Revista El Muro

Te presentamos la biopic que cuenta los últimos días  de Vah Gogh desde la perspectiva de los personajes de sus cuadros

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Hay obras que impactan en lo visual y creativo tanto que aunque no sean grandes obras, crean tendencias, métodos, formas de creación, técnicas. Este es el caso de ‘Loving Vincent’, la producción que llega a las salas de cineco alternativo esta semana. La película tiene un nada despreciable 89% de aprobación de la crítica en Rotten tomatoes, donde la audiencia le da un 89% de manitas arriba.

Loving Vincent es la primer película de la historia hecha al óleo. Sí, al óleo. Un grupo de 125 artistas creó 65.000 pinturas para hacer una animación de 12 cuadros por segundo. Literalmente, cuadros, usando, además, 128 cuadros del mismísimo Van Gogh para los escenarios y personajes centrales de la trama, que se inspiró en 800 cartas del artista. Lleva en producción desde 2008 e inicialmente se concibió como un cortometraje peor, bueno, se creció el chico.

La película cuenta la historia del joven Armand Roulin quien un año después de la muerte de Van Gogh, debe llevar una carta a Theo, el hermano del pintor en París. Así, recorriendo los pasos del pintor, ej joven Roulin busca entender su muerte y poniendo en tela de juicio la versión oficial que habla de un suicidio. El filme fue dirigido por Dorota Kobiela, Hugh Welchman, quienes además  la escribieron junto a Jacek Dehnel. La cinta de una hora y treinta y cuatro minutos ha recaudado más de cinco millones de dólares a la fecha de ser escrito este texto, según Box Office Mojo.

‘Loving Vincent’ no es sencilla de evaluar. Realmente, acaba teniendo un halo y blindaje sobre sí que impide que se le juzgue de manera objetiva. Como pieza artística es sencillamente sorprendete, hay escenas que me dejaron boquiabierto y que aún no puedo creer que sean hechas a mano, en particularmente recuerdo a Van Gogh lavándose el rostro y observando su reflejo en el agua. simplemente genialidades a nivel visual, si se tiene en cuenta que es hecha a mano y pintada al óleo, lejos de cualquier técnica tradicional de animación. Y hay que aceptarlo, es chévere ver vivos los cuadros del artista.

Sin embargo, la película cuenta una historia floja, que se siente cortada y especulativa. Un final que no resulta abierto, sino inconcluso y un constante interés por mostrar más los cuadros de Van Gogh, por hacer una suerte de cameo constante, que una película como tal. Son elementos que resultan en gran medida inexcusables y que no caen bajo la excusa de que fue pitada al óleo. Eso claramente da para cubrir algunos errores, pero la producción cruzó la línea. Y en líneas generales, es el defecto que todo el mundo ve en la cinta: que no es realmente una buena historia.

Vale la pena verla, sí, como obra artística, como pintura animada, por su valor y el trabajo artístico detrás, eso es sencillamente atortolante, no cabe la menor duda. No espere una gran historia, pero es como ir a un museo a maravillarse, sencillamente maravillarse con las obras y su elaboración. Es por ese lado que realmente vale la pena, y mucho, asistir a esta gran obra. Tal vez no sea una buena película en tanto película, pero en definitiva es un evento cultural que toca ver, que aunque no cambie vidas, impresiona. Y pues… la pintaron al óleo y si eso no paga la boleta…

Loving Vincent’ se presentará en 20 salas de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Manizales y Pereira en cuatro únicas funciones, del 30 de noviembre al 3 de diciembre.

Boletas: Desde $ 15.000 hasta $ 26.000 / Según sala y ubicación
Estudiantes: De $12.000 a $17.000, *en teatros seleccionados
Funciones: Jueves y Viernes, a las 8:30 p.m. Sábado y domingo, a las 12:00 m

Bogotá: Andino, Unicentro, Av. Chile, Gran Estación, Calle 100, Santafé, Titán y Centro Chía
Medellín: Santafé y Vizcaya
Cali: Unicali y Chipichape
Bucaramanga: Cacique
Barranquilla: Buenavista
Cartagena: Bocagrande
Pereira: Victoria
Manizales:  Fundadores
Armenia: Portal Quindío
Ibagué: La Estación
Villavicencio: Viva Villavicencio

                     

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario