Revista El Muro

Mauricio Moreno vio la película “Ninfomaníaca” de Lars von Trier en su versión sin cortes. Acá te cuenta por qué vale la pena verla.

Por: Mauricio Moreno

No puedo empezar esta reseña sobre Ninfómana, ninfomanía o ninfomaníaca sin recordar las palabras de mi compañero Alvaro Vanegas en su twitter: Es la primera vez que una película de Von Trier causa expectativa. Y en efecto, el director de películas como Dogville  o “Bailarina en la oscuridad”se propuso hacer una película porno. Y que un director “serio” se proponga hacer porno, ya genera expectativa. La película fue escrita y dirigida por Von Trier y producida por Peter Aalbæk Jensen para el estudio Zentropa Heimatfilm y dura 5 horas y media en su versión sin cortes, razón por la que fue dividida en dos volúmenes entre los cuales es buena idea estirar un poquito las piernas.

A uno no le suena que una película porno cuente con actores como Shia LeBeaouf  (Constantine, Transformers), Uma Thurman (Kill Bill),  Willem Dafoe (Spiderman) o Connie Nielsen (Gladiador), sin embargo estos nombres están en los créditos. Y es que eso esa es una delas preguntas que crea la película: ¿Qué es porno y qué es arte? ¿qué es respetable y qué no? Pero sin querer entrar a debatir eso, salvo por LaBeouf, ninguno tiene un papel central en la película. Quienes sí tienen un papel central son Charlotte Gainsbourg (Joe), Stellan Skarsgård (Seligman) y Stacy Martin (Joven Joe), quienes cuentan sin tapujos una historia dura y apasionante.

La historia trata sobre la vida de Joe, una ninfómana autodiagnosticada que desde su infancia se aventura por los caminos del sexo para lograr nuevas placeres. Sin embargo, en ese camino encuentra muchas dificultades para su estilo de vida, incluyendo el amor de Jêrome (Shia LaBeouf), la maternidad y el juicio externo e interno. Así, termina en un callejón, tirada y golpeada, cuando el anciano Selligman (el único hombre que podría escucharla sin excitarse) la encuentra y le pide que le cuente su historia. La charla, que se divide en ocho capítulos, está llena de disgresiones filosóficas que, a diferencia de lo que suele suceder en las películas cuando hacen eso, no son una soberana pendejada, sino que son interesantes y aportan a la trama… y cuando una no aporta a la trama, Joe se burla de Selligman diciéndole que es su intervención más estúpida.

nymphposter

Es una gran película. No sé si catalogarla como porno o no, pues cuando uno la ve muy rosadita, muestran una escena donde uno de sus amantes besa la vagina de la protagonista. Y no de lejitos, sino en un acercamiento que permite ver las papilas gustativas del señor. Así mismo, algunos cuadros son transgresores incluso para la pornografía, pues se hacen encuadres de cámara que siguen enormes penes afrodescendientes erectos mientras un diálogo importante se lleva a cabo (Cosa que no sucede en el porno, pues ante el machismo de la sociedad, un pene nunca debe ser central en el cuadro). Los ocho capítulos de la historia de Joe que son narrados están llenos de escenas de sexo, sí, pero en ocasiones se hacen secundarias sin que por eso se conviertan en puro morbo.

Pero lo que más le hace dudar a uno de que sea una película pornográfica es que los senos (que son más bien pocos en relación a la cantidad de penes) son absolutamente secundarios. La historia está increíblemente bien escrita y actuada. Y aunque hay escenas durísimas de sexo, hay imágenes mucho más fuertes en la película que realmente sacan lágrimas y tuercen miradas. Es una película con una carga social y un contenido pesadísimo y que en últimas no es sobre el sexo, sino sobre el juicio sobre el mismo, sobre el placer y sobre la feminidad. Incluso, llega a parecer una película machista y sólo hasta el final se reevalúa ese concepto gracias a la reinterpretación de los hechos que hace Selligman.

Es una película que vale la pena y mucho. He escuchado comentarios que aseguran que es necesario verla en la casa para poder poner pausa y hacer cositas con la pareja. No soy quién para juzgar a nadie, pero creo que salvo por casos de eyaculación precoz, la película no es muy excitante en términos sexuales (insisto, “creo”, si usted es un polvazo y se puso content@, no juzgo). Sin embargo, eso pasa más por lo atractivo de una historia que logra meter sexo y violencia como parte integral de la trama antes que porque las escenas de sexo o los desnudos sean fofos. En resumen, como porno es un desastre, pero como película con escenas fuertes y una historia fascinante, bien contada y ágil, es una pieza que vale la pena ver, una obra como lo que se puede esperar de Lars von Trier. Los dejamos con el tráiler:

Nymphomaniac Official Trailer from Zentropa on Vimeo.

P.D. La vi en el marco del festival de cine francés. Si la va a ver, véala en versión sin cortes y… original, no sea pirata.

Calificación: unaestrellaunaestrellaunaestrellaunaestrellaunaestrella

Imágenes tomadas de http://www.galacticnewsone.com/2013/10/nymphomaniac-new-posters.html (superior) y http://blogs.soychile.cl/diversion-punk/2014/04/10/nymphomaniac-el-ingrediente-secreto-del-sexo-es-el-amor/(central)

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

una opinión¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario