Revista El Muro

 

Por:Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

Las profecías de los antiguos incas hablan sobre el encuentro del águila y el cóndor, simbolizando el momento en que las américas vuelvan a unirse. Muchos dicen que los encuentros de los ancianos indígenas del centro, norte y sur del continente han cumplido esa profecía, contribuyendo así a la construcción de la nueva era. No quiero polemizar con quienes en esto creen, pero pienso que si hay algo que revele ese aviar encuentro es que una de las bandas más tradicionales e importantes del rock mexicano haya grabado en Perú un video para una canción que tiene fuerte influencia andina: olita de altamar, de Café Tacvba.

Los tacubos son una de las bandas más reconocidas de México y se han ganado ese honor a pulso. Creo que no hay en mi generación latinoamericano que no haya cantado “Ingrata” o no haya al menos intentado seguir  la “chilanga banda”. Ahora, estos artistas nos traen el video de Olita de Altamar, una hermosísima canción andina que incluye tamboras y zampoñas junto a los instrumentos rockeros, las cuales acompañan la poderosa voz de Rubén con una sencilla pero pegajosa letra  para dar lugar a un tema sorprendente y lleno de energía.

olitaweb

La banda en las imponentes dunas de Paracas

 

“Olita de altamar” es el segundo sencillo de su álbum “El objeto antes llamado disco” de 2012. El video fue grabado en las imponentes dunas de la reserva nacional Paracas, en la Provincia de Pisco. Cuenta con la participación de una agrupación de Sicuris (una danza típica andina) que está a cargo de los instrumentos andinos, y cuenta además con la dirección de Gustavo de la Torre, dando lugar a un video sencillo, pero con un poder gráfico sólo igualable por la fuerza de la olita.

Lo interesante de esta canción y el video, creo yo, es que mezcla maravillosamente las culturas de nuestra América: el rock mexicano de Café Tacuba y la música tradicional que atraviesa la cordillera de los andes, unión que se ve consumada en el video en la fiesta de fuego que se inicia cuando los mexicanos y los peruanos se encuentran. Creo yo que esta es la reunión del Águila y el Cóndor, cuando las artes y saberes ancestrales antiguos y contemporáneos del norte y el sur se unen, se tributan entre sí, para dar lugar a una mágica creación del arte que nos une. Porque (y es por eso que me gusta tanto este video) creo que son el arte y el amor -antes que la política o los tratados- lo que une en un solo abrazo a nuestra América. Y “Olita de altamar” es un maravilloso ejemplo de ese abrazo.

Para ver el video, visita: http://www.youtube.com/watch?v=RNP6qczhwaU&feature=youtu.be

Imagen central tomada del video

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario