Revista El Muro

Hablamos con Raka Dun, miembro del duo de Hip Hop panameño Los Rakas, quienes nos contaron acerca su música,  y visión del arte, la sociedad y la política. 

Por: Rocío Ramírez  

@Dew_RR

Hablar con Raka Dun y Raka Rich o con el Negrito Dun Dun y Ricardo –quienes son los integrantes de este dúo de música urbana- es encontrarse con dos personas que han vivido de frente el destino de ser inmigrantes: Dun es nacido en Panamá pero desde los 14 años se fue a Estados Unidos y Ricardo, nacido en California, fue criado en Panamá pero siempre alternó su vida y educación entre los dos países. Los dos son primos de sangre, los dos se unieron musicalmente en Oakland –y residen allá- pero los dos se consideran, ante todo, panameños.

Son tan hijos del país vecino, que adoptaron la expresión muy panameña de Rakataka como nombre propio para su agrupación y se volvieron Los Rakas.  Pero su intención no era mostrarse como un grupo de maleantes intentando hacer música, no. Su idea ha sido utilizar esa palabra (empleada siempre negativamente en los barrios marginados social o culturalmente en Panamá, guetos, en donde sus habitantes tienen ciertas características como una determinada y llamativa manera de vestirse, andan armados, usan un lenguaje particular o permanecen en actitud desafiante) para inspirar a la gente sin importar de donde son, si son negros, blancos, ricos o pobres. En pocas palabras, ellos quieren que todo el mundo –en especial los niños- se sientan orgullosos de lo que son, de donde vienen… que no porque vengan del gueto, son gente mala. Esa es su filosofía de vida, su Raka life y dicen con pleno convencimiento y altivez: ¡Soy Raka!

rakas1

Partiendo de esa identificación, lanzaron su primer CD en el 2006, en el cual es evidente la mezcla de cultura panameña con la cultura particular de Oakland. Esa combinación entre ritmos latinoamericanos y los que la ciudad californiana ha aportado al Hip Hop, es, como dice El Negrito Dun Dun, el sonido “original por accidente” que mantienen Loa Rakas en escena. Sin embargo, a pesar de los casi 10 años de vigencia, sienten que falta camino por recorrer, darse a conocer más en todas partes, pero especialmente en Panamá en donde el género hasta ahora está empezando a crecer. Además, ellos nunca han ido a cantar a su país de origen, pero no por falta de ganas, sino porque hasta hace poco pudieron regresar y primero está visitar a la familia y los amigos luego de más de 12 años de ausencia –como en el caso de Dun- y después sí hacer videos, grabar música y en cualquier momento, lo que la gente está esperando: escucharlos en vivo.

Para Los Rakas este trayecto musical ha estado lleno de aprendizajes y poco a poco han ido posicionando su nombre con una carga de significados, estilo de vida, fans y música que, de hecho, ya es una marca constituida. Todo esto se lo han ganado como artistas independientes y lo fueron durante 8 años de trabajo duro llegando hasta donde raka_logo_for_white_backgroundestán. Recientemente han firmado con el sello Universal pero, contrario a lo que muchos eruditos de la industria o críticos dicen, para ellos, aliarse con una disquera no significa perder autonomía sino todo lo contrario, lo ven como una oportunidad de seguir creciendo y profundizar en el negocio –aunque Oakland ya les ha enseñado bastante durante mucho tiempo-, de revisar más detalladamente los contratos con abogados que antes no se miraban bien y de seguir escalando hacia el éxito. Esto, manteniendo la mentalidad de independientes porque lo disquera no hace todo y Los Rakas están establecidos desde mucho antes de la alianza a través de varios discos, colaboraciones y hasta tienda online donde venden ropa diseñada por ellos con un estilo muy propio, a precios muy razonables porque tienen la idea de que no hay que ser rico para estar a la moda.

Por otro lado, salir de los Estados Unidos les ha dado la oportunidad de participar en diferentes festivales del mundo. Recientemente hicieron parte del tercer FHR (Festival Hermoso Ruido) en Bogotá. Para el Negrito Dun Dun, este tipo de certámenes son buenos para que las bandas se den a conocer a promotores y a otro público. En Colombia falta hacerse conocer más y que la gente se dé cuenta que en cualquier sitio donde ellos toquen (bares, garajes, gratis a estudiantes o una  comunidad) siempre verán a Los Rakas darse un 100%. Pero su visita al país va más allá de estar en el FHR o de relacionarse con más promotores y ganar más seguidores. Ricardo y Dun sienten un sincero amor hacia Colombia – ya es su tercera vez-  y hace rato querían trabajar acá. Tanto así, que aprovecharon su estadía en la capital para buscar locaciones y grabar su más reciente video. Este forma parte de una canción del nuevo CD llamado El Negrito Dun Dun & Ricardo (disponible en Spotify), un disco feliz, bailable y que va a sonar diferente, como todo lo que hacen Los Rakas, ya que para ellos cada nuevo trabajo representa una evolución.

Y es precisamente ese movimiento constante y característico, lo que los hace sentir más orgullosos de su profesión y de la influencia que han logrado. Para Abdul Domínguez o Raka Dun, el mensaje sí ha contribuido a que la idea de los rakas en Panamá esté cambiando positivamente. Han visto y oído que ahora, las personas están orgullosas de ser de donde son, de ser rakas.

Sin embargo, aún hay mucho por hacer. Hay que seguir adelante, porque todo este cuento no es solo para el gueto o la gente del barrio. Los Rakas quieren llevar su mensaje a toda la gente de todas las clases sociales, “todos tenemos problemas, inseguridades”, dice Abdul. Entonces, un raka es una persona que está seguro de sí mismo, orgulloso de lo que es.

Estos jóvenes panameños, tienen un sueño y es ver su marca en todas partes y que perdure en el tiempo. Quieren un edificio con centros juveniles donde ayuden a niños, como los ayudaron a ellos en Oakland, para darles oportunidades y llevarlos por un buen camino. Este lugar lo quieren  ver en su Panamá y también en su Oakland. Quieren apoyar a los independientes, invitar a sus amigos a tocar, a grabar videos y las canciones, los quieren en sus shows. Quieren la línea de ropa en Tokio y un  Rakafest donde participe gente de todo el mundo, sin juzgar a nadie (negros, blancos, homosexuales, etc)… en fin, quieren todo esto, y más, con el sello de Los Rakas.

Finalmente, Raka Dun y Raka Rich fortalecen su mensaje invitando a los jóvenes a que sigan con la mente abierta en cuanto a música y cultura. “Los Rakas siempre evolucionan, no se estancan en un género” y se despiden de esta entrevista con su canción Hablemos del amor que le habla al gobierno, a los racistas, al pueblo. El asunto no puede quedar más claro: el mundo debe permanecer unido. El  racismo no tiene sentido como persona, ni como negocio. Todos estamos en el mismo gueto, todos vivimos juntos. Así que es mejor si nos ayudamos desde dentro, en lugar de matarnos. Presentar siempre shows positivos, sin nada de peleas.

Los dejamos con el video de “Hablemos de amor”:

Para saber más, visítalos en:

 

 botonweb  botonfacebook  botontwitter  botonyoutube  botoninstagram  botonspotify

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario