Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

Papaya Republik nació de la indagación musical de Mauricio “Batori” Pardo por los sonidos colombianos, específicamente de las papayeras. Está conformada por Diego Magaldi (Arreglos de vientos, saxofón alto), Luisa Fernanda Cáceres (saxofón tenor), Julian Velandia (visuales y sonidos electrónicos), Marco Fajardo (clarinete) y Richie Arnedo (percusiones varias) y por supuesto Pardo (voz y dirección).Como dicen ellos, es una “amaderaEgayo y papaya que se da papaya partía”. Su sonido mezcla elementos de la papayera con Funk, jazz, rock, cumbia, porro, bolero y música electrónica. De semejante mezcla, no puede nacer nada diferente a una sabrosísima descarga melódica que escapa del world music y atrapa al oyente para ponerlo a bailar.

Y esa es la línea en la que nació su “Vol. 1” de 2010. Es un disco tan diverso como las orientaciones de sus miembros, pero con un eje central musical de los sonidos afro colombianos. El disco abre con la romántica y despechada “flaquita” para pasar luego al funky cumbiero de “breve la vuelta”, ritmo que se mantendrá en la base de todas las pistas que de todas maneras coquetean con muchos otros géneros tropicales colombianos, como el porro y la champeta. Resaltan en el álbum una  respetuosa versión libre de “Hola Soledad” y dos piezas instrumentales (Papaya republik y Esquizoo).

 

 

Pero sin duda, más allá de la gran interpretación musical y el virtuosismo de todos los músicos (absolutamente resaltable), el mayor atractivo de Papaya es el humor y la crítica social en sus letras: en efecto, las canciones tienen la mezcla exacta de ambas cosas para hacer que el escucha se ría, sí, pero también se quede pensando. Estoy elementos pueden no estar presentes en todas las canciones a la vez, pero temas como “mi pc”, que habla sobre computadores y piratería, o “Fayaguaya”, que se acerca también al tema tecnológico, contrastan con canciones como “Duty Free”, que describe el viaje de una de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre, o con “Fuente de vida”, una fuerte canción sobre la guerra y cómo afecta a los campesinos de Colombia.

“Vol. 1” es un álbum que vale la pena escuchar porque, por una parte, los sonidos tradicionales colombianos no deben ser sólo para hipsters y viejitos, sino que a cualquiera de nosotros  nos evocan recuerdos de infancia, de esas presentaciones en la izada del colegio bailando cumbia. Esos recuerdos son nuestra identidad como nación que se disuelve en sonidos extranjeros o de lo que nos quieren hacer creer que es Colombia. El trabajo de Papaya Republik nos mueve los pies y nos recuerda lo que la payola nos hace olvidar, nos recuerda a qué suena Colombia o al menos una partecita de ella (faltan guabinas y bambucos). Y además, no lo hace de forma inocente, sino con esa exitosa mezcla de humor y consciencia que hace valioso sentarse a escuchar la letra.

Para conocer más sobre Papaya, visita.

Sitio Web: www.papayarepublik.org

Twitter: @papayarepublik

Facebook: https://www.facebook.com/pages/PAPAYA-REPUBLIK/242032878850?fref=ts

Para conseguir su disco, visita:

La Musiteca Discos: Carrera 8 No 18-81, locales 202 y 203. Bogotá.

Resto del país: escribe a  papayarepublikpress@gmail.com

O puedes descargarlo de su página Web

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario