Revista El Muro

 

 

Por: Samuel Arango

samuelarangoh@gmail.com

 El fresco de la montaña verde manizaleña y las “pintas” propias del rock, fueron el marco para la celebración de la octava versión del Manizales Grita Rock, festival que congrega anualmente a miles de “rockeros” en busca de sonidos fuertes, emoción y tal ves fiesta, pero sí seguro mucho ‘rock and roll’.

 En un escenario con un sonido tronador y luces que en la noche subieron las emociones de los asistentes, dejaron ver toda su energía; punketa, metalera, skatera -entre otras- las treinta y una bandas nacionales e internacionales, que pasaron por este escenario los días 16, 17 y 18 de agosto en el Expo ferias de esta ciudad.

 mgr0Allí se dieron cita los sonidos de este género, movimiento, estilo de vida; para que en un fin de semana con un poco de lluvia, hermosos atardeceres y algo de niebla, se sintiera el poder y la energía de miles de jóvenes, y no tan jóvenes, que gritando, saltando, “bandeando” y “pogeando”, se pusieron en manos de los potentes sonidos de las bandas asistentes.

 El gran parche del D.F., Panteón Rococó, fue el encargado de dar cierre al primer día de fiesta, por medio de una contundente presentación con mucho ska, cumbia y con todo el espíritu popular latinoamericano de sus mensajes. En ellos el público tuvo un show potente e inspirador, donde algunos de los músicos del Panteón, no dudaron en arrojarse a la multitud a festejar con la gente, unidos, tal y como lo refieren sus letras.

 El segundo día fue menos bailable pero no menos potente y contundente. Versos como: “Ellos me tiene secuestrado privado de mi libertad voy de fósil y camuflado me obligan a dispar”, de Los Suxioz -banda de punk de Medellín- le dieron el toque de inicio a la tarde para que en la noche, al llegar al cierre, el Manizales Grita Rock estallara con las fuertes guitarras, los veloces dedos entre cuerdas luminosas y los movimientos característicos en escena de Suicidal Tendencies. La banda californiana literalmente se paseó por el escenario entregando sus éxitos, entre ellos algunos que datan de los ochentas, los cuales actualmente son clasicos de su género.

 Y para finalizar el masivo festival, el domingo de metal tronó en el cielo manizaleño con todo el poder y el pesado sonido de bandas como Carcas de Inglaterra y Entombed de Suecia que hicieron explotar el escenario del Grita Rock con su potente sonido y su espectacular puesta en escena. Así la noche finalizó desfogada, descargada y muy pogeada, una noche de cierre de festival que estuvo a la altura de las dos anteriores.

 mgr3

La octava versión del festival Manizales Grita Rock definitivamente es una buena señal para saber qué esperar en las próximas ediciones: excepcionales bandas por medio de enérgicas presentaciones. Este festival sigue encaminandose a ser uno de los más comentados del país, uno de los más “pogeados”, uno de los más bailados. Esto, entre otras cosas, gracias a la gestión y entrega de sus  organizadores, quienes anualmente intentan darle a Manizales lo mejor del género rock a escala internacional. 

 

 

 

fotografías: Guillermo Castaño Velez. http://www.flickr.com/photos/memocvelez/sets/72157621131068480/. Reproducidas bajo aurtorización

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario