Revista El Muro

Mauricio Moreno te presenta Mad Max: Fury Road, la nueva película de la clásica franquicia de Mad max.

Por. Mauricio Moreno

@mauromoreno83

¿Qué pasa cuando tomas el concepto de una trilogía de culto, le das al director un presupuesto que triplica el de la trilogía original y le das casi 10 veces el presupuesto, mejores posibilidades técnicas? Sorprendentemente no mucho. Pues bien, eso fue lo que pasó con Mad Max: Road Fury, la cuarta entrega de la película protagonizada por Charlize Theron, Nocholas Houldt y Mel Gib… perdón, Tom Hardy. La banda sonora es de Junkie XL, el presupuesto total de la película fue de 150 millones de dólares y fue dirigida por George Miller para la casa Village Roadshow, Kennedy Miller Mitchell y Warner.

La historia sucede en el mismo mundo pos apocalíptico de Mad Max, aunque no es claro si antes de las originales (bueno, de la segunda) o después. Algunos datos permiten pensar que después, pero eso nunca es claro. La película abre con un atormentado Max (que ya no es Mel Gibson) que resulta capturado por un grupo llamado los “Warboys”, que lo llevan a su ciudad y determinan que es un buen donante de sangre.  Mientras tanto, la Emperatriz Furiosa (que no es una emperatriz sino una conductora guerrera,  la interpreta Charlize Theron) está partiendo a una expedición aparentemente rutinaria.

Todo normal y muy de la casa hasta que Furiosa se desvía del camino sin dar mayor explicación y los Warboys empiezan a perseguirlos mientras el líder supremo de la colonia, Inmortan Joe, se da cuenta de que Furiosa se llevó a todas sus esposas y empieza una frenética persecución. Nux, uno de los Warboys que está tomando la sangre del cuerpo de Max,  no se quiere perder de la  diversión y se lleva al protagonista amarrado al carro mientras recibe una transfusión que lo mantiene con vida.

No sé si esperaba mucho de un refrito de un clásico, pero realmente es de las peores películas que he visto. Perdónese lo machista del comentario, pero Mad Max es una película llena de “viejas buenas”… Pero si le quitamos las viejas, se le va lo bueno a la película. No es del todo cierto, la película tiene unos efectos y una cantidad de acción tan impresionantes que a uno hasta se le olvida que no tiene trama, y que si la tiene, es bobísima. La música es resaltable aunque la forma de incluirla en la historia es también bobísima, y además no es de Brian May como las de las otras. Y si, muchas mujeres bonitas.

Image: DC Designs. Reproducida desde Dailyhit.com

Image: DC Designs. Reproducida desde Dailyhit.com

En cuanto a los personajes… El malo, Inmortan Joe, es como si Darth Vader, Bane y Alien hicieran un bebé y les saliera albino. Una mitología medio rara, loba y  que raya en lo increíble al rededor de ese personaje es lo que ambienta la película. El resto, salvo por Furiosa y un poco Max, son personajes descoloridos, medio clichesudos y sin mayor sentido: son caricaturas con libreto que aparecen de la nada y actúan como si tuviesen un papel importante en la película a pesar de salir 3 o 4 veces en toda la cinta.

Por otra parte, Hardy no logra llenar el papel de Max, no estaría mal que  hubiesen puesto otro personaje principal (la película seguiría siendo igual de mala) y no es porque espere a Mel Gibson, sino porque no se entiende muy bien el papel de los niños que supuestamente dejó morir (idiota, los salvaste, ¿no viste la tres?) y es una parte del argumento perfectamente prescindible, no necesita ser un atormentado para ser el protagonista… no necesita ser el mismo Max. Hardy hace bien su papel, es innegable, no se roba el show como Theron, pero lo hace bien, pero este Max es quien no logra llenar el papel de Max: la historia se hace confusa y absurda al intentar vincularla a la trilogía original, y no es problema de cambio de actor.

En resumen, esta película es boba a más no poder. Cuando uno paga una boleta para cine espera cierto nivel argumental, algo como el de Tontos y más tontos, mínimo. Es una película de testosterona que sí, entretiene, pero que no cuenta gran cosa y que tampoco deja mucho más. Es un juego de efectos visuales que puede que reviente taquillas y que se lleve ciento catorce Óscares, pero que no será recordada más que como las ganas de revivir a un personaje casi treinta años después con más presupuesto y menos sentido. Puede que reviente testosterona, pero el cerebro sale hasta un poquito más nuevo que cuando se entró a la sala.

Lo bueno: la actuación de Theron que nunca tiene papel de mamirriqui y siempre es una mujer fuerte (aunque en algunos momentos pierde credibilidad), y que además no es TAN jodidamente machista como puede pensarse. Además, destacan los efectos visuales y el diseño de los carros.

Lo malo: la historia: un guión flojo que se construye a punta de adrenalina para rellenar varias horas de pam puf paf crash boom bang que cubren una historia simplona. Y que le van a sacar dos secuelas.

El dato curioso: la crítica, según Wikipedia, y Rotten Tomatoes, ha aclamado la película. No sé si me metí a la que no era.

Calificación: unaestrellaunaestrellaceroestrellasceroestrellasceroestrellas

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

2 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario