Revista El Muro

 

Gustav Potthoff es un declarado ateo de 51 años residente en Orlando, Florida,que intentó matar a su roommate Raymond Hernandez. Y aunque los apartamentos compartidos muchas veces terminan en pensamientos de asesinato, El sr. Pothoff los intentó hacer realidad de la manera más inusitada y por la razón más rara. Creyó que su compañero era Jesús e intentó apuñalarlo con un cuchillo para mantequilla.

Gustav Potthoff, la competencia de Judas y Poncio Pilatos

Según el reporte policial, Potthoff lanzó una copa de vidrio a Hernandez cuando este se dirigió a la cocina a tomar algo. Después, lo intentó apuñalar con un cuchillo para mantequilla, pero hernandez salió ileso de ambos ataques. Según la víctima, el asesino le dijo que él era Jesús y por eso debía matarlo, según reporta The Huffington Post.

Aunque el acusado no nombró a Jesús en su declaración (que cambió en múltiples ocasiones), el asunto religioso volvió a la mesa cuando Potthoff exigió que su abogado de oficio fuese ateo. El juez le dijo que si deseaba un abogado ateo, tendría que pagarlo él.

Información via The Huffington Post

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario