Revista El Muro

 

ABUELA MARGARITA

Curandera y guardiana de la tradición Maya

 

En este mes de Marzo, quise escribir para la Revista el Muro un breve artículo sobre la Abuela Margarita, quien a través de sus cantos y pláticas deja una semilla de Amar, Valorar y Honrar todo lo que nos rodea incluyéndonos a nosotros mismos. En sus viajes comparte no solo su sabiduría sino sus cantos y ceremonias. 

Con 71 años y nacida en un campo de Jalisco (México), viuda, con dos hijas y dos nietos, es una mujer que es ejemplo de empoderamiento.  Sus ojos azules, su piel blanca pero nutrida por el sol, su cabellera blanca y una sonrisa fresca y amorosa, siembra y expande sus enseñanzas para ayudar a recuperar con ritos ancestrales la memoria celular de quien es el ser humano.

El mensaje que lleva es sobre el despertar femenino, ella dice: “La misión de la mujer es enseñar al hombre a amar. Cuando aprendan, tendrán otra manera de comportarse con la mujer y con la madre tierra. Debemos ver nuestro cuerpo como sagrado y saber que el sexo es un acto sagrado, esa es la manera de que sea dulce y nos llene de sentido. La vida llega a través de ese acto de amor. Si banalizas eso, ¿qué te queda? Devolverle el poder sagrado a la sexualidad cambia nuestra actitud ante la vida. Cuando la mente se une al corazón todo es posible”.

abuela2

Para la abuela Margarita el despertar femenino se da desde la mujer, pero el femenino tiene un relación muy directa con el corazón, por ende es cambiar las emociones en amor.  Sus pláticas del despertar son tanto para hombres como mujeres, pues es realizarse con amor.  “El amor no es solamente la sexualidad, sino la disposición para amar.  El ser humano nace con dos posibilidades el amor y el miedo, por lo tanto debe darle poder es al amor”. 

Su vida llena de aprendizajes y de momentos con grandes seres, como su bisabuela de quien aprendió mucho y como dice ella, “fue una mujer mágica, curandera, milagrera”, le dejó un legado que hoy ha ido repartiendo a través de las ceremonias de temazcal, donde siembra salud y conocimiento.  Practica los círculos de danza del sol, de la tierra, de la luna y la búsqueda de visión. Pertenece al consejo de ancianos de América.

Abuela Margarita, una mujer curandera que valora y respeta los cuatro elementos,  porque ellos tienen la sabiduría de todo el cosmos, y es de quienes ha aprendido algunos secretos del universo.  El fuego ocupa el cien por ciento dentro de cada ser.  El aire son las maneras de pensar y ascienden si se es ligero. Del agua el ser humano está compuesto el 80% que son los sentimientos y se evaporan.  Y tierra es el menos del 20%, a lo que ella pregunta ¿Qué te cuesta cargar con eso? Dice la abuela. Con respecto a la tierra ella explica: “El cuerpo que es la tierra, es decir, el 20% de la composición del ser humano es para honrarlo y valorarlo”. 

Tiene un altar en su casa con su foto, le pone flores y le canta.  Dice “Cuando quiero algo me lo pido a mí misma”.  Es respetar lo que somos y somos tierra, cosmos, gran espíritu. Y cuando hablamos de madre tierra, también hablamos de la mujer que debe ocupar su lugar como educadora.  Hay muchos creyentes que ruegan a Dios, y Dios no les concede.  Porque una cosa es ser limosnero y otra, ordenarte a ti mismo, saber qué es lo que necesitas.  Muchos creyentes se han vuelto muy dependientes y el espíritu es totalmente libre, eso hay que asumirlo.  Han enseñado a adorar imágenes en lugar de adorarnos a nosotros mismos y entre nosotros.”

abuela4

Respondiendo a una pregunta ¿Qué merece la pena?  Ella dijo: Cuando miras a los ojos y dejas entrar el otro en ti y tú entras en el otro, te haces uno. Debemos entender que somos seres sagrados, que la tierra es nuestra madre y el sol nuestro padre. Hasta hace bien poquito los huiloches no aceptaban escrituras de propiedad de la tierra ¿Cómo voy a hacer propietario de la madre tierra? Decían.

Propone que veamos a los genitales como partes sagradas de nuestros cuerpos. Que les quitemos el peso de las influencias que los denotan como pecado y asco.

La abuela es una sabiduría de integración con los elementos de la naturaleza. Su mirada sabia y hermosa en las relaciones humanas, le da forma de ser y estar en la vida terrenal.

La abuela siempre hace cantos, es como una forma de oración y de agradar al gran espíritu donde su propósito es fortalecer y agradarse a sí misma en unión con el cosmos. A continuación una pequeña frase de uno de sus canticos.

“Luna llena, luna llena, lléname, lléname de amor (bis)

Abuela luna, abuela luna, cambia mis sentimientos en puro amor (bis)”

 

La abuela Margarita en todas sus charlas siempre finaliza con una invitación a todas las personas que han asistido y es:

“Recuerda la vida es preciosa, la más grande tarea es amar y ser amado. Recuerda la vida es preciosa, la más grande tarea es amarme y valorarme. Recuerda la vida es preciosa, la más grande tarea es amar y valorar todo lo que me rodea.”

 

“Cuando las mujeres podamos amarnos, valorarnos y honrarnos a nosotras, vamos a poder enseñar a los hombres y a los niños a amarse, valorarse y honrarse. Las mujeres somos educadoras.”

 

La mujer tiene que empezar a valorarse, amarse y a honrarse. 

 

Quiero decirle algo a todo el mundo… dijo la abuela en una entrevista.  Y esto es lo que ella dijo:

“Que pueden usar el poder del Gran Espíritu en el momento que quieran. Cuando entiendes quién eres, tus pensamientos se hacen realidad. Yo, cuando necesito algo, me lo pido a mí misma. Y funciona”.

 

Entrevistas tomadas de la Revista la Vanguardia y el blog http://mujerescirculares.blogspot.com.

 

Imágenes tomadas bajo licencia creative commons de:

www.photoree.com/photos/permalink/2272657-65107251@N00″>http://www.photoree.com/photos/permalink/2272657-65107251@N00

http://concienciacritica-maia.blogspot.com/2013/01/abuela-margarita.html

http://www.revalorizandoam.org/blog/2012/07/la-abuela-margarita/

{fcomments}

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario