Revista El Muro

Por: Sergio Leguizamon

@chechojajaja

 

Alguien me escribió esto al celular:

“Tengo un bóxer blanco con manchas cafés, de tan solo mes y medio. Si alguien quiere adoptarlo por favor escribir y/o pedir fotos, de lo contrario lo voy a botar a la calle”.

Pensé: un bóxer de mes y medio, blanco con café, lo van a botar a la calle. Qué triste eso. Yo lo adopto.

Me decidí a pedir información.

Quiero fotos.

Y me salieron con esto:

 

 

Lo peor es, que si es es un bóxer blanco con manchas cafés, pero no me lo imagino con

un nombre, ni con un collar, ni mucho menos sacándolo a pasear por la calle, ni llevándolo al veterinario a que le pongan vacunas. O de vez en cuando dejarlo dormir en mi cama, al ladito de la cabecera.

En verdad quería un perro, no para mi, sino para conseguir mujeres, ¿Ustedes nunca levantaron mujeres saliendo con perro cachorro en los brazos? Es muy simple:

Se consiguen un perro prestado, preferiblemente que se vea tierno (no pinscher, no chihuahua) Lo mejor es sacarlo cuando tenga sueño, previo déle de comer, póngale una cama cerca y cuando se eche, no lo deje dormir y sáquelo.

Las mujeres se enternecen viendo un infeliz perro dormilón caminando, así que usted sale con el perro, busca una chica bonita y deja ir el perro hacía donde está ella. Es probable que las primeras veces el perro no sepa hacía donde ir o se devuelva hacia donde está usted.  Lo mejor es tener paciencia porque también puede suceder que no vaya hacia donde la chica, sino que termine yendo hacia donde un chico. Esa es una situación incómoda, pero tranquilo,no se desanime, aprovéchela y permita que esas primeras veces sean de entrenamiento, háblele al chico, coquetéele, sean sensual, eso le servirá cuando el perrito decida enfilarse hacía una mujer. Ya superada la primera etapa, salga de nuevo a la calle, identifique su pretendiente y deje ir el animal. Si todo sale según lo planeado, la chica entrará en un estado denominado, “shock cuan plus canino o “maricada por el animal”. Usted lo notará porque se agachan y le preguntan disparates al perro: ¿Quién es un perrito hermoso? ¿Dónde está tu dueño? ¿Quién es un perro cochino que me aca…ba de cagar?

En ese punto usted debe estar a unos 10 metros aproximadamente del animal, vigilando las actitudes de la chica, deje pasar un minuto para  acercarse y diga con sorpresa:

¡Oh! pequeño demonio, aquí estabas, si a ti algo te pasa yo me muero.

Lo de pequeño demonio puede que no funcione, así que tenga frases extras como:

¡Ay! gracias al cielo estás bien.

Si esa no le funciona, diga:

Copito, menos mal estás en las manos de una niña muy hermosa.

(Copito, nombre ficticio del perro de esta historia. Si no le gusta ese nombre puede usar, cancerbero, hijo de belcebu. Si es un perro cojo, póngale, Falcao) Lo normal es que la mujer se ría y le diga:

Mira, aquí está tu Falcao.

Aproveche y dígale:

Gracias. Mira, él necesita una mamá, ¿no quisieras ser tú?

Ella responderá:

– Eres muy lindo, seguro que si.

Eso en el caso A, ahora veamos el caso B

Falcaoooo, menos mal estás en las manos de una mujer muy hermosa. Si algo te pasa yo me muero.

Lo normal es que la chica diga

Vea irresponsable, a su perro casi lo coge un carro, desconsiderado, hasta me cago y todo, yo creo que tiene moquillo.

Lo siento, te agradezco y mira, él necesita una mamá, ¿no quisieras ser tú?

¿Me vio cara de perra o qué? Madure.

En ese caso no está todo perdido, salga con algo ágil y gracioso, quizás le pueda funcionar:

No, pero podemos hacer una linda familia, guau, guau.

En fin, si ya todo está perdido nos queda simplemente recibir el perro de sus brazos. Atención: Por lo general cuando una mujer consiente un perro, lo hace aprisionando el animal contra su pecho. (Como si el perro lo fuera disfrutar, jah!)

Lo que debe hacer es lo siguiente, finja falta de motricidad e intente prolongar sus manos lo más que pueda hacía ella, así la chica retirará unos pocos centímetros de su pecho al perro, que es el espacio suficiente para que usted haga el amague de recibirlo no sin antes agarrarle las “piruchas”. (Piruchas es un nombre folclórico que se le da a las tetas, también puede ser el nombre para una perrita).

En conclusión, lo mejor para las manchas amarillas en la ropa es limpiarse bien la cola para que dejen de hacer ese chiste pendejo y así no jueguen con los sentimientos de las personas.

¡Quiero un bóxer! ojalá blanco

 

{fcomments}

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

una opinión¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario