Revista El Muro

Te presentamos tres películas tan malas que simplemente no podrás dejar de verlas

Por: Alvaro Vanegas

@alvaroescribe

Creo que cualquiera que ame el cine se sentirá identificado conmigo. Hay una lista, muy corta —mucho más corta de lo que uno quisiera, en todo caso— de películas que para el gusto personal del cinéfilo son realmente buenas. En mi caso puedo nombrar sin pensar demasiado a “El Club de la Pelea”, “Her”, “Asuntos Pendientes antes de Morir” o “Relatos Salvajes”, entre otras. Películas que por una afortunada combinación de calidad cinematográfica y el momento particular de  nuestra vida en que las vimos, nos hicieron vibrar, calaron para bien y para siempre. La sensación después de hacer uno de estos hallazgos es deliciosa, casi adictiva, y por eso vivimos en la constante búsqueda de la siguiente película que nos haga experimentar de nuevo tanta dicha. Pero claro, en esa búsqueda uno también se encuentra con la otra cara de la moneda, aquellos bodrios que se atraviesan en tu camino y que generalmente te toman desprevenido. A veces dan rabia, pero casi siempre dan risa, y hay unos cuantos de estos despropósitos que son tan malos que cada minuto que se pasó viéndolos valió la pena. Sí, hablo de esas películas que uno termina recomendando no por buenas, sino por estar tan plagadas de errores que son hilarantes. En los últimos diez o doce días me topé con 3, sí ¡3 de estas “películas”!

La mejor parte es que se las recomiendo si tienen ganas de reírse un rato y son capaces de soportar la vergüenza ajena. Las presento en orden descendente, de la mala a la más mala.

  1. LEFT BEHIND

Esta película, traducida en Latinoamérica como “El Rapto”, nos cuenta la historia bíblica, (asumo que es bíblica), según la cual en cierto momento todas las personas buenas serán llevadas al paraíso instantáneamente mientras todos los malos son condenados a seguir en la tierra para vivir 7 años de caos y dificultad.

No voy a detenerme demasiado en el aspecto cristiano, siempre con su Dios castigador que además cataloga a los seres humanos como “malos” o “buenos”, no es la intención de este texto, tal vez otro día. Más bien voy a hablar de la cadena de errores que hacen de esta película a veces un verdadero soporífero, y otras veces una payasada imposible. Podría nombrar los diálogos forzados, las inconsistencias en la historia, los pésimos efectos especiales, los personajes estereotipados o las flojas actuaciones, pero sería redundar. Esta película hay que verla como un todo. Un pésimo todo. Por algo fue una de las películas con más nominaciones en la última entrega de los premios “Razzie”.

El dato: Nicolas Cage, tan recordado por su extraordinaria actuación en “Leaving Las Vegas”, se despacha con otro de sus frecuentes intentos por dañar su imagen y protagoniza y produce esta película. Da risa, pero risa culpable.

  1. THE ROOM

¿Alguna vez escucharon hablar de Tommy Wiseau? Yo tampoco, pero este señor se gastó —botó a la basura— nada menos que U$6 millones en la producción, publicidad y distribución de esta sarta de incoherencias que él mismo escribió y protagonizó.

THE ROOM cuenta la historia de un triángulo amoroso entre una pareja y el mejor amigo de él. Pero por alguna razón hay otros dos personajes que no sirven sino para darle un aire surrealista al asunto, porque no aportan nada a la trama pero sí interrumpen de manera inusitada, como si fueran necesarios solo para rellenar páginas de guion. Los diálogos eran mejores en “Padres e Hijos”, las actuaciones son un insulto a la inteligencia de cualquiera, el sonido es un asco, el guión en realidad no llega ni a primer borrador y en general es tan pero tan mala, que una vez empezaste a verla, es imposible parar.

El señor Wiseau con su apariencia alienígena, hace quedar a Uwe Boll como un genio y a Ed Wood como Dios.

El dato: Tommy Wiseau se atreve a decir que todos los absurdos errores de su “película” fueron a propósito. Al estilo “Machete” o “Mars Attack”. La verdad es que semejante estropicio no puede ser fingido. Nadie te cree Wiseau.

  1. BIRDEMIC – SHOCK AND TERROR

Hay películas malas, están por ejemplo “Batalla Naval” o “Rápido y Furioso parte 200”. También hay algunas muy malas, por nombrar dos: “Crepúsculo” y “Batman y Robin”; también están aquellas que son tan malas que son buenas, como “Plan 9 del Espacio Exterior” o incluso “Zoolander”. Más allá están las que no merecen ni siquiera el apelativo de “Película”, como la que acabo de nombrar, “The Room”. Y luego, después de caminar sobre tanta mierda, está BIRDEMIC.

¿La historia? Es difícil precisarlo, pero lo voy a intentar. Un idiota del que no sabemos prácticamente nada, ni al principio ni al final, se tiene que enfrentar junto a su novia y dos niños a quienes encuentra por casualidad, contra unas águilas asesinas que hubieran quedado mejor de haber sido hechas en papel silueta. Esta tremenda estupidez, esta pieza de desesperanza, esta prueba de que los seres humanos merecemos la extinción, no tiene ni pies ni cabeza. La actuación del protagonista es tan pobre que resulta muy difícil creer que no fue adrede y los “efectos especiales” parecen hechos en Power Point. Les juro que hacer algo peor que esto va a estar muy difícil. Solo el sonido entrecortado ya da para pena de muerte.

Solo para dar algo de contexto, hay una escena que dura mucho, mucho tiempo y consiste simplemente en gente aplaudiendo sin ton ni son.

Si no es la peor película de la historia, (no tengo idea, podría haber algo peor por ahí dando vueltas), es, sin duda, una de las tres peores.

El dato: Tiene secuela. No, yo tampoco lo podía creer.

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

2 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario