Revista El Muro

 

 

Por: Bibiana Rueda

Unas personas se admiran increíblemente cuando se les habla del tema, otras lo ignoran, otras hacen un gesto desagradable con su cara refiriéndose a la pregunta y hay los que simplemente se  quedan mudos y no saben que decir.

Respuestas como: “es algo doloroso”, “es asqueroso”, “¿Por qué me preguntas sobre eso?”, “es penoso”, “debería acabarse”, “es cochino”, etc., rondan la pregunta formulada a hombres y mujeres sobre la menstruación. Estas, y muchas reacciones negativas más, son lo que provoca el tema de la menstruación, el ciclo de sangrado mensual de la mujer, (de toda mujer) que inicia con la pubertad.

 menst1

Alrededor del periodo menstrual, nos encontramos con imaginarios, ideas y creencias bastante salidas de contexto y lastimosamente negativas. La idea acá no es volver a la clase de biología para explicar qué es el ciclo, cuando inicia y el porqué de la sangre menstrual; el propósito de este artículo es evaluar cuantos de nosotros y por qué razón tenemos imaginarios negativos alrededor de la menstruación, por qué siguen haciendo los comerciales de toallas higiénicas con líquido azul, y por qué a muchas mujeres nos avergüenza un ciclo tan normal y natural, al punto de no hablar de ello y casi aborrecerlo y sufrirlo en silencio.

 

La menstruación hace parte de nuestra biología natural, es un símbolo de fertilidad y buena salud, a las mujeres nos define como tales y nos recuerda el ciclo de cambio y renacimiento cada 28 días, más exactamente, cada cambio lunar, pero socialmente en algún punto de nuestra evolución involutiva, decidimos hacerlo parecer sucio, avergonzante y negativo, al punto de que existen médicos que realizan cirugías a cientos de mujeres cada día para quitarles su periodo menstrual, desconociendo e irrespetando la importancia de este.

 

La idea es que como mujeres nos empoderemos y nos aceptemos cíclicas, cambiantes y con periodo menstrual, ya que de esa manera también los hombres aceptarán en amor esta realidad sin negarla ni aborrecerla; También que nos permitamos ser honestas con nosotras mismas sobre nuestros cuerpos, admirándolos como templos de Dios y no desdeñando una condición física perfectamente diseñada. La menstruación es una realidad, dejemos de ignorarla, hablemos claro a las adolescentes y empoderemos a las niñas de su feminidad para que desde su primera menstruación se sientan felices y tranquilas y no crezcan como neuróticas mujeres que se odian cada 28 días. A los niños, demos herramientas, información y guía, no tapemos el sol con un dedo, porque la ignorancia fomenta las creencias irracionales acerca de temas tan naturales y sencillos, seamos abiertos y aceptemos nuestra naturaleza animal, ¡porque aun menstruando somos perfectas!

Imágen de introducción tomada bajo licencia creative commons de http://www.beautyandgroomingtips.com/2012/10/top-10-tips-to-say-goodbye-to-acne-forever.html 

 

 

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario