacen lo que llaman un rock a la vez fuerte y sensual, pero no le ponen mucha atención a las etiquetas tan apreciadas por los críticos. Son hijos de los noventa y aprecian la música con la que crecieron, aprendiendo a apreciarla e integrarla, sin perder su raíz rockera.

Se han encontrado en su camino con una situación tonta: el rock es un género machista. Le Muá toma una apuesta ciertamente arriesgada al apostarle a una frontgirl en el escenario, y confiesan que en algunos espacios han sentido ese machismo. Sin embargo, la versatilidad de Diana le permite adoptar la “potencia de un hombre” o la “dulzura de una mujer” sin que a la larga importe mucho el género de quien canta, sino la música y el derroche de talento de la banda sobre el escenario.

Así mismo, es interesante cómo manejan su imagen evitando la explotación del recurso cliché del aspecto físico. En cada imagen o mensaje dejan en claro que todos son parte integral de la banda. Así se mueven en las redes sociales y muestran fotos y videos de su intimidad como banda (ensayos, aeropuertos, hoteles) para que sus seguidores los reconozcan y puedan interactuar, para que los conozcan no sólo como profesionales, sino como seres humanos. Por eso, así como usan la imagen de Diana para llamar nuevos fans, también usan la de Daniel y Juan para lograr el mismo objetivo. Y lo cierto es que quien llega por imagen, se queda por la música.

Los sonidos y letras de Le Muá nacen de las experiencias compartidas del grupo: amores, desamores, alegrías y tristezas se unen en lluvias de ideas que toman forma y tienen la peculiar característica de transmitir emociones de manera muy fuerte tanto en la grabación como en sus dos sets en vivo: Cállate (eléctrico) y Bésame (acústico). En efecto, es música muy sincera sobre diferentes tipos de emociones que se encuentran y mezclan llegando de manera contundente al escucha. El éxito de Le Muá para transmitir emociones y lograr que el púbico se ponga en sintonía radica en que su música nace de la sinceridad, del corazón y la experiencia. Es música que cuenta de manera muy cruda vivencias que todos hemos tenido, haciendo imposible que el público no se sienta identificado con ellas. Más aún cuando esa fuerza no está sólo en las letras, sino que en la voz y en la forma y potencia con que se tocan los instrumentos se siente esa sinceridad, ese desgarro del alma o esa alegría extrema. Y quienes los han visto en vivo, saben que se nota la pasión de cada canción en el rostro de cada músico.

centlemua

La de Le Muá es una propuesta interesante en una escena nacional que aún no sabe cómo cobrar ni valorar su trabajo, tal vez por una falta de visión de la labor del músico como algo más que un hobby que se puede pagar con cerveza. Una propuesta que se enfrenta a la dificultad de entrar a la radio de dial, mayor medio de difusión actualmente, por la payola y las roscas. Pero hay técnicas para salir adelante, no todas le funcionan a todo el mundo igual, pero hay quienes se apoyan en medios alternativos, quienes aprovechan al máximo las redes sociales, y hay quienes pagan su aparición en los medios… pero la más efectiva es el talento: el renombre y el voz a voz es la mayor fuente de reconocimiento para cualquier banda, y eso no se consigue sin talento. La payola, para Le Muá, no garantiza nada si no hay talento. Lo importante es tener talento y conocer gente, tener amigos tanto en medios emergentes que creen en su propuesta, como en otras agrupaciones que los apoyen y acompañen en su camino para construir escena rockera entre todos.

Y por ese talento, el apoyo recibido ha sido amplio. Tanto revistas y medios grandes y pequeños como amigos y familiares creen en el proyecto y los apoyan, corrigen y guían. Y ya han lanzado dos discos y crecen día a día gracias a eso y a su propio caminar, arriesgarse a dejar sus carreras para entregarse a su pasión enfrentando los miedos como equipo. Para ellos hay muchos miedos, siempre los habrá… pero hay que enfrentarlos, así como todo aquello que nos impida desarrollarnos como personas, sea familia, pareja o lo que sea. Trabajar, confiar y ser constantes para lograr lo que nos propongamos en la vida.

Los dejamos con su poderosa balada “Lágrimas”:

Y de ñapa: el audio de “Otros labios”, el sencillo que se promociona en la gira que los trajo a Bogotá.

Para saber más, visítalos en:

Página: www.lemua.com.co

Facebook: https://www.facebook.com/lemuaoficial

Twitter: https://twitter.com/

Fotografías: Sergio Henao.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario