Revista El Muro

Presentamos ek segundo EP de esta interesante agrupación caleruna.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Garden Blastt es una de las propuestas más interesantes que he escuchado recientemente en la escena capitalina, o mejor, del centro del país, pues no son de Bogotá sino que vienen de La Calera. Este power duo, incluso, fue uno de los invitados a celebrar los cinco años de vida de esta humilde publicación.  Y no es para menos., pues aunque son dos, suenan con más solidez y llenan mejor los escenarios  que grupos con la alineación tradicional de integrantes del rock (dos guitarras, bajo y batería) o hasta con más integrantes. Un power duo que se toma muy en serio eso del power y entrega un sonido completamente arrollador. La agrupación se llama así por un jugo hippie ficticio con vegetales y alucinógenos  que apareció en la serie los Simpsons y la componen Leandro “Chris” Medina y Alonso  “Trevor” Quintero.

El 22 de abril lanzaron su trabajo Oopartts. Se llama así por los “Objetos fuera de lugar” o Objects Out of Place, esas curiosidades históricas que aparecen en momentos lugares donde no les corresponde, como el famoso celular Nokia de la edad de piedra (que era un hoax). Según medina, el nombre se debe un poco a cómo se siente una banda que ha sido más reseñada en el exterior que en Colombia gracias a una calidad que no ha sido profética en su tierra. El diseño de portada es de Laura “Poppy” Rodrigez y fue producido bajo el sello Odd dude records, su propio sello discográfico. Medina se encargó de la grabación y masterización del trabajo. El EP consta de 5 cortes para una descarga de adrenalina de 18:15 minutos.

El sonido de Garden Blastt es crudo, rudo y duro. La grabación es hecha con una técnica Lo-Fi (que valga la aclaración, no significa lo mismo que chabacana o chambona) muy coherente con la textura que quieren dar a su sonido. Aunque no les guste clasificarse, Garden se aproxima al stoner y al garaje rock en sus sonidos y a pesar de o tener el apoyo de un bajo, la guitarra y la batería se complementan perfectamente para poder prescindir de otros instrumentos. El sonido es bastante consistente entre temas, a veces bailable, a veces triste, pero siempre fuerte, directo, sucio y tremendamente pogueable.

El álbum trata sobre temáticas de la vida diaria y la forma en que Medina, autor de las letras, los concibe. Abre con un sencillo lanzado hace un par de meses, “Money Honey” que habla sobre el afán de la vida moderna por el dinero y el “triunfo”. Sigue con “Rocking horse”, una suerte de pelea entre el niño que todos llevamos dentro y el adulto que se nos exige ser. “Chep Shots” habla sobre la cultura del atajo y la trampa que tantos problemas ha traído al país y el mundo.

“Fast Rat Race” es una reedición de una canción que Medina tuvo con su anterior agrupación y a la que dio nueva vida con el sonido de Garden. Hace alusión a la “carrera de ratas”, el trabajo del diario, el afán y frenesí por unas cuantas monedas  y nuevamente la idea de superación y éxito que la sociedad contemporánea nos mete por los ojos. Oopartts cierra con “Darkroom”, una canción oscura, densa y más lenta que las demás, que habla de cómo el mundo se hace cada vez más peligroso, obligando a muchas personas a encerrarse mentalmente. Además, al principio y al final de cada tema, hay mensajes que suenan a comercial de televisión o radio de los 50 con textos muy divertidos en su contexto.

El trabajo me gustó mucho. Es un ejercicio de reflexión bien interesante sobre la sociedad contemporánea, pero hecho de manera visceral, desgarradora, que no permite los puntos medios: lo amas o lo odias. Y creo que eso pasa en general con Garden: es una de esas bandas que o se aman o se odian, pero que definitivamente no dejan a nadie indiferente. Su sonido crudo y directo, tremendamente honesto, que no deja huecos en el espectro auditivo, emociona y obliga a moverse a quien lo escuche. Por supuesto, no es música para todo el mundo, pero responde a un sonido que lentamente se abre espacio en la escena musical local, pero que a la vez, le apunta a un público internacional. En resumen, estos chicos son sucios, directos, inteligentes, revoltosos y con gran potencial.

Este es un trabajo que vale la pena escuchar, y por muchas razones.  No sólo es una producción muy divertida e interesante, sino que muestra facetas diferentes de una escena musical bastante diversa y rica, abriendo el espacio para el poco explorado mundo de los power duos. El gran talento de ambos músicos, las letras inteligentes y sobre todo ese feeling que tienen, esa habilidad para romper cerebros y alborotar al público, lo que hace que esta sea, sin duda alguna, una de las agrupaciones que hay que observar de cerca en el futuro próximo.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario