Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

“Una aventura extraordinaria” es una película bien interesante. Cuenta con una excelente producción, bellísimas imágenes, unos efectos elegantes (es decir, ni opacan la historia ni dejan de ser impresionantes) y una historia sencillamente emocionante. Los más puristas dirán que los títulos en inglés y español son muy diferentes, pero creo que ambos son maravillosos: uno (el inglés) nos dice que se hablará de la vida de un hombre cuyo nombre refiere directamente a la matemática. El español, por su parte, dice que se hablará de algo que más que una aventura, veo como un viaje espiritual.

La película fue dirigida por Ang Lee y se basa en la novela homónima de 2001 escrita por Yann Martel. Protagonizada por Suraj Sharma, describe la juventud de Piscine Molitor Patel, un muchacho hindú que demostró desde muy joven una inteligencia sorprendente. Abrevió su nombre a Pi, pues el que le habían dado (en honor a una piscina pública francesa) suena en inglés como “Pissing”, orinar. Creció en una familia donde se enfrentaban la razón y el amor, representados en su padre y su madre. Un día, partieron buscando un nuevo futuro en Canadá a bordo de un barco que se hunde. Logra escapar por “casualidad” en un bote salvavidas. Pero no escapa sólo, pues encuentra que en el bote, escondido, también se encuentra un poco grato acompañante: un tigre de bengala llamado Richard Parker.

 

Al comienzo de su viaje espiritual que también podemos llamar vida, Pi muestra un hambre de fe impresionante. Acoge el hinduismo, el cristianismo y el islam como religiones, las tres al tiempo. Pero es sólo cuando se encuentra en su niñez con Richard Parker, el tigre que luego lo acompañará en su viaje, que empieza a acercarse a su naturaleza, pero por los condicionamientos de la sociedad, ese acercamiento resulta traumático, lo cual lo lleva a entregarse a la racionalidad. Pero en su vida racional de estudiante destacado, pierde la emoción de vivir, incluso por estudiar, emoción que sólo renace con el primer amor.

Pero así como en la vida real, lo que llamamos suerte o destino lo forzará a enfrentarse con esa naturaleza representada en los ojos del tigre al que teme. Huirá, se alejará, se enfrentará… pero es sólo hasta que se vence el miedo y abraza esa naturaleza salvaje que puede convivir con ella y ser feliz entendiendo que es gracias a ese lado de su ser, que tanto había reprimido, que está vivo. Y la fortuna jugará en contra de Pi hasta que esté listo para asumir ese lado animal, su propia inconsciencia, su naturaleza.

Recomiendo muchísimo esta película, esta invitación a asumir y vivir con nuestro propio tigre de bengala para poder vivir bien. Si se mira con la cabeza, es una historia más bien lenta y aburrida. Si se mira con el corazón, es una historia emocionante que hasta te hace llorar un poquito.

 

Ficha técnica:

País: Estados Unidos

Año: 2012

Duración: 125 minutos

Dirección: Ang Lee

Producción: Ang Lee, Gil Netter, David Womark

Guion: David Magee

Basada en: Life of Pi de Yann Martel

Protagonistas:  Suraj Sharma, Shravanthi Sainath, Rafe Spall.

 

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario