Revista El Muro

Por. Alvaro Vanegas

Director:Luc Besson

Escritor: Luc Besson

Reparto:Scarlett Johansson

Morgan Freeman

País:Francia / Estados Unidos

Presupuesto:  40 millones de dólares.

 

Es difícil ser objetivo cuando se está viendo durante hora y media el rostro de Scarlett Johansson, pero voy a intentarlo.

Lucy es una mujer que por alguna razón que jamás explican está en Tokio, al parecer dedicada única y exclusivamente a la fiesta, se viste de “animal print” de pies a cabeza y se pinta las uñas de dorado. Sufre un “accidente” que resulta en que, de manera vertiginosa, empiece a desarrollar el uso de su capacidad cerebral, es decir, a diferencia de la mayoría de los seres humanos que solo usamos un 10%, ella, en el término de unas cuantas horas, alcanzará el 100%.

Luc Besson, quien, y esto es una opinión personal, llegó a su punto máximo con The Professional, (El Perfecto Asesino), y después de El Quinto Elemento no paró de ir cuesta abajo, ahora sorprende con una apuesta metafísica, que, aunque parte de una falacia científica, está llena de pequeñas y grandes complejidades. Digo que sorprende, aunque no necesariamente para bien.

La película empieza muy bien. Una premisa que gira en torno a un maletín y su misterioso contenido. Un homenaje, (no quiero pensar que es un plagio), a Ninfómana de Lars Von Trier, algo de humor, buenos diálogos y, por supuesto, Scarlett. Para ese momento uno como espectador piensa, “no necesito nada más”, aunque obviamente está esperando que la protagonista se convierta en esta especie de “Neo”, de súper heroína “puedelotodo”. Cuando por fin sucede, no pasa lo que yo, y me atrevo a decir que la mayoría, estábamos esperando.

 

lucy

 

En efecto, hay acción, pero no la suficiente. Por supuesto, hay efectos especiales, pero no son nada del otro mundo. Hay una premisa excelente, una buena historia, pero el guion se ve empañado por las profundidad que Besson pretende alcanzar y que nunca logra en realidad.

Tiene un final que me tomó por sorpresa, eso sí, pero tampoco me convenció del todo. Quedé con la sensación de que faltó un centavo pal peso, como dicen por ahí.

Igual la película entretiene, eso es innegable, vale la pena la boleta y el sobrecosto absurdo de las palomitas y los perros calientes, por algo, hasta el 16 de septiembre, ha recaudado más de 300 millones de dólares en todo el mundo.

EL MOMENTO PARA OLVIDAR: El largo e innecesario diálogo que Lucy sostiene con su mamá en Estados Unidos. Da la impresión de que el guionista/director, no encontró otra manera de explicar lo que está sintiendo su personaje principal.

EL DATO CURIOSO: En cuanto a taquilla supera con creces películas como Agente Salt o La Supremacía Bourne.

Calificación: 3/5 unaestrellaunaestrellaunaestrellaceroestrellasceroestrellas

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

2 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

  • Lucy estaba en Tokyo porque estaba estudiando, eso se da a entender por lo que le dice a Richard y en parte por la conversacion que tiene con la mamá.
    La historia pudo haber sido muy buena, pero se fueron por un lado tan trascendental que efectivamente les quedo faltando el centavo pal peso.!!

Deja un comentario