Revista El Muro

Te presentamos al cantautor y poeta Leo Ǣther. Bogotano de nacimiento y estadounidense por migración, nos contó sobre su historia, su visión sobre la música, la cultura y la inmigración

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Imagen por: Rosa Mabel. Reproducido des de el fan page del artista

Leo Ǣther lleva unos 15 años viviendo en los Estados Unidos, en Orlando. Nació en Bogotá pero desde joven se fue a buscar un nuevo futuro en el país del Norte, donde encontró en la música y la poesía una tabla de salvación para sobrellevar la dura vida del inmigrante. Es una persona inteligente y sensible, razones por las que interpreta con especial sensibilidad, con una humanidad y sencillez que desborda su ser y se plasma en sus letras. Con una mirada serena pero mucho carácter, este joven rescata en su música sus raíces latinas y las fusiona con su pasión por el rock. Pero hace esto en una escena compleja y rica en sonidos: vive en el encuentro cultural entre lo anglo y lo latino que compone el día adía del Sur Este de los Estados Unidos.

Hablamos con él y nos contó sobre su música y visión de los acontecimientos sociales y políticos que actualmente se viven en el continente.

¿Cómo comienzas en la música?

Lo llevo en la sangre. Mi abuelo era músico en el Valle. Zapatero, trabajaba 6 meses arduamente, le daba el dinero a mi abuela y se iba a tocar con su trio en por el Valle. Mi padre tenía hileras e hileras de acetatos, luego de cassettes y luego CDs, toda la vida estaba escuchando música… a mi mamá le encanta bailar. La música siempre fue parte de mi vida.

Me gradué del bachillerato como a los 14 o 15 años, un amigo tuvo el privilegio de ir a un conservatorio de música y me dijo “Tienes buen oído, déjame enseñarte”. Ahí empecé a practicar con la guitarra. Unos meses después de que me gradué llegué a Estados Unidos, y la experiencia es algo complejo, y siento que escribir y cantar fue mi salvación. Entré en un periodo de oscuridad muy profundo y la música fue la luz que me ayudó a salir adelante y a ver que no tengo que caer en la oscuridad ni quedarme ahí. La música fue un salvavidas para mí.

Tras la disolución de Urbe Prima (su primer grupo), ¿por qué  decides iniciar carrera como solista?

Soy una persona muy simple, mi motivación es cantar, me gusta cantar, subir al escenario y ser completamente sincero. En la banda original éramos Simón, Hugo y yo, éramos amigos de universidad, vivimos un periodo juntos, pero sabía que eventualmente ellos tomarían sus caminos. Luego intenté preservar la banda y otros músicos se unieron, pero cuando tienes una banda, se vuelve como una familia, es algo que no es tan fácil como parece y no toda la gente quiere o tiene la disposición de hacer algo más que tocar los fines de semana en un bar. Yo quería cantar por razones culturales y sociales, y muchas veces los otros no tenían la disposición, no los juzgo porque cada quién tiene sus razones y problemas. Pensé, “más que concentrarme en una banda, ¿por qué no me concentro en mí como cantautor?” Entrené con Ron Feldman, murió el año pasado. Cambió mi vida, me ayudó a liberar mi voz.

Estar en una banda es como ser el capitán de un barco, y si no soy lo suficientemente fuerte para ser capitán, cómo puedo pedirle a los demás que sean fuertes? Por eso me concentré en ser mejor como cantautor.  Escogí Leo Ǣther porque todo el mundo me dice Leo, y  Ǣther es la etimología de la palabra “Éter” en latín, que en la alquimia y los principios de la física es el camino por el que la luz viaja.  El león es el guardián del sol, y Ǣther es el camino, significa que soy el que hace salir la luz que está dentro de mí y la proyecto en las personas para lo que humildemente pueda aportar. Es como el quinto elemento, el Quinteaessential.

¿Cómo defines tu música? ¿Cómo ha evolucionado?

Crecí escuchando rock and roll… pero sé mucho de la música folclórica colombiana, mi papá escuchó mucha música toda la vida y crecí escuchando con él, pero lo que me erizaba la piel era el rock and roll. Crecí escuchando rock and roll, mucho rock en español que hablaba de lo que le pasaba a la gente y eso me llegaba mucho. Eso influyó para que yo siempre fuera fiel al rock, me gustaban Caifanes, Héroes, Los Prisioneros… esos rockeros a los que no les daba pena decir su verdad. Eso define su rock, pero a la vez escuchaba Silvio Rodríguez, Mercedez Sosa, Violeta Parra… y cuando empiezo a tener más uso de razón, las palabras me pegaron durísimo, las palabras son súper importantes. En Inravisión daban shows de Talento y cuando escuchaba música andina y esos sonidos sublimes de la Sierra se quedaron en mí.

La razón por la que siento que la fusión que hago no es forzada es porque no dije “voy a hacer un disco así y a echarle un poco de esto y un poco de esto otro”, sino que toqué lo que tengo dentro de mí y ya. Es más una reafirmación personal que intentar sonar a algo. Lo hice por cantar mi verdad.

¿Cómo llegas a la poesía?

La música siempre estuvo ahí, y mis amigos me fomentaron. Las palabras siempre han sido muy importantes para mí. Mi mamá recordaba las tarjetas de día de madre que le escribía que la hacían llorar. El catalizador de esa marea de palabras fue el haber inmigrado. Siempre viví una vida muy simple, vengo de un barrio humilde y la vida era simple: decir la verdad, hacer lo que crees, proteger a tu familia… y cuando debes dejar todo atrás y ver que hay cosas que no son tan simples, que hay tanta hipocresía… fue muy duro.

Acá en Colombia sentí mucho clasismo, somos criticones y clasistas, peor fue hasta que fui a Estados Unidos y escuché hablar de los inmigrantes de manera tan inhumana… y las palabras eran lo que tenía, lo único que tenía era lo que podía decir, las palabras se volvieron la manera de ser yo mismo. Eso fue lo que me ayudó a lidiar con todo eso.

Imagen por Marcela Garcés. Tomada del fan page del artista

Como es la recepción de la propuesta con contenidos tan latinos y tan rockera en el mercado de Estados Unidos?

Lo que he querido hacer es crear una tarima para poder cantar, y apoyar a los granjeros inmigrantes o a Amnistía Internacional, cantar y dar poder a la comunidad a través de la cultura. La gente a veces quiere pasar un buen momento sin mirar el contexto. Pero lo que he encontrado es que cuando cantas con el corazón, trasciende lenguajes, fonéticas, todo. He tenido gente de Alemania que me dice “esa música me pegó durísimo, no sé qué estas cantando, pero…” gente con la que no tenemos intersección cultural que me dicen “eres como un Radiohead en español, no entiendo por qué me siento así”, aunque en realidad yo simplemente estoy cantando lo que siento, y creo que lo sienten, creo que la tarima no miente, la tarima trasciende todo.

Como he explorado en lo acústico y lo electrónico, ha abierto mi rango mucho, y eso ha sido muy bien recibido. Con el tiempo se construye una audiencia. No sé si es arrogancia, yo hago lo que hago y si la gente lo quiere escuchar… y saben eso de mí, y esperan quedar sorprendidos, no esperan covers, esperan ver mi esfuerzo.

¿De qué hablan tus letras (Música y poesía)?

Para mí las palabras son muy importantes. Al principio pensaba muy bien lo que iba a escribir, ahora como que la música y las palabras están muy mezcladas en mi alma y mi cerebro. Ahora escribo casi que solo desde el sentimiento, pero es por la experiencia de escribir muchas canciones.

Cuando escribí “Gaviotas de papel” escribí un banco de mis memorias, mi vida. Inevitablemente soy alegórico, lo escribo como me sale. Lo hice para usarlo como banco de inspiración para un disco acústico llamado “Árbol de luz”. Los que lo vieron dijeron “¡esto es un libro!”, así que lo pulí y le di métrica. Es como un recuento de muchas cosas de mi vida, de mis abuelos, las historias de mi abuela que sacó adelante a su familia siendo una persona de campo, mis padres que son mis héroes, de mi hermana que es mi mejor amiga, del amor que alguna vez tuve por una persona…

Ahorita ya terminé el segundo libro que son siete historias cortas, un paralelo conceptual con “Vuelo al Sur”, que está inspirado en mis sueños y experiencias en un tour que hice hace un par de años por Centro y Sur América. Fue tanta la carga que decidí hacer el libro, son basadas en cosas reales, el sentir del pueblo que vi. Una prosa alegórica, espiritual y poética, pero son historias. Otras temáticas son la libertad, el ganarle a la adversidad, la naturaleza… por eso el sur me da tan duro, la sierra, el agua, el sol, todos esos elementos. Soy muy elemental, creo que por eso escogí también lo de Ǣther.

El clima político se ha complicado mucho para los inmigrantes en EE. UU. ¿Cómo ves la perspectiva para el arte hispano en ese país?

Imagen tomada del fan page del artista

Más allá de nacionalismos, con todo el respeto, yo creo en la humanidad. Siendo un inmigrante no me siento gringo, puedo hablar y escribir en inglés, pero es una herramienta… En general, hay una resurgencia de la resistencia indígena, la gente no sabe de eso, peor siempre he tenido el dedo en el pulso de eso porque los aborígenes y los campesinos son las personas más importantes para mí. Eso se vio por ejemplo en Dakota del Norte con el oleoducto que quieren pasar.

En estos momentos con lo de la presidencia y el eco mundial que está teniendo, que la elección de una persona como Trump hace que haya una afirmación de los grupos de odio que se sienten apoyados y creen que pueden hacer daño a otra gente. Es un momento importante porque la gente tendrá que ser autosuficiente, que unirse, la gente de habla hispana en Estados Unidos y los inmigrantes en general. El papel del inmigrante hispano es importante porque la minoría, que no es tan minoría, tiene una importancia muy grande, tenemos poder como pueblo, la cultura de la tierra es lo que nos puede volver, es el cable a tierra que puede disipar ese ruido corporativo y de los medios.

Ojalá que el arte hispano pueda devolvernos esa identidad. Deberíamos saber más de nosotros mismos, eso nos da fuerza y reafirma como familia, cultura y comunidad. Yo soy una voz en medio de muchas, pero ojalá esas voces puedan surgir, y que sigan esos aportes.

¿Qué puede aportar el arte a la construcción de la sociedad? Tú estás muy comprometido, ¿pero es obligación para el artista comprometerse?

He leído a lingüistas, filósofos, economistas… la gente, sobre todo en el mundo corporativo, se pregunta por qué hay música, expresiones literarias. Si nosotros supiéramos más de nuestras raíces, su supiéramos más de nuestra cultura original, que están en contacto con quienes son, hay una reafirmación de las cosas que importan, como el lenguaje que hablas. Una vez que te despojan de tus palabras, te quitan la manera de ser y expresarte. Te lo quitan y te dan sus palabras. En esa expropiación del lenguaje te quitan mucho. De ahí nace el pensamiento, la expresión, la literatura. La poesía es la forma de crear universos de significado, todos vemos el mundo de manera diferente y expresarlo nos da poder.

La cultura es muy importante, no digo qué es correcto o incorrecto, sino de mi perspectiva. Para mí es una reafirmación personal, saber que las cosas verdaderas para mí están en ese disco es una reafirmación, me siento seguro, aportando algo real diciendo mi verdad con mis palabras, con lo mejor que puedo decir con mis palabras. EL rol de la cultura es eso, darle el poder de expresión al ser humano. Y si eso no está ahí, se distorsiona… La industria musical nos puede decir por qué eso debe estar ahí, muchas canciones están tratando de vender un Modus Vivendi,  pero ¿Qué te está diciendo? Busco sustancia en la música. Quien se sienta a escribir una canción te está aportando. ¿Cuántas veces una canción te cambia la vida porque una canción te sacude el fundamento de tu ser? Pero si se hace por lucro y es la única razón, se distorsiona el fundamento de la expresión.

Una sociedad sin cultura no puede creer, siempre otros le van a decir qué tiene que pensar y quién debe ser. La cultura es la manera en la que encuentra quién eres tú. Si se puede sacar un provecho de tu trabajo es muy bonito, peor es más bonito expresarte con el corazón y ver a un niño bailar, o a una señora llorar, porque no lo había hecho hace mucho tiempo y tuvo que emigrar de su país. Para mí eso es lo más importante.

Los dejamos con el video de “Lobo”

Para seguir a Leo, encuéntralo en

 

                        

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

una opinión¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario