Revista El Muro

De los más de 4.000 exploradores que han subido, no todos han bajado sus heces

La temporada de escalada que empieza en el Everest en estos días y dura hasta Mayo  este año enfrenta un problema particular: la cantidad de desechos humanos de las exploraciones anteriores están causando contaminación y se pueden volver un foco de enfermedades para los escaladores que a futuro se enfrenten al pico más alto de la tierra. El problema radica en que los aventureros deben pasar algunos días en cuatro campamentos aclimatándose para poder subir. En el primer campamento hay baños de los que se sacan las heces periódicamente, pero en los campamentos superiores no hay baños, por lo que los escaladores deben cavar huecos en la nieve y hacer allí sus “cositas”, a pesar de que existen bolsas para llevar el desecho y que muchas las usan.

everest

Imagenes: Wikipedia. Creative commons

Sin embargo, tras años y años de cositas, la montaña ya está llena de desechos. El gobierno de Nepal no sabe qué hacer, según reporta AP. Inicialmente, habrá controles estrictos a la basura y sus manejos en la montaña, y se exigirá que cada explorador regrese con al menos 8 kilos de basura, que es aproximadamente lo que un escalador “deja” en su ruta. Para que se cumplan las regulaciones, se dejará un depósito de $4.000 USD que se pueden perder si no se cumplen las nuevas normas.

Fuente: Huffington Post

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario