Revista El Muro

Te presentamos el segundo álbum de la cantante colombiana María Vanedi

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

He estado pendiente de “Paz”, el segundo trabajo discográfico de María Vanedi desde que empezó su campaña de crowdfunding. Es una artista que me ha gustado desde la primera vez que la escuché y he seguido su carrera tanto como he podido. Hace ya un par de meses escuché por primera vez el disco, cuando terminó la campaña, y hace más o menos un mes tengo el placer de tener una copia física, como recompensa también de la campaña, de la que también recibí una presentación en vivo del disco hace unos días. Así que he escuchado el trabajo muchísimas  veces y en varios formatos, y me sigue gustando mucho, no me cansa.

pazPero no es un gusto personal. Cuando se ve que en la campaña de Uonset hay nombres que esperaron el disco como el de  Santiago Cruz o Pablo Tedeschi, uno sabe que la cosa trasciende al gusto personal y va más allá. Lo mismo, cuando al ver los créditos de producción, se ve que la grabación fue hecha en Audiovisión por Francisco Castro y Mauricio Cano, y que Richard Blair estuvo a cargo de la asesoría de mezcla, mientras que John Dent masterizó el trabajo. Y además, que Teto Ocampo es el productor musical y que participó en varios de los temas, tanto para la interpretación como la composición. Si tantos nombres grandes creen en un proyecto, es porque debe ser realmente de calidad.

Pero más allá de toda esta lista de nombres, escuchar “Paz” es un viaje musical variopinto, emocionante y que llena de tranquilidad el corazón. El álbum se lanza oficialmente el 26 de noviembre,
cuenta con nueve cortes y dura 38:51 minutos. La caja tiene un diseño sencillo en cartón con una portada en la que Vanedi juega alegremente en un columpio. Por dentro, un collage con fotografías de los artistas involucrados en la producción tomadas por Tico Angulo acompañan una base plástica para guardar y proteger el disco. Tras esta base, los créditos y  agradecimientos y por detrás la lista de temas. El diseño es de Maria Teresa Suarez.

La mayoría de los cortes tienen instrumentaciones sencillas, guitarras, bajos, Hammond And Rhodes, contrabajos, batería y alegres. Los sonidos del álbum tienen una raíz jazzera en gran medida, pero no se limitan a eso: se siente bambuco y se siente pop logrando una fusión que parece obedecer más a la experimentación y el gusto, a la diversión al momento de  componer, que a un  plan premeditado para sonar de cierta manera inspirada por exigencias comerciales. Si me pidieran calsificarlo, diría que es un buen ejemplo de World Music en algunos temas, pero incluso esa enorme palabra se queda pequeña frente a la mezcla de géneros del trabajo.

Las letras de los temas son muy íntimas: letras al amor, a la pérdida, a las semillas,  y al agradecimiento. Es un tributo al territorio sagrado que hay en cada uno, en nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestro espíritu, así como al territorio nativo al que pertenecemos, ese territorio que aunque tenga influencias externas y reciba tanto del mundo, no deja de ser nuestro. Temas como “Plantación” y “Hermano” (ambas con la participación en la composición de Teto Ocampo) dan cuenta de esa visión, mientras que canciones como “No hace falta” o “Recapitulación” hablan de la recuperación de ese espacio interno, del poder personal. Del reencuentro con quienes somos. Un disco que habla de amor y poder personal, de encontrar nuestro ser y vivir en armonía con nosotros y nuestro entorno.

La verdad es que el álbum me gustó mucho, me parece una gran producción musical y sólo le criticaría que no tenga librillo (me encantan los librillos). Pero es sin duda uno de los trabajos que más me han gustado este año. Un disco con sonidos suaves, jazzeritos, en momentos muy poperos, en momentos muy hippies, pero siempre alegres, tranquilizadores, llenos de paz. Ese viaje interno que Vanedi asegura haber vivido para crear el trabajo se siente en las composiciones, es un álbum tremendamente personal pero que tal vez por eso mismo, por esa capacidad de las emociones para conectarse entre ellas por medio de la música, llega a cualquiera y lo llena de tranquilidad. Mi recomendación: cómprelo y téngalo, es uno de esos trabajos que vale la pena tener para cuando se quiera un momento para sentirse bien, para llenar el corazón de alegría.

Pata: Acá encuentras toda la información sobre el lanzamiento en Cine Tonalá el 26 de noviembre

Nota: Por problemas técnicos, esta nota estuvo un tiempo fuera de línea y debió ser re-publicada. Se incluyó el widget de Deezer en la misma

                  

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario