Revista El Muro

…. ¿¿¿¿¿QUÉ??????

Aunque el mundo esté lleno de rarezas, el diseñador Mark Sturkenboom elevó la vara bastante con su diseño pensado para que las viudas o viudos recuerden a sus seres queridos y les den alivio a

21 gramos. Imagen: Mark Sturkenboom

21 gramos. Imagen: Mark Sturkenboom

sus necesidades físicas aún después de muertos. Aunque nada… NADA de eso suene bien, la idea de Sturkenboom busca lograr eso convirtiendo a tu difunto ser amado en parte de un juguete sexual que viene como parte de la urna llamada “21 gramos”.

El diseñador creó una “caja de memorias” en las que un amplificador reproduce la canción favorita del difunto, una urna y un collar, además de un aromatizador. Peor es sin duda el consolador el que llama la atención. Para Sturkernboom, la falta de intimidad es una parte importante del duelo, por lo que buscó la forma de revivir la pasión en la cama acompañada de sonidos y olores que ayuden a recordar al difunto. Y para que vuelva la intimidad, hay una pequeña urna de 21 gramos que se llena con las cenizas del ser amado para que tengan un “deseo inmortal”. Puedes ver esta urna y más del trabajo del diseñador entrando a su página web (Click acá)

Así que si querías ser un juguete sexual en vida y no lo lograste, puedes cumplir tu… “fantasía” después de muerto o muerta. ¿Quién dijo yo?

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario