Revista El Muro

¿Quién dijo impulsiva?

En una historia que parece sacada de una mala película de Bollywood, dos jóvenes de la India, Jugal Kishore e Indira Rampur, decidieron unir sus vidas en matrimonio. Todo iba muy bien hasta la ceremonia de “Varmala”, en la que el novio pone guirnaldas a la novia. Al extender los brazos, Kishore sufrió un ataque epiléptico y cayó al suelo frente a todo el mundo. La novia, molesta por no saber sobre la condición de salud del novio, decidió casarse con Harpall Sing, uno de los invitados y cuñado de su hermana. Así, en jean y chaqueta de cuero, Harpall se casó con Indira tras dudar un poquito y aceptar la propuesta, según el Times o f India.

Indian_wedding_Delhi

Pero la cosa, por supuesto, no terminó allí. Cuando el novio recuperó la conciencia regresó a la boda. Suplicó a Indira pues no podría ver a sus familiares y amigos a la cara si no volvía con ella, según cuenta dramáticamente el India Times. También intervinieron sus amigos, pero nada funcionó… así que empezaron a pelear para que la novia cambiara de opinión. Platos, cucharas y tenedores volaron por la recepción, peor la joven siguió firme y Jugal soltero.

Kishore llenó una demanda en la policía pero la retiró pronto por consejo de los ancianos de su familia. Al final,  la familia de Jugal regresó pacíficamente a su ciudad junto a su familia.

¿A alguien más le sonó a excusa  para casarse con el otro?

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario