Revista El Muro

Dicen que la revisión de pares se la hicieron Pedro Picapiedra y el Chapulín colorado. Ya en serio, la payola llegó a la difusión científica….

Los estudiantes de posgrado y profesores universitarios suelen quejarse de lo difícil qu es publicar ante las diversas “roscas” científicas que controlan los “journals”. Pero ese problema terminó, ahora que Maggie Simpson y Edna Krabappel  pudieron publicar un artículo no en una sino en dos revistas científicas, acompañadas por Kim Yong Fun (diversión, en inglés). Los “investigadores” de la universidad de Beldfors lograron publicar su texto “Configuraciones homogéneas difusas” en el  Journal of Computational Intelligence and Electronic Systems y el  Aperito Journal of NanoScience Technology. Y lo lograron a pesar de la gran desventaja de no existir y trabajar en una universidad inventada.

imagen: vox.com

Para quien haya vivido en una cueva los últimos 30 años, Edna krabappel y Maggie Simpson son dos personajes del la reconocida serie de televisión “los Simpson”, mientras que Kim Yong Fun es una clara referencia satírica al dictador norcoreano de turno. Realmente fue Alex Smolyanitsky, un investigador que sí existe, quien elaboró y presentó el texto, que por demás, es un completo sinsentido.  Uno de los journals lo publicó de inmediato, pero ahora pide al investigador UDS $459, mientras que el otro demoró un mes para aprobar su artículo, que sería publicado a cambio de un dinerito que Maggie, al ser una bebé, no ha podido pagar.

http://www.vox.com/2014/12/7/7339587/simpsons-science-paper

la otra carta de aceptación.Imagen: Vox.com

El objetivo no era solo satírico, sino que quería exponer a este tipo de “Journals Depredadores”, que le publican textos a los investigadores a cambio de dinero o de la cesión completa de los derechos sobre los documentos a cambio de publicación “gratis” (Sobra decir que aunque ellos reciban los documentos gratis, los venden a precios muy costosos) . Muchos de esos, de acuerdo con Vox, ni siquiera revisan si los artículos están bien escritos. Esto quita seriedad a la investigación científica y permite adulterar hojas de vidas académicas, por lo que es importante tener en cuenta dónde se publica, dónde se investiga y sobre todo, la ética de la investigación. Así pues, la publicación científica se está rigiendo por los mismos estándares de la sociedad: si tienes plata, publicas, si no, te fregaste.

Edna al enterarse. Imagen: Fox. reproducida desde Trendolizer.com

Esto es básicamente lo que un músico siente cuando tras componer un tema y pasar horas en estudio grabando, mesclando y produciendo, llega a una emisora y le dicen “claro, danos 5 milloncitos” y te ayudamos. En el mundo de la investigación científica, así como en la música, opera la “payola”, práctica corrupta y nociva para la ciencia y el arte. El investigador dijo a Vox que lo único que no le gustó de todo esto es que Rafa Gorgory (Wiggum en inglés) no fuera coautor del texto.

A propósito, recuerdan el capítulo donde Maggie era una genio? pues hasta de pronto la cosa sea por ahí…

Imagen de introducción: 20th century fox. Reproducida desde uproxx.com

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario