Revista El Muro

Hablamos con Los Crema Paraíso, una interesante agrupación de venezolanos radicados en Estados Unidos que presentan al mundo un propuesta de fusión musical cuyo eje central es el Joropo

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

La música, y en general el arte, creo yo, debe ser irreverente. Y esto quiere decir, no hacer reverencias ante nada, sino fusionar, encontrar y conectar elementos, crear vínculos que no se habían visto antes, logrando  puentes entre géneros, naciones, generaciones y creencias. Una agrupación que ha aprendido a conectar épocas de manera bien interesante son los Crema Paraíso, venezolanos radicados en Nueva York que le apuestan a la fusión del Joropo y los ritmos tradicionales de su país con sonidos del rock y el pop clásicos, en un ejercicio de remembranza de lo que fueron en su juventud, la ciudad en la que crecieron y lo que fueron, cosas que ya no existen. Un sonido al que llaman Joropo Psicodélico.

Con un importante Background (Chicha Libre, Los Amigos Invisibles, entre otros), los músicos tienen un ensamble es de Power Trio (Bajo, guitarra y percusión), pero no tienen vocalista. Por eso, presentaron un primer trabajo muy experimental en 2010 llamado “El Debut” que es puramente instrumental, para presentar luego en 2015 un trabajo con varias voces invitadas entre las que se incluye la de Andrea Echeverry, la Ruiseñora de los Aterciopelados a una velocidad que, según cuentan, puso en aprietos a la experimentada voz de Echeverri. Hablamos con ellos sobre este interesante ejercicio de memoria, su propuesta musical y la situación del arte hoy en día en Venezuela

¿Cómo nace Crema Paraíso?

Neil Ochoa: Crema Paraíso nace en un sótano, un estudio que tenemos Cheo y yo. Viniendo de bandas distintas, coincidimos en la necesidad de jugar con la música venezolana, específicamente el joropo. Retomarlo, ver cómo lo tocamos, como suena, qué pasa, revisar las influencias que tenemos… empezamos a compartir referencias y a jugar con la idea de hacer covers de música pop o rock conocida en el formato de 3 por 4 o la métrica de 6 por 8, fue muy divertido. De ahí nace la idea de Shine on you (crazy diablo) -versión de Shine on your crazy diamond, de Pink Floyd- que la hicimos como un vals. Ahí nos metimos y empezamos a gozar con eso. Todos estábamos ocupados en distintos proyectos, pero eventualmente se fue consolidando y agarrando concepto, nos fuimos divorciando de los otros proyectos y quedó lo que hoy en día es Crema Paraíso.

loscremaparaiso2015

Los Crema Paraíso. Imagen: Ariel Perez.

Hemos sacado dos álbums, el primero se llamó “El Debut”, que salió a principios de 2010, y “De película” que salió en Mayo del año pasado. Conceptos distintos en el mismo formato, siempre con la raíz de la música venezolana. El primer álbum fue instrumental, el segundo tiene cantantes. En el segundo el matiz principal es jugar con imágenes, nos pusimos a explorar películas venezolanas de los años 70 y 80, y como que rehicimos los soundtracks de las películas. Ahí casamos la idea de la nostalgia, recordar la Caracas en la que crecimos con la estética de esas imágenes.

¿Qué hay en la música de ustedes y qué opinan de la división entre géneros?

Cheo Pardo: Creo que salió natural por la razón que dice Neil, que veníamos de otras bandas y en un principio la necesidad era bien artística, encontrar nuestro lugar en la música folklórica y todo el bagaje cultural que tenemos de rock, funk y jazz que está ahí. Nunca hubo pretensión comercial, simplemente era como “¿vamos a meter un funk ahí? ¡Vamos a meterlo! ¡Vamos a darle!”, y cuando después coses y coses y ves el mural dices “¡wow!” Sin ninguna pretensión ni ambición. Creo que los latinoamericanos somos así, música folklórica, bailas merengue con la tía, la salsa, si hay que bailar reguetón lo bailas, pero no le digas a nadie (Risas)… somos todo eso, no conozco nadie que tenga colección de discos de un solo estilo. Todos tenemos distintas necesidades para distintos momentos en distintos lugares.

Neil: Lo que hace que eso agarre más calor es el hecho de que vivimos en Nueva York, y estamos influenciados por todos lo que pasa: una noche tocas con brasileros, con africanos… todo eso se pone ahí. Y la tranquilidad de haber tenido otras bandas de haber pasado el apuro de hacerla, de conseguir un contrato… vamos a crear y a hacer una obra.

Bambam Rodriguez: Al principio la banda tenía un estilo más preciso, y cuando fue pasando el tiempo se fue experimentando, metiendo nuevas cosas y creo que cada vez más y más tiene menos etiqueta.

¿Cómo ha cambiado la música entre ambos trabajos?

Cheo: Los shows en vivo. Cuando tocas en vivo y tocas con tanta cosa rara empiezas a ponerte… los shows en vivo empiezan a afinar lo que hace falta tocar para que entre todo lo raro que es nuestra música funcione, sea entretenido. Creo que “De película” tiene cierta solidez en el sonido que ya es lo que estamos buscando, además ponemos películas de los 70 contra las canciones que está relacionado. Una banda que no tiene frontman, decidimos que era una manera estupenda de que la gente viera para tarima y viera algo interesante.

Neil: Creo que hay una movida natural entre un primer y un segundo disco. Siempre hay un paso que lo acerca o lo distancia y dice “este es el segundo paso”. Fue una movida muy natural, casi que intrínseca del artista.

Al re versionar, Uds. apuestan a recordar esa Caracas en que crecieron, actualizar esa ciudad. ¿Por qué recordarla?

Cheo: Está muy desvirtuada. Está encerrada en una cotidianidad donde mucha gente no tiene más remedio, muy tensa, intensa y desgastante. Es un alivio pensar que ese lugar que ahora es lo que es, fue un paraíso para nosotros. No es sólo recordarlo nosotros, sino recordárselo a mucha gente.

¿Por qué retomar los sonidos tradicionales?

Neil: Volvimos al joropo por una necesidad personal, como venezolanos de retomar los ritmos con que crecimos. Uno bailaba la Billos con las tías, el Binomio de Oro con la vecina… Como chamos cosmopolitas del caribe mirábamos al norte, buscábamos el rock, pero teníamos eso en el bagaje y ahorita lo sacamos a ver cómo lo hacemos. La maraca llanera, por ejemplo, yo pensaba que tocaba marca, pero cuando me senté con una persona que tocaba me di cuenta que no sabía un carajo. Era algo que asumía, y es algo de otro mundo, increíble.

crema1

Imagen desde el Facebook de la agrupación

¿Cómo le está yendo el arte a Venezuela con la situación política?

Cheo: no te podría dar una versión actualizada fiel, pero te aseguro que la fuga de cerebros es devastadora. Viviendo en Nueva York, llega como un músico a la semana. Trae una consecuencia que puede ser positiva y es que se están dando a conocer los venezolanos fuera de Venezuela y creando un estándar de que en muchas orquestas y en muchos sitios al músico venezolano lo respetan. Se ha creado un nombre, y eso ha pasado porque los venezolanos se han ido de Venezuela, encerrados no hubiésemos agarrado esa fama. Así mismo los diseñadores, cineastas, artistas, que están buscando horizontes fuera de Venezuela están dando a conocer al país. La idea es que todo eso se regrese a Venezuela en sabiduría, en influencia, inspiración para otras generaciones. Pero la fuga de cerebros es algo que está alucinante.

Neil: Pero yo creo que está por verse. Quizá es muy temprano, aunque llevamos 16 años en un régimen muy particular que ha impuesto un modelo de sociedad particular, que ha generado todo lo que está pasando. Creo que los artistas somos los primeros en reflejar eso, todavía se está digiriendo. De las grandes crisis, del caos, siempre resurge algo interesante. Muchos de los músicos que han salido van a volver con una influencia que va a complementarse con lo que ya existía y va a generar un mercado y lenguaje distinto. Los que están adentro sobreviviendo a eso están generando un lenguaje que vamos a ver, como lo que pasó en los 80 con la Guerra de las Malvinas, donde prohibieron la música inglesa y hubo un resurgimiento del Rock Nacional. Está muy temprano para decir qué está pasando. Venimos de allá y vemos que hay gente joven que quiere hacer cosas, tienen ganas, está pasando.

Bambam: El venezolano es gente que le gusta su tierra. Queda un poco de esperanza en lo que decía Cheo, con todo y que la gente se está yendo, la gente va a regresar a llevar es sabiduría, regresarlo a la tierra. Finalmente nos gusta Venezuela, yo creo que mucha gente se va a regresar eventualmente. Y si no, que lo que estamos haciendo afuera influencie a los que están allá y viceversa. Ahorita cuando fuimos en Mayo, la gente que viene de afuera, con otras influencias, entrando, mucha gente se sintió influenciada por eso. Y nosotros, que tocamos con músicos invitados, nos vimos influenciados. Ya hay una reciprocidad muy bonita que esperamos que crezca.

¿Qué viene para Los Crema Paraíso?

Bambam: Estamos trabajando nuevo material, grabando nuevas canciones con nuevas influencias…

Neil: Queremos antes que se acabe el año sacar un EP, y tratar de abrir esta puerta acá, venir más, visitar México y todos los países que nos provoque, peor aprovechar la conexión que hay con Colombia y el Joropo.

Los dejamos con el video de El Curruchá, junto a Andrea Echeverry

Para saber más, visítalos en

botonweb botonfacebook botontwitter botoninstagram botonyoutube botonspotify

botondeezer

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario