Revista El Muro

Te presentamos una interesante propuesta de música alternativa en Bogotá

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Tras la terminación del anterior proyecto en el que participó, Daniel Montes decidió iniciar una nueva agrupación donde pudiese experimentar con diversidad de sonidos. Tenía un par de ideas de canciones, que le presentó a Juan Guillermo Ramírez y David Santa, Bajo y batería respectivamente, y junto a un guitarrista montaron los primeros temas de lo que se convertiría en La Mala Bengala. Tuvieron su debut en el Festival Yavería y tras eso, replantearon la agrupación e ingresó Daniela Loaiza en los teclados a la agrupación ante el retiro del guitarrista original.

Daniel se encarga de las composiciones y cuando el resto de músicos llegó a la banda, estaban muy bien definidas. “Ven junto a mí”, su primer demo, por ejemplo, cambió más bien poco cuando la banda empezó a trabaja con ella, y aunque el bajo era sintetizado y la batería programada, se mantuvo igual en esencia. Pero poco a poco fueron naciendo canciones, y las que estaban fueron mutando de un sonido electrónico a algo más rockero, creciendo musicalmente gracias al aporte de todos.

Su sonido está por los lados del Synth Pop con visos electrónicos pero sin dejar de lado los sonidos de un rock latinoamericano influenciado por el la música del continente de los 70 y 80 pero que se cuida de no comprometerse con géneros: no hay necesidad de hacerlo, porque a la larga, si algún día quieren hacer un sonido cumbiero o champetuo en sus composiciones, los compromisos con un sonido particular lo impedirían. Así, es mejor mantenerse lejos de las autodefiniciones y con la libertad de experimentar. Sin ir lejos, “Si fueras”, su anterior sencillo, tenía una base de champeta que posteriormente mutó a un sonido rockero sin dejar atrás la influencia folclórica.

Mauricio Díaz, el productor, escuchó su primer demo y se animó a grabar con ellos un EP. Los ayudó a organizar ideas y allí nació “Tanta ficción, Lado A”, su primer EP grabado en Audiovisión. Su anterior sencillo, “Si fueras”, tenía tendencias pop más fuertes que “Televisión”, el más reciente, más rockero.  Un sonido que explora mucho, con letras cantables pero psicodélicas, con sonidos que se salen de las líneas del pop y a veces de la canción misma para lograr sonoridades envolventes que resultan en temas que aunque sean pop, son progresivos y propositivos.

Además, “Televisión” es también su primera canción con video, un tema que existía antes de formarse la banda, pero que al llegar presentarse al grupo tomó una forma más psicodélica. Como explica Montes, “La letra, que por cierto le da nombre a este primer EP, habla sobre la ficción, no como algo imaginario, sino más bien como una tergiversación de la realidad en temas como el amor, el deseo y la frustración”. El video, creado por el mismo Montes, fue hecho con imágenes de archivo de los primeros documentales sobre la televisión. Para el músico, “Fue interesante encontrar imágenes que al mismo tiempo relataban partes de la letra como <<… tanta ficción, quiero ahí estar>> y se ven soldados en una enfermería viendo a unas bailarinas”.

Otra particularidad de Mala Bengala es que en los créditos de las canciones todos se presentan como programadores. Eso se debe a que en la producción, todos metieron mano en la programación. Sin embargo, a Daniel le gustaría que todos llegaran a tener un computador y programar además del instrumento en escena, pero eso, al menos por ahora, es algo imposible por cuestiones logísticas, y sobre todo, porque lo central ahorita es tocar las canciones para que el público las conozca, más que experimentar en el escenario.

Pero eso es una muestra de la idea tras la Mala Bengala: la unión del rock con lo electrónico y rítmico que evoca lo básico, lo tribal y étnico que lleva a entrar en trance. Una exploración de sonidos que no excluye sino que va presentando lo que la canción requiera. Hay una base rockera, pero que no se cierra, que sigue con las guitarras en el corazón para dar vida a cada canción.

Mientras tanto, están preparando el Lado B de Tanta Ficción, presentaciones, un nuevo videoclip y seguir haciendo crecer el lado más ecléctico de la propuesta: para Daniel, ya las tribus urbanas han relajado su radicalidad, y hasta los punkeros escuchan reggaetón cuando están de rumba. Por eso, una propuesta como la de Mala Bengala resulta tan interesante, porque esos radicalismos están quedando atrás, y un sonido ecléctico, diverso y rico en matices como el de Mala Bengala puede llegar a cualquier oído, a personas que quieran mucho más que limitarse a géneros o sonoridades específicas, sino que quieran vivir la música.

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario