Revista El Muro

Tras tratar de elegir trabajos musicales, Mauricio Moreno cuenta por qué considera que 2014 fue un excelente año para la música.

Por: Mauricio Moreno

Con Alvaro (así, sin tilde) hablamos de hacer tops de final de año. Yo me encargaría de la música y él de las películas. Pueden ver su texto aquí.

Y ya iba a empezar, pero llegó mi conciencia a decirme “¿se chifló?”, y tiene razón. No escuché y mucho menos reseñé todo lo que pasó en el mercado nacional y menos internacional en 2014. Y no  puedo hacer una clasificación de LPs, cuando pasaron muchas cosas en EPs, sencillos y hasta en videos y proyectos que empiezan. Y también se dificulta esta tarea por cuando la música no es sólo de discos, sino de eventos y festivales e incluso de contenidos sociales no-mamertos de los discos. Así que me metí solito en camisa de once varas.

Y aún más, sé que mi mamita será insultada por muchas elecciones que me gustaron mucho, pero que a otros les sonarán a guácala de perro. Y es que en últimas, como esto es música, depende mucho de gustos y decisiones personales con las que no todo el mundo estará de acuerdo. Por ejemplo, habrá quien crea que el reality de los cantantes (usted escoja cual) fue lo mejor que le pasó al país este año, o que el serrucho debe ser el nuevo himno nacional. Y lo más fregado es que no soy músico ni crítico musical, sino amante de la música, lo cual me da gusto, pero no las condiciones técnicas para entrar a decir cual es mejor o peor. Y mucho menos, escoger 10.

Pues bien., como Alvaro cumplió con su parte, ahora voy yo con la mía que sale hasta después de fin de año porque estaba de vacacio… perdón, porque hubo trabajos saliendo hasta final de año, como el de Burning Caravan. Y acá va, entonces, lo que en mi opinión es lo más re guash de la música que salió escuché en 2014. No está en orden, porque creo que no lo puedo imponer.

Discos

Para empezar, creo que Ama-Zonas de Dr. Krápula y el colectivo jaguar merece una mención que poco he encontrado. Es una reunión de estrellas haciendo música, y por una buena causa. Es un álbum con una interesante mezcla de sonidos e ideas que uno no se esperaría del ska punk de Dr. Krápula y una oportunidad para escuchar a Roco Pachukote cantando con Rubén Albarrán (lo siento, crecí en los 90). Un disco con consciencia, pero muy divertido y que regalaron con el periódico.

featamaz

Otro trabajo que merece mención por sus juegos con géneros y sonidos es “” de Latin Latas. Más allá de estar hecho a partir de elementos re-creados, es un trabajo que presenta a una banda joven, refrescante y con mucho por decir más allá del discurso de la protección del planeta. “Sé” es un disco muy interesante a nivel musical, muy bien hecho y con la participación de artistas como Chucho Merchán o Héctor Buitrago al que siento que la crítica no ha dado el lugar que merece.

latincent

No se puede dejar por fuera, de ninguna manera, a los que los vecinos conciben como lo mejor de 2014: el “Amor y Deudas” de Puerto Candelaria y el “This is Gozar” de Herencia de Timbiquí. Más allá de que ambos discos sean la absoluta locura y hagan bailar a un velorio, son trabajos que consolidan largas carreras musicales y acercan a las bandas a la “música conocida” de la radio. “This is gozar” marca la transición de una herencia que se internacionaliza y hace cada vez más importante en la escena nacional e internacional. Un disco lleno de gozadera y sabrosura que muestra la evolución de Herencia y que lo alternativo también puede gustarle a quienes les guste lo mainstream.

featherencia2

Por su parte, “Amor y deudas” es una gran fiesta de músicos alternativos que ponen a bailar cumbia a cualquier auditorio de ese absurdo país llamado Colombia, y además, reposicionando a un género que aunque lleva más de 10 años volviendo a sonar, apenas vuelve a ver la luz de la música más comercial. Es un trabajo que recupera lo mejor de los candelarios y lo mezcla con nuevos temas, casi todos tocados en compañía de grandes figuras de la música independiente del país, como el Callegüeso o Andrea Echeverri.

featcandelarios

En cuanto al rock, creo que el álbum de Lola Clap, Agua, pasó de agache. No por malo, de ninguna manera, sino que no lo vi en ningún top. Aunque me parece muy corto, es un trabajo absolutamente resaltable y que promete un gran futuro de una de las agrupaciones más interesantes en una escena muy interesante.

featagualc

Los elefantes, esos legendarios paquidermos del Ska, también mostraron su clase lanzando su demorado “Grandes éxitos de otros”, un trabajo que sin duda la saca del estadio con versiones fantásticas de clásicos del Jazz. Y el que crea que hacer eso es fácil, que escuche el Just a Gigoló de Calamaro… da pena. Sólo un genio del tamaño de Diamond Dave o el de los Elefantes podría hacerlo bien.

Y pasando un poco a otros géneros, quisiera destacar “Eau de Vie” de Mariazú, que salió a principio de año. Música consciente en francés, inglés y español que lleva a quien lo escuche por los sonidos del jazz y el activismo en un álbum muy bonito y bien elaborado grabado en la Sierra Nevada… tan grabado en la Sierra, que hasta se escuchan los pajaritos y algún músico se queja de tener hormigas en el micrófono.

featmariazu

Otros álbumes que vale la pena escuchar pero que no conozco completos son “Vivo” de la Chiva Gantiva (banda siempre muy interesante) y  el “Salvadora Robot” de Meridian Brothers, un interesante y siempre inesperado experimento musical. Y por supuesto el trabajo de Durazno: esos pelados son unos duros y hacen un pop bacanísimo. Así mismo, el “Esmeralda era un caballo” de Jardín Laser: el par de pistas que andan dando vueltas por ahí son muy buenas, y además tiene el sello de garantía de Andrés Gualdrón en la producción. También, el trabajo de Burning Caravan nos puede sacar de lo esperable y llevarnos a un viaje de mucha balcanbacanería. Espero poder presentarlos en la revista durante este año .

EPs

Hay dos trabajos que me han quedado dando vueltas en la cabeza desde que los escuché: “Pacific resistencia” de Mamba y “Ectoplasmina” de Flora Canibal. Mamba presenta una colección de sonidos muy interesantes que realmente se pueden llamar Rock Fusión… en serio es un sancocho de géneros que van desde el hardcore hasta el vallenato coronados por la voz de su vocalista. Es una gran banda a la que vale la pena ponerle mucha atención, que genera odios y amores, pero no deja al oyente como si nada.

featmamba

El folclor también se mezcla con el Trip Hop en la “Ectoplasmina” de Flora Canibal, una banda excelente y con muchísimo por decir, como quedó clarísimo en su presentación en Rock al Parque. Flora Canibal no es un proyecto cualquiera, sino que nace de la experiencia de Mauricio Ledesma y Tana Vallejo, nombres pesados en la escena. Música bien hecha, sabrosísima, interesantísima y que puede poner a bailar y cantar a grito herido a cualquiera.

featflora

También me parece interesante el trabajo “Flora” de Pedrina y Rio. Aunque me parece un poco apresurado llamar a “Enamorada” canción del año, si es un temazo. Mucho menos conocida es la voz de Rio, pero de todas maneras es excelente y promete que el disco que llegue será un excelente trabajo a dos voces. Son una agrupación que usando sonidos muy tradicionales latinoamericanos arrasaron este final de año a punta de talento. Puede parecer una fórmula probada: chica bonita, música pegajosa y letras divertidas, pero definitivamente hay muchísimo más en esta agrupación. Su EP se puede escuchar por Youtube y en definitiva es música que además de ser muy bonita que dará de qué hablar este año.

Otros que vale la pena escuchar son “El Sueño del Bocachico” que siento que presenta una Mákina del Karibe muy transicional por los cambios en su alineación, pero que vale la pena escuchar para especular el camino hacia la nueva república de Sudarán. Así mismo, el “Lepufology” de Goonight Bill presenta una propuesta muy interesante a la que habrá que ponerle atención. Y por último entre los EPs, el Ska sabroso de La Rural también merece ser nombrado en este apartado.

Curiosidades Varias

Un trabajo que salió en 2013 pero obtuvo reconocimientos en 2014 es “Behind The machine” de Choc Quib Town. Es un discazo y merece todos los premios posibles, además de ser un experimento musical muy interesante desarrollado por la banda con la producción de Juancho Valencia. Es bueno que se reconozca la calidad de trabajos como este, tanto entre la crítica como entre el público. Y ya que estamos en esto, es muy bonito ver la cantidad de nominaciones al grammy que obtuvieron este año los colombianos por hacer música que no es reguetón.

Otra cosa que podemos resaltar es la aparición del “proyecto 48”, donde los talentos nacionales se reúnen para hacer un tema en 48 horas. Este año se juntaron Herencia de Timbiquí y Puerto Candelaria creando el divertidísimo tema “Qué pasa en mi casa”. Vamos a ver qué pasa este nuevo año

Y otra cosa para resaltar son los remixes que está publicando Pernett en su Soundcloud  cada par de semanas, en los que da vida nueva a viejos temas de él o de otros. Pero más que eso, recordemos el paseo que nos dio el dueño de este inconfundible Afro por toda la tierra de maravillas del norte del país, y su participación en el disco de Phil Manzanera.  Muy buenas cosas para el país que vienen de la mano del barranquillero.

Un suceso con mucho menos público, que apenas empieza pero que promete mucho es el StEP Showcase de nuestros amigos de Radio Dali, Bison Estudios y Valquiria Visual. La idea fue convocar a 20 bandas, grabar un tema en bloque (es decir, todos los músicos al tiempo) y hacer que un excelente grupo de jurados y el público elijan quién se va a ganar la grabación de un EP de cuatro canciones. La cuestión es que en este caso, a diferencia de concursos similares, la inscripción es gratis y TODAS las bandas se quedan con la grabación de un tema, un video y su entrevista. Así mismo, es un importante documento histórico que permitirá en el futuro ver un poquito de este momento interesantísimo por el que pasa la música nacional. Es el tipo de apoyo que la escena independiente necesita para crecer, y que son los independientes quienes, con las uñas, le pueden dar.

Otra buena cosa que pasó  este año fue el regreso de Aterciopelados. Sencillamente, son la agrupación insigne del Rock Nacional y que en gran medida ha abierto la puerta y creado el camino para mucho de lo que hoy suena, tanto en el mainstream como en lo alternativo. Que regresen tras recorrer caminos individuales es una excelente noticia y que llena de expectativa  el panorama musical de 2015. Y perdonen la analogía, pero para mí es como si los papás del rock nacional se hubiesen divorciado y hubiesen decidido reconciliarse.

Y… ¿necesito nombrar a Rock Al Parque 2014? ¿o decir por qué fue un evento importantísimo?

Sé que quedaron muchas cosas por fuera. Espero que estas sean suficientes para que tengan un comienzo de año bien parrandero porque, ¿quién dijo que no se puede farrear en enero como si fuera diciembre? Tuve que dejar muchísimas cosas por fuera, pero esto fue lo principal de mi banda sonora en el 2014. Espero les haya gustado. A mí me gustó. Si no les gustó, pueden pasar sus quejas al mono de la pila. Insisto, en gran medida es cuestión de gustos.

Y bueno, ¿lo malo? Súbase a un bus y escuche música payoleada, hay un 98% de probabilidad de que sea una chanda que merece ser borrada de la memoria colectiva de un nuevo mundo que espero que algún día se construya sin serruchos. Pero que seguramente a sumercé le gusta porque le dicen que es lo único que hay…

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario