Revista El Muro

La idea terminó por estallar en la cara de su creador. Aunque pretende sacarle (más) plata.

Cuando un troll funda un negocio para trolear a los demás, puede tener tanto éxito que su idea se vuelva en su contra. Mathew Carpenter creó un sitio web en el que, con un lenguaje bastante fuerte, prometía enviar brillantina (o escarcha como la llamamos en Bogotá) a los enemigos por una sencilla razón: Carpenter odia la escarcha, llamándola “el herpes de las manualidades”. Así que al enviárselas al enemigo, llenará de escarcha su casa, ropa y cuerpo y tendrá que verla por semanas antes de terminar de limpiar. Y todo por tan solo 10 dólares autralianos que servirán para envíos a cualquier lugar del mundo en el más completo anonimato pero acompañado de una cartita que le explica por qué se ganó ese castigo.

Así seponen los enemigos.Imagen: shipyourenemiesglitter.com

Así se ponen los enemigos.Imagen: shipyourenemiesglitter.com

Aunque hemos hablado recientemente de otros usos para la escarcha, tal como usarla para brillar la popó,  la idea gustó tanto que el sitio obtuvo 1,3 millones de visitas en el primer día y tantas órdenes que Carpenter tuvo que rendirse, según The Huffington Post. Tras obtener casi 2300 órdenes, Carpenter cerró los pedidos. Tuvo tanto éxito que ahora pasará semanas rodeado de su némesis: escarcha. Pero no se desanimó. Ve que su idea es tan buena (al menos mientras dure la novedad) que decidió vender su compañía, pues no puede dedicar tanto tiempo a lo que inicialmente iba a ser su proyecto alterno. Es decir, su idea para hacer el mal fue tan buena que le explotó en su carota.

¡Qué cantidad de resentidos a nivel mundial!

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario