Revista El Muro

Hablamos con Martyn Jaramillo y Nach Pilonieta, quienes nos contaron sobre este interesante proyecto de rock fusión con raíces en Bogotá y Sibundoy.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

“Mr. Badulaque” es un proyecto musical que nació cuando Sebastián Linares y Martín Jaramillo retomaron lo que venía de un proyecto anterior y conformaron una nueva agrupación de rock con fuerte influencia de los sonidos andinos y del sur del País. Se llaman así porque siempre que la mamá de Jaramillo lo regañaba cuando ensayaba con sus amigos, le decía “ya se va a ensayar con los badulaques esos”. Un badulaque en términos coloquiales del sur del país es una persona vaga, sin oficio ni beneficio… el estigma que suele tener el rockero mechudo en la sociedad.

Ese término, muy utilizado en el Valle de Sibundoy (Putumayo) de donde es originario Jaramillo, le dio la idea del nombre pero tomado en sentido positivo: no como unos vagos sin oficio, sino como personas libres, que no tragan entero y luchan por sus sueños pero son estigmatizados por no estar dentro de lo común. Por eso, su música es una invitación a “Badulaquear”, a la consciencia, la crítica y a soñar imposibles. La agrupación está conformada por Nach Pilonieta (guitarra) Julián Manrique (Bajo) Sebastián Linares (Percusión) y Martyn Jaramillo (Guitarra electroacústica y armónica).

La propuesta musical de Mr. Badulaque es muy rica e interesante por las diferentes influencias que tiene cada miembro de la agrupación: La música latinoamericana, la tradicional colombiana, la de cantina, los sanjuanitos… pero también el rock tanto latino como inglés y estadounidense, así como el blues, el jazz y el funk. Esta particular y única fusión les ha dado un sonido muy peculiar que nace más del interés de hacer música sincera como grupo que de cualquier otra fuente. Aunque su propuesta tanto musical como estética está apenas en construcción, el concepto es sólido: un viaje entre entre lo rockero y el chamán urbano…. Son como el badulaque que no está vagando, sino que anda reciclando almas y sanando el mundo con su música.

badulaque2

Imagen: Ricardo Rodriguez Guzman . Reproducida bajo autorización de la banda

Los sonidos de Mr. Badulaque están muy influenciados por la poesía. En particular, el trabajo de Jimmy Sangre, un poeta de Palmira que participó en el proyecto anterior de Jaramillo y linares. Una forma de expresión con la que no sólo se acercan y enamoran al público, sino que pueden tocar temáticas profundas de manera agradable, llegando con suavidad al corazón por medio del oído y creando así consciencia. Este es el caso de, por ejemplo “Escuadrón oscuro”, su nuevo sencillo.

“Escuadrón Oscuro” nació en Palmira y habla del panorama de la violencia en esa ciudad (y el país), particularmente los escuadrones de la muerte (no sólo paramilitares sino de siempre). Es una canción directa cuyo sonido mutó bastante hasta que llegó a manos de Pilonieta, quien la reinterpretó y le dio un sonido fuerte y oscuro, directo y en la que se pueden escuchar voces de personas como Pablo Escobar o Jaime Garzón en el fondo, todo con el muy particular sello de Mr. Badulaque. El tema fue masterizado por Nacho Pilonieta (bajista de Sheep y Ex-tres) y el video se rodó en una finca por medio de la autogestión y el apoyo de los amigos. Pero en su repertorio hay más temas, la mayoría con tintes menos fuertes y  más influenciados por el sonido de los Andes.

Mr. Badulaque tiene la mitad del corazón en el Putumayo, una escena rockera que, aunque es pequeña, está creciendo. Según Nach, es necesario que las convocatorias nacionales rompan las fronteras locales e incluyan mayor intercambio entre las escenas de cada localidad para poder crecer en conjunto y no centrarse en las capitales más grandes. En el  Putumayo, por ejemplo, hay un festival que nació hace diez años, que inició con cinco bandas que se reunieron un cinco de enero y empezaron a tocar en una tarima. Con el tiempo, “Rock al Valle” se convirtió en un evento institucional que ya no está dando abasto ante la cantidad de propuestas, y además abriendo el espacio para nuevos festivales. Contrario a lo que puede pensarse, el público allá es abierto y receptivo a nuevas propuestas, algo que en el resto del país deberíamos aprender.

 

badulaque1

Imagen: Ricardo Rodriguez Guzman . Reproducida bajo autorización de la banda

En 2016 piensan grabar su primer EP, entre otros proyectos bastante interesantes, como la grabación de “Fervor”, su próximo sencillo, en Seventh Level Records. Así mismo, están nominados a dos categorías en los premios Subterránica de este año y participarán en un tributo underground muy especial del a una de las agrupaciones más importantes de la historia de Colombia. Por ahora, seguirán profesionalizando el proyecto y creciendo, moviéndose en medios y escenarios para darse a conocer y tratar de llegar a más consciencias… a más badulaques. Son una de esas nuevas propuestas que cada día crecen más y más en el ya rico circuito cultural colombiano.

Pero no quieren crecer por crecer sino crear consciencia en quien los escuche. Para ellos el arte tiene que ser responsable socialmente. Eso no quiere decir que tengan que hablar necesariamente de política, sino que es importante exista un mensaje más allá de la política: el ambiente, la dignidad, la humildad… por eso hacen rock, música para sacudirse, porque eso es lo que pretenden hacer, mover consciencias con un mensaje puede alterar e influenciar el cambio de la moral y la historia y que el rock ha perdido, pero que nunca ha desaparecido (piénsese, por ejemplo, el movimiento hippie). Pero no son una agrupación política ni contestataria,  sencillamente se conciben como una experiencia sonora que ayuda a la gente a curarse, a estar mejor, a cambiar su estado de ánimo, relajarse o exaltarse con el sonido s que buscan abrir la consciencia.

Así, han crecido y seguirán creciendo, siguiendo un constante aprendizaje, proceso en el que se han tropezado se han caído y se han levantado, y son conscientes de que se caerán y encontrarán altibajos y que seguirán aprendiendo, pero si hay pasión, si se estudia y hay preparación, cada piedra en el camino se convierte en un aprendizaje que permite crecer a este y cualquier proyecto. Nunca dejan de soñar, porque cada piedra en el camino se convierte en un escalón para dejar de ser simples personas… y convertirse en Badulaques.

Los dejamos con el video de “Escuadrón Oscuro”

Para saber más, visítalos en
botonweb botonfacebook botontwitter botonyoutube

 

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario