Revista El Muro

Hablamos con Carolina y León de Metropolitan, una interesante propuesta musical de la ciudad de Medellín, sobre la banda, su historia y su papel como independientes en la industria musical.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Metropolitan es el proyecto que nació cuando Roberto Aguirre y León Correa, dos guitarristas, decidieron hacer música hace unos 11 años. Ambos permanecieron durante todo ese tiempo viendo ir y venir músicos en su alineación mientras esperaban a que apareciera la agrupación ideal para su proyecto. Y sólo hasta 2014 llegó Carolina Dávila (voz), luego Andrés Baena (bajo) y el año pasado se unió Efraín Cortés en la batería para conformar la agrupación que finalmente vería la luz bajo el nombre de “Metropolitan”, fruto de años de experimentación y paciencia.

El sonido de Metropolitan es bien particular y tiene un sello muy característico. Aunque claramente hacen rock, se dejan llevar por sus influencias y gustos musicales. Cada uno tiene estilos e intereses distintos a los de sus compañeros, por eso su música da vueltas por el Indie rock, post punk, new wave, rock de los 90 y el 2000, metal progresivo, latin jazz… una configuración de sonidos que ha dado pie a contenidos muy propios y que además están muy bien pensados: hay temas que han durado hasta cinco años en proceso de composición y arreglo en un trabajo colectivo, una incesante exigencia de calidad con sus propios trabajos.

Pero no sólo la música ha influenciado los sonidos de Metropolitan, la literatura juega también un papel crucial en la construcción de sus sonidos. Les ayuda a elegir qué tipo de historia quieren contar y cual será su estructura. Ray Bradbury, por ejemplo, ha sido una gran influencia para la construcción de sus letras, jugando en gran medida a meterse en la historia que se entrelazan con sus historias personales. Así mismo, encuentran gran apoyo en la literatura para el trabajo conceptual y visual de sus trabajos. Todo esto se ve plasmado en su trabajo “Trasmission”, un trabajo muy propio pero con muchas fuentes de información con un arte retrofuturista y rock “indie-aleternativo” para ambientar historias distópicas combinadas con vivencias personales. Cinco cortes contundentes producidos en iO Recording por Mauricio Serna.

 

La creación de su más reciente sencillo y lyric video, Once, incluido en su primer EP recientemente lanzado Transmission, es ejemplo de su proceso creativo: primero, cada quién graba ideas y se reúnen a compartirlas, en este caso Leo fue quien propuso la base de las dos guitarras. Luego, se reúnen, eligen y trabajan sobre los temas seleccionados para hacer los arreglos y el resto de instrumentación. Dado el tono tan íntimo de “Once”, Carolina eligió una historia más personal para crear la letra: no son frases sueltas, sino la descripción de ese momento en que se logra conectar con alguien, con quien se quiere viajar y seguir en el camino. En este caso es la historia de esa conexión en una noche que dura hasta el amanecer con seres queridos, amigos o parejas.

El concepto del lyric video nació de una reunión en el estudio de TV de la Universidad Luis Amigó, tenían algunas ideas previas pero nada muy claro, no hubo mucho tiempo para planear. Así, grabaron muchas tomas que no vieron la luz, porque cuando revisaron todas las escenas que tomaron, vieron que las que mejor funcionaban eran las que salieron al aire, las individuales en las que se ve un performance más natural de la agrupación, con un toque más íntimo como el de la canción. Y así, experimentando, decidieron darle ese toque de cine antiguo que se acomoda tan bien a la canción.

La agrupación se llama “Metropolitan”, pero ese nombre no tiene nada que ver con Medellín. Tiene que ver, claro, con que viven en una ciudad, pero también con su sueño de visitar muchas ciudades, con que su música es muy citadina y además su gusto por la película “Metrópolis”. Todo eso los guió para elegir el nombre, pero la decisión también estuvo influenciada porque, más allá de su afición al arte, “Metropolitan” es un nombre que se entiende en inglés y en español, dándoles así la posibilidad de llegar a otros países con su música, y esa ha sido una constante en la elección de los nombres de la agrupación y sus títulos. Las palabras “Transmission” e “Inferno” son ejemplo de esta idea, aunque no siempre pueda lograrse… Pero “Once”, aunque suene a número, no se acopla mucho a ese concepto.

Metropolitan nace en el seno de la tradición rockera que se ha dado en la capital mundial del reggaetón. Los rockeros siguen siendo minoría aún, pero a pesar de la gloria de los 80 y 90, apenas están retomando, aprendiendo a ser una escena colaborativa tras haberse descuidado como escena tras haber contado con agrupaciones como bajo Tierra, Ekhymosys o Estados Alterados. Hay mucho por hacer, entenderse como industria y superar el “metalmedallo” y el “punkmedalle” para crecer, pues sin demeritarlos, son sonidos con varias décadas de existencia. Así mismo, hay aprender de otras escenas que hacen muy bien su tarea como industria (el reggaetón, por ejemplo) para crecer como banda y ayudar a crecer la escena. Su intención es ayudar a    esa evolución musical, proponer sonidos nuevos y lenguajes, además de apoyar más lo local como público para difundir el talento local y así hacer crecer una escena sana.

Sin embargo, la gran industria de Reggaetón y su gran público, sus alcances y avances no son para desestimar y simplemente mirar por encima del hombro. Particularmente en Medellín, este género musical ha creado un nicho enorme, en todo lado se escucha y hasta artistas del género se han ido a la Ciudad de la Eterna Primavera a probar suerte. Eso no quiere decir que haya que pelear contra esa industria, pues aunque sea tal vez necesaria mayor equidad, se puede aprender mucho de sus experiencias y forma de trabajar. Y esto aplica no sólo los rockeros, sino el hip hop, el metal, el punk, la cumbia y el jazz, y en general todos esos sonidos y colores que componen un mundo artístico rico y diverso, y que merecen mayor participación y acceso para que los colores y sonidos que proponen tengan cabida en la escena nacional, no sólo en el underground.

Pero más alllá de la importancia del manejo de la agrupación dentro de una industria, a Metropolitan les interesa que su sonido sea reconocido como algo propio, sin importar su lugar de origen. Cantan en inglés porque muchas de sus influencias son en ese idioma y escuchaban música anglo incluso antes de conocer los sonidos locales. Eso los llevó a adaptarse a tocar en ese idioma, La costumbre creó la afinidad al escuchar y componer. No quiere decir que jamás vayan a escribir en español, peor por ahora les interesa que los escuchen en un lenguaje con más alcance. Su sonido, por ahora, se acomoda al inglés, y no serían la primera agrupación colombiana en cambiar de idioma cuando quieran hablar en español.

Pero por ahora, quieren mostrar su trabajo en el país. Están organizándose y buscando espacios para tocar donde puedan vender copias físicas de sus discos. Además, seguir aprendiendo de los elementos necesarios y diferentes a la música para tener un proyecto musical reconocido y del que puedan vivir. Lanzar un video o dos más para cerrar el EP y seguir trabajando, sobre todo, haciendo conciertos, girar en otras ciudades, tocar en festivales y gestionar su proceso como banda para crecer y estar activos en la escena no sólo local, sino nacional y así llegar a tener un proyecto musical estable, sólido, redituable y sobre todo, de gran calidad.

Los dejamos con el video lyric de  “Once”

Para saber más, sigue a Metropolitan en

 

                        

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario