Revista El Muro

Reiki traduce, literalmente, Energía del Universo. Los aficionados al anime reconocen con facilidad el término Ki, que se refiere a la energía de la que estamos compuestos todos los seres de la naturaleza. Así, la historia de Reiki es la historia del universo mismo. Pero no vamos a entrar a profundizar al respecto, porque no acabaríamos.

Reiki, como terapia, nació cuando el Dr. Mikao Usui -decano de la Universidad de Doshisha en Kyoto (Japón) y quien además era sacerdote Cristiano- empezó a investigar el origen de la energía con la que Maestros como Jesús o Buda sanaban. Con estudio y meditación encontró a Reiki, una energía milagrosa capaz de sanar casos aparentemente imposibles. El conocimiento pasó por generaciones y llegó a América en las manos de Hawayo Takata poco antes de la Segunda Guerra Mundial, en la que murieron todos los iniciados del Japón.

Durante años se guardó hermetismo y los iniciados no podían siquiera en muchos casos guardar los apuntes que tomaban durante las clases. Esto creó muchas escuelas, todas son efectivas, pero guardan diferencias de enfoque y de conocimiento que las separan. En este caso, hablaré de Reiki Universal.

Reiki Universal nace con la Maestra Patricia Zorrilla, cuya misión es difundir el conocimiento y la salud al mundo por medio de Reiki, fundando la escuela de Reiki Universal en el año 1997. A través de los años y de mucho trabajo espiritual, ha logrado traer a Colombia y el mundo muchos avances y conocimientos en las terapias.

Esta técnica de sanación consiste en la canalización de energías a través de las personas, utilizando los centros energéticos del cuerpo o Chakras. En una sesión normal, el reikista pone sus manos sobre su consultante y funciona como un canal energético que ayuda a la sanación de la persona. Es un coadyuvante, es decir, un apoyo para las terapias de la medicina tradicional, pero de ninguna manera remplaza la consulta de un médico.

Reiki: Energía Universal de la que estamos compuestos todos los seres.

Imágen reproducida de http://astroreth.files.wordpress.com/2011/05/mantra1.jpg

El objetivo de Reiki es la armonización de las energías de la persona. Así, Reiki encuentra y sana los problemas de los consultantes no sólo a nivel físico, sino también emocional y mental. Esto se debe a que la sanación Reiki opera en todos los campos energéticos del ser humano, es decir, en todos sus niveles energéticos. Ayuda a despertar y liberar las cosas que están reprimidas en la mente o las emociones buscando que su manifestación física no continúe dañando al consultante. Pensemos por ejemplo en el stress. El stress es una sobre carga de emociones y miedos reprimidos que se manifiestan de manera física como cansancio, ansiedad y dolor. Mediante la armonización de estas energías mentales, Reiki puede ayudar a alivianar las cargas físicas, lo cual puede hacer que los problemas mismos se solucionen más efectivamente.

La terapia completa dura un máximo de dos horas, durante las cuales el terapeuta va tocando diversos puntos del cuerpo del consultante, quien suele caer en un plácido y profundo sueño durante este tiempo (aunque esto no siempre es así). La energía de Reiki se siente casi siempre muy caliente, las manos del terapeuta se calientan muchísimo, llenándose de una sanadora temperatura que no resulta incómoda, sino que por el contrario carga de energía vital al individuo, aunque hay que aclarar que la sensación varía de individuo a individuo. Reiki Universal prefiere el contacto con el consultante, en tanto es la forma ideal de canalizar y transportar la energía de manera inmediata hacia el punto que se necesite. Además, el contacto humano también da un toque especial de cariño y amistad entre terapeuta y consultante, y esas son cosas que a todos nos gustan. Incluso, en Reiki Universal, la terapia termina con un abrazo. Tampoco hay contradicción con ninguna religión o filosofía, pues es un acto físico de manejo de energía, tal como lo han hecho Jesús, Buda y otros grandes Maestros Sanadores.

Hay tres aclaraciones importantes que hacer. La energía de Reiki no tiene efecto sobre el consultante si él o ella no lo desea. Esto quiere decir que si alguien no quiere recibir una sanación Reiki, ni siquiera toda la buena voluntad del terapeuta podrá hacer algo por esa persona. Por otro lado, la energía Reiki no puede ser utilizada con fines que no sean completamente positivos. Esto quiere decir que si el sanador pretendiera, por ejemplo, sacar partido del estado de sueño en el que en ocasiones cae el consultante, Reiki no se activará. Tampoco funciona si los deseos del sanador no son completamente positivos, es decir, no sirve para dañar a nadie. Por último, en caso que el terapeuta envíe una señal equivocada para el consultante, Reiki no actuará, es decir, no comete errores. Por esto, Reiki es un método 100% seguro de sanación que no tiene casi ninguna contraindicación.

Para conocer más sobre Reiki Universal, visita http://www.reiki-universal.com/

Para consultas, escribe a los siguientes correos:

Mauricio Moreno: director@elmuro.net.co

Ángela Peña: hope7825@gmail.com

 

Imágenes de introducción tomadas de http://www.stefanelli.eng.br/webpage/img/reiki.png

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario