Revista El Muro

 

Por: Bibiana Rueda

 

Miranda Gray siempre ha tenido una relación muy fuerte con lo divino y lo femenino. Desde los 10 años pintaba imagines de diosas, a pesar de no haber nacido en una tradición spiritual que abrazara la divinidad de lo femenino. Pero fue hasta sus años en el Art College que se empezó a dar cuenta de que su creatividad fluía mejor en ciertos momentos del ciclo menstrual, al igual que sus emociones, habilidades, energía y percepciones. Y así, reconoció las ventajas de cada fase de su ciclo. Cuenta, por ejemplo, que en la fase pre-menstrual es cuando tiene mayor facilidad para escribir.

Es por eso que Miranda se ha dedicado a escribir para permitirle a las mujeres a comprender sus  ciclos menstruales. En su primer libro, “Red Moon” (Luna Roja), intentaba entender y entenderse como mujer cíclica (en contraste con el hombre, que es lineal). Su siguiente libro, “The Optimized Woman) (La Mujer Optimizada),  da un plan práctico de vida y trabajo de acuerdo con las diferentes fases de su ciclo menstrual y los beneficios que cada una de ellas trae. Su último libro, llamado “Spiritual messages for Women” (Mensajes Espirituales Para Mujeres) ayuda a las mujeres a conectarse con su Divinidad Femenina en cada fase de su ciclo, pues así como cambia su cuerpo, cambian también sus necesidades espirituales.

Además de escribir, Miranda ha dictado talleres sobre feminidad y es Maestra Reiki desde hace más de 16 años. Tras la publicación de “Red Moon”, una amiga le sugirió que creara un taller en el cual además de  enseñar a las mujeres a empoderarse de su ciclo menstrual, también podría darles algo de energía sanadora para sus úteros. La idea quedó allí durante varios años, pero con el tiempo creció y Miranda decidió crear una actividad que más que sanar, ayudara a las mujeres a conectarse con su divinidad femenina, con su ser. Y así nació en 2012 la Bendición del útero.

 

rennes2012

 

En Palabras de Miranda: “La bendición del útero es una afinación que eleva los niveles vibracionales de la mujer sanándola a todo nivel y conectándola profundamente con su Divinidad Femenina, además, despierta, libera y valida su feminidad en todas sus formas. Es una re-alineación que regresa el útero de la mujer y su feminidad a su sagrada consciencia. ¡’Bendición del útero’ es un pequeño nombre para todo esto! Es una bendición para nuestra feminidad, un regreso a la autenticidad, fuerza, belleza y sacralidad de las energías que tenemos como mujeres. La bendición trabaja con el centro energético del útero y en todo aspecto de nuestra feminidad, por lo que las mujeres no necesitan tener un útero físico o un ciclo para poder tomar parte”.

Inicialmente, Miranda invitó a 20 mujeres a tomar parte de la bendición, pidiéndoles que reenviaran su correo a quienes pudiesen estar interesadas. Y ese grupo de 20 se transformó en uno de 6029, aunque Miranda no esperaba llegar a más de 50. Para la segunda Bendición, el grupo creció a 18.500 y actualmente la familia de la bendición del útero es de más de 43,500 mujeres. La inscripción es gratuita y se imparte en diferentes horarios e idiomas para que pueda beneficiar a mujeres de todo el mundo. Además, se hacen dos meditaciones: una previa para prepararse para la bendición, y otra posterior para compartir con el mundo la energía recibida.

Durante la bendición, muchas mujeres se han sentido cómodas con su feminidad por primera vez en su vida.  Algunas siente mucha paz, mientras otras sienten la necesidad de bailar para canalizar la energía sexual que se ha despertado. Así mismo, algunas otras tienen una sensación física en la parte inferior de su abdomen. Es común, también, que el ciclo menstrual se altere ligeramente, pues la bendición trabaja no sólo en los cuerpos energéticos, sino que también trabaja sobre el cuerpo físico.

brittany2013

 

La bendición del útero ha ayudado a muchas mujeres a sanar su relación con sí mismas y con los miembros femeninos de su familia. Ayuda a liberar el pasado, y a dejar de lado el stress y la culpa por no ser lo que el mundo espera que se sea. Incluso, ha habido bendiciones que han permitido el nacimiento de bebés, pero también mujeres que han dejado de intentar tener hijos, pues se han hecho conscientes de su camino en la vida y de sí mismas.

 Inicialmente, el grupo eran apenas Miranda y su esposo. Sin embargo, ante el crecimiento de la bendición a nivel mundial, actualmente está preparando “Moon Mothers”, mujeres que están canalizando y practicando la bendición del útero en todo el mundo. Cada una es libre de asistir a las mujeres que lo necesiten según su propio interés: hay quienes se centran en las mujeres que llegan a la menopausia, y quienes se encargan de ayudar a entrar en la pubertad a las niñas, utilizando la bendición como un acto ritual. Algunas viajan, algunas la ofrecen en donde viven…. Pero son ya más de 400 Moon Mothers entre los 23 y los 78 años en 27 países del mundo.

 En retrospectiva, Miranda ve su papel como Moon Mother de manera muy sencilla: considera que su función es ayudar a las mujeres a despertar. Ella no es más que la chispa que encendió la llama, pero son las mujeres en la familia de la bendición de útero quienes han alimentado y esparcido el fuego por el mundo. Trabajan juntas, como una gran familia.

Para saber más, visita:

Página de Miranda Gray (en español):

http://www.mirandagray.co.uk/register.html#spanish

Sus obras están disponibles en las librerías La Era Azul y Panamericana en Colombia.

Fotografías:  Miranda Gray. Reproducidas bajo autorización.

Bibiana Rueda es una escritora invitada a la revista

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario