Revista El Muro

Nuevos vientos y nuevos rostros en este lugar imaginario y a la vez muy real.

En julio sigue la fiesta de 15 años. Los candelarios empacaron la maleta y se van a navegar en su barco de sabrosura, amor y deudas. Celebrarán la colombianidad con 3 conciertos en Perú y participaremos de increíbles festivales al norte del continente como el Calgary Folk Fest en Canadá, además de sus conciertos en Grand Performances en Los Ángeles y el Performing Arts Center de Livermore (EEUU). Los invitamos a seguir la gira en nuestras redes con los HT #15AñosPuerto #AmoryDeudas

Llega la misteriosa belleza de Maga la Maga, la nueva integrante candelaria

Ya se le ha visto participar de fiestas y celebraciones del Puerto, El Sargento Remolacha ha perdido poder, el Caballero está preparando la hazaña de escribir y declamar el  imposible poema magaElicoidal, incluso Barromán fugado del pueblo desde la última molienda; pretende volver y hacer una gran velada con chicha y pedirle la mano.

Ella es Maga La Maga, mujer aún rica en colágeno y esperanzas: Habla poco, sonríe mucho, y en su mirada, se alcanza a atisbar un misterio profundo.

No se sabe aún de dónde viene, ni cuánto tiempo planea quedarse, aunque ya está construyendo su casa en esta población. Llegó sólo acompañada de una maleta y un pequeño guitarrón aparentemente heredado de su abuelo. Pero lo que realmente ha transformado el Pueblo para siempre es su voz que interrumpe la alborada.

Nunca, nunca en esta tierra, se había escuchado cantar a alguien; los habitantes de Puerto Candelaria descon ocían totalmente la posibilidad de combinar ritmos y palabras en forma de melodías.

Bienvenida sea Maga La Maga, bienvenida su voz y sus ojos color pájaro, bienvenidas las melodías que trae en su maleta…

Y la despedida del Kosso
El Puerto ya no es lo mismo, Dicen los más ancianos. Y es cierto, desde ese domingo de verano que la misteriosa belleza de Maga la Maga pisó la plaza, el Puerto no es el mismo. Son tiempos de kossocambio en la Candelaria. Hace poco enviaron al Kosso en medio de rituales y bueno deseos a perseguir su nueva aventura. En el Puerto espera pronto noticias de sus éxitos en el sueño de encontrar Tautenio. Y el Kosso, el hombre de las caderas ágiles, ha emprendido su tan esperada aventura… Se fue feliz y bailando, con los buenos augurios de todos en la Candelaria para perseguir su sueño de encontrar la Mina de Tautenio, un mineral con la particularidad de que sólo existe cuando no se ve.

Buen viento, buena mar y mucha felicidad para el Kosso, que siempre será un Candelario histórico e insigne.

    Para saber más, sigue a los Candelarios en 
botonweb botonfacebook botontwitter botoninstagram botonyoutube

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario