Revista El Muro

Hablamos con los hermanos Nea y Ale Agostini sobre su historia, su proyecto musical y las claves para el éxito en la música independiente.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

nea4Nea y Ale Agostini, hermanos nacidos en Chile, comenzaron en la música desde muy pequeños, cuando sus vecinos escuchaban y tocaban rock clásico, música de Iron Maiden, AC/DC y similares, haciendo que Nea, apenas un niño, se enamorara de sus sonidos. Con tan sólo 9 años y con esa influencia, empezó a practicar guitarra. Un tiempo después, Ale, un año mayor que él, empezó a practicar con la batería y así fueron participando de sus primeros proyectos musicales, acompañados de  los estudios en Escuela Moderna de Música de Santiago.

De su Chile natal, se mudaron a Italia a estudiar música en la Accademia Del Suono (Milano), pues su familia vivía allá. Pero un día, estando de vacaciones en Estados Unidos, vieron la oportunidad de audicionar en Berklee, el prestigioso College de música, y la aprovecharon. Unos meses después, los llamaron para anunciarles que habían sido admitidos, y dejaron todo para irse a estudiar en que es tal vez la mejor institución del mundo para los estudios musicales.

Inicialmente, Nea no cantaba. Pero tras años de ser músico de sesión y acompañar proyectos ajenos, decidió arriesgarse a cantar, a pesar de pensar que no tenía una buena voz, pues su tono es bien particular. Ale se le uniría un tiempo después, motivados ambos por la misma sensación: no querían ser simplemente un apoyo, sino que querían ser líderes de su propio proyecto, ser los front men de su banda.

Nea trabajó durante un tiempo para producir, en 2013, “Stay the same”, un EP de corte más experimental en el que mezclaba temas en inglés y español. Su peculiar voz, en ese momento apenas en proceso de educación, le llevó muchas críticas que aprovechó para mejora, contando con presentaciones en TV. Su hermano Ale se unió posteriormente y  lanzaron el trabajo “nos Movemos” en 2015, cuyo primer sencillo “Eres latina” ganó muchísima aceptación en radio, e incluso su música ha sonado en telenovelas.

Nea y Ale  acaban de terminar la gira de presentación por Latinoamérica de su trabajo “Te disuelves”, producido por el reconocido Sebastian Krys. Están viajando permanentemente entre Los Angeles y Chile, pues la cercanía con los sellos, disqueras, estudios y agrupaciones más grandes puede y está ayudándolos a sacar adelante el proyecto. Además, en su gira celebraban también la noticia de que su sencillo “estamos juntos” sobrepasó el millón de reproducciones en Spotify, mientras que “No me interesa”, su más reciente lanzamiento junto a Ximena Muñoz, casi alcanza las 200.000 visitas.

Para componer, Nea y Ale trabajan por separado, para luego unir ideas y hacer arreglos, cada uno desde lo que mejor sabe hacer, ya sean las letras,  o arreglos vocales, de guitarra y percusión. No tocan un género definido, aunque se puede encasillar como pop rock alternativo, pero tienen influencias tan diversas como el blues o la música electrónica, por lo que cada canción tiene ingredientes tan especiales y particulares que cualquier clasificación se hace insuficiente. Lo común a todas es la particular voz de Nea y el sello  particular que, aunque resulte indescriptible en palabras, se nota en cada una de sus canciones.

nea2Lo cierto es que al componer, y al hacerlo con tanta libertad, su música se siente honesta, algo que reconocen hasta sus más duros críticos. Esa autenticidad también se refleja en sus letras: aunque  todas las canciones de “Te Disuelves” hablan de amor y ruptura, la verdad es que ese no es el punto de partida del trabajo lírico, sino que realmente su música habla del arte, de arriesgarse a vivir, a seguir los sueños y creer en ellos. Su música es creada procurando llevar un mensaje positivo con la esperanza de influir en el público y llevarlo al optimismo.

La de Nea es música que habla de libertad y tal vez de amor, pero un amor más a lo que se hace que a una pareja. Su nuevo sencillo “No me interesa” es ejemplo de eso, pues aunque narre una historia de amor, lo que subyace es la intención de seguir la vida del arte y dejar todo atrás, abandonar lo que sea. Sin embargo, si no hablan directamente, es porque eso, puesto así, conectaría con muy pocas personas, y su intención es llegar a un público tan grande como se pueda.

Esa misma autenticidad y el trabajo duro y responsable de los hermanos Agostini es lo que ha hecho que su música, tan particular y tan suya, llamara la atención de grandes nombres como Sebastián Krys, quien produjo el nuevo álbum atraído por la calidad musical y la voz de Nea, dos elementos que hacen que realmente no suenen “como” nadie, sino que suenen a ellos, Krys aceptó producir al grupo.

La historia de cómo llegaron a producir con Sebastian Krys  es divertida: El productor les pidió que entregaran tres temas nuevos para tener una muestra de su trabajo un viernes. Debían entregarlos el lunes, sin embargo, en sus vidas no estaba sucediendo nada particularmente significativo y eso no es un gran aliciente para componer. Aún así,  se dieron a la tarea, pero tratando de optimizar su trabajo y ser más eficientes. Aunque sólo lograron terminar dos, al escucharlos, Sebastián dijo “estos son dos sencillos”.

nea5

El buen nombre de Krys y el buen producto musical llevó a que grandes artistas participaran del trabajo. Así, entre sus músicos de sesión y compañeros con quienes tocaron hay nombres como Paul Bushnell en el bajo (Elton John, Phil Collins y Shakira); Roger Manning Junior en los teclados (Jellyfish, Beck, Imperial Drag, Blink 182), Sean Billings (U2, The Brian Setzer Orchestra, Pitbull) en la trompeta y Brian Lang (Christian Pagán, Trevor Hall, Ricardo Arjona) en el bajo acústico y Francisca Valenzuela o la colombiana Ximena Muñoz. Esta es una gran alegría para ellos, pues de cierta manera lograron producir todo lo que en su anterior disco no habían podido: no tuvieron que conseguir a un músico que sonara como otro, por ejemplo, sino que encontraron al músico que les interesaba.

Ese es un gran cambio en el sonido de Nea, los mejores equipos y artistas. Sin embargo, la más grande mejora está en que ahora hacen su música de manera más efectiva, componen buscando hacer buenas canciones desde el principio, eliminando en gran medida el error de esta prueba y error permanente. Así, mientras para “Nos movemos” eligieron entre unas 50 las 10 finales, para “Te disuelves” no prepararon sino 8, de las cuales 6 están en el corte final.

Como artistas son versátiles, acomodándose a las circunstancias de cada concierto. Por ejemplo, en Bogotá, durante la gira de medios, se presentaron un set acústico de cajón flamenco, percusión menor y guitarra, un formato mucho más íntimo. A veces, se presentan como trio logrando un sonido mucho más blusero y con más sólo de guitarra y muestras de virtuosismo. Y también tienen el formato de banda, con una guitarra adicional, bajo, batería y teclados con el que logran un sonido más pop.

Ellos son parte de esta nueva generación de artistas chilenos que hoy en día están mostrándose afuera. Chile es un país con una fuerte tradición rockera, pero hoy en día hay propuestas como la de GEPE, Chinoy, Francisca Valenzuela, Ana Tijoux, Javiera Mena, Astro, etc. que, en mayor o menor medida, no sólo reproducen sonidos rock, pop o hip hop extranjeros, sino que en muchos casos dan cabida a los sonidos locales y que han hecho que la música chilena vuelva a ser centro de atención en el mundo.

neaaleLlama la atención que Nea Agostini sea un proyecto básicamente auto gestionado. Por supuesto, es una bendición poder sonar en radio o TV, pero que un proyecto de apenas tres años haya tenido dos giras internacionales y dos discos, con nombres muy grandes en su lista de músicos de sesión,  es producto de un trabajo muy arduo y juicioso. Así mismo, de aprender a conocer la industria en la que se mueven, aprender de sus errores y mejorar. Por eso, por ejemplo, a pesar de ser una banda, Nea sigue siendo el centro de la imagen publicitaria y  Ale está entrando a formar parte de esa imagen muy lentamente, para evitar cambios bruscos que no suelen ser bien recibidos manteniendo un nombre consolidado como el del proyecto  “Nea Agostini”.

Iniciar una carrera en la música desde la independencia sin considerarse  el mejor vocalista, saltar al vacío dejando de ser músicos de sesión y en general ser propositivos y tener un discurso diferente es, sin duda, apostar mucho contra la sombra del fracaso. Pero, a la larga, la historia de los hermanos Agostini ha estado llena de riesgos. El riesgo de emprender en solitario, de cantar, de auto gestionarse, de irse a vivir a otros países, de dejar todo atrás. Pero es un riesgo que ha valido la pena, que les ha ayudado a aprender. Y del que han salido triunfantes en una combinación de talento, perseverancia y dedicación.

Claro que los Agostini han fallado y se han equivocado, pero aprendieron de cada uno y viraron su curso para no volverlo a hacer. Después de todo, a pesar de las caídas, hay que volverlo a intentar para lograr lo que se quiere. Como dijo su amigo Periko, de Periko & Jessi León, la  vida es como una carrera, y el que se cansa es el que pierde, a lo que añaden que quien sigue corriendo acaba por llegar en algún momento. Eso, sin dejar nunca de trabajar ni de creer. Y es que para ellos no hay excusa que valga para el fracaso: si se hace bien el trabajo, si hay esfuerzo y pasión pero sobre todo dedicación, en algún momento se llega. Y si no se llega, seguramente es que no se está corriendo bien.

Los dejamos con su más reciente sencillo: “No me interesa”

Para saber más, sigue a Nea en:
  botonweb botonfacebook botontwitter botoninstagram botonyoutube

Imagenes: Moon Music, reproducidas bajo autorización, a excepción de “Nea y Ale en RPM”, de nuestro archivo.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario