Revista El Muro

Todo lo prohibido, curiosamente, tiene que ver con el placer o poder femenino 

Tomando la desición de qué es el “buen sexo” y qué es “picarón”, las regulaciones de medios audiovisuales de 2014 acaban de decidir que la pornografía en línea debe someterse a las mismas regulaciones que la que se vende en los sex shops en DVD. La decisión es aparentemente arbitraria y prohíbe las siguientes actividades sexuales:

El placer sadomasoquista y femeninos, castigados. Imagen: Historyofawoman.com

El placer sadomasoquista y femeninos, castigados. Imagen: Historyofawoman.com

Nalgadas

Disciplina con bastón

Azotes agresivos

Eyaculación femenina

Estrangulación

Sentarse en la cara (Facesitting)

Inserción Vaginal (Fisting o Pato Silencioso)

Urolagnia (“lluvia dorada, deportes acuáticos o orinarse en la pareja)

Penetración con objetos asociados a la violencia

Abuso físico o verbal, independientemente de si es o no consensuado

En resumen, no se pueden decir cosas sucias y el BDSM, o sadomasoquismo, se prohibió. Hay cosas que uno dice Guaaaaacala, otras que no son comunes y que le recuerdan a uno que para todo hay cliente… pero casi todas dan una posición de poder a la mujer o le dan mayor placer y son parte de las posiciones y acciones sadomasoquistas, así que ya se puede ver por dónde va el agua al molino y por qué a decisión no es tan arbitraria.

Las últimas tres están catalogadas como “riesgo a la vida”, y aunque en cierta medida sea verdad, suena absurdo prohibirlas, y pues…tal vez las personas que saben hacerlo disminuyan el riesgo. De todas maneras, las regulaciones  no impedirían que quien compre porno de fuera de Inglaterra lo vea, sino que impiuden que las producciones  del país incluyan esas  actividades. Así pues, quienes soñaban con ver pornografía inglesa se deben conformar con el misionero o posiciones donde la mujer no se divierta tanto.  El porno inglés se ha vuelto aún más aburrido ahora que permitieron que alguien con la liberalidad sexual de nuestro procurador decida qué es y qué no califica como sexo permisible.

Fuentes: The independent y Craveonline

Imagen de introducción: BDSM por Kelly Sue DeConnick. Creative commons desde Dailycaller

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario