Revista El Muro

Hablamos con el rapero Rocca, que tras su participación en Tres Coronas y La Cliqua, retoma su exitosa carrera solista. Nos contó sobre su historia, su lucha por volver a lo real en su música y cómo ve la inclusión de la cultura Hip Hop en la cultura mainstream

 img_7318-edit-final  Sebastián Rocca es uno de los nombres más pesados en el rap francés. Es un artista nacido en Colombia pero que desde joven emigró con su familia a Francia, y que comenzó su carrera cantando en francés. Fue fundador de las reconocidas agrupaciones La Cliqua y Tres Coronas. Recientemente, regresó a su natal Colombia retomando su exitosa carrera solista con su trabajo “Bogotá-París”, un trabajo creado en dos idiomas.

Desde muy joven tocaba batería de forma empírica y participaba en agrupaciones de reggae, blues… de lo que fuera. El Hip Hop llegó a su vida en su adolescencia, cuando vivía en Francia. En esos momentos ese país se vivían tiempos difíciles, pues siendo un crisol cultural  a causa de la inmigración, había también cuestiones de racismo y discriminación hacia los extranjeros. Por eso, la cultura del hip hop caló allí: era un llamado de unión entre los jóvenes, en el que podían encontrarse por medio de una cultura común donde eran reconocidos por su talento más allá de sus diferencias.

La cultura del Hip Hop en Francia se convirtió en mainstream, eran los sonidos del gran público. Rocca logró cierto el éxito con La Cliqua, aún dentro del underground. Desde allí empezó a tener desconfianza de quienes viven del arte sin hacer arte, los chupasangre que le enseñaron que una carrera requiere estructura del equipo, pero también de la persona: hay que ser fuertes y cuidarse de la “farándula”, los aduladores, el ego y la fama.

Al terminarse la Cliqua, logró la fama lanzando tres discos como solista. Fue un momento especial para Colombia, en el que él y Yuri Buenaventura tenían canciones pegadas en la radio francesa. Rocca, llegó a ganar disco de oro con su música mucho antes que Juanes o Shakira: Entre deux mondes, su debut en solitario de 1997 logró dos discos afianzándolo como un peso pesado en el hip hop francés.

En Estados Unidos empezó a sonar su canción “El Original” en 2001. Tras 10 años haciendo música en francés, decidió arriesgarse a vivir en Estados Unidos y cantar en otros idiomas. No llegó a empezar de la nada: ya había grabado en New York, así que conocía la escena, algunas personas y estudios de grabación donde podía trabajar. Y así, se unió a  P.N.O., con quien ya estaba creando maquetas, cuando se conectaron con Reychesta para formar Tres Coronas.

rocca3

Con Tres Coronas logró darse a conocer al público latino, que en gran medida no sabía de su exitosa carrera en Francia. Además, pudo brillar como productor. Ya no era solo un rapero, sino que hacía música para películas. Y allí empezó a experimentar con la música colombiana, a ser “más criollo” e incluir instrumentos y sonoridades del país en sus composiciones. Pero al ver las sonoridades contemporáneas de la radio, decidió apostarle al mercado nacional como solista para “aliviar muchas almas en pena”.

Por supuesto, no ha abandonado a sus seguidores en Francia. Así, sus trabajos se hacen en dos idiomas. Rocca puede hacerlo porque no es bilingüe, sino que piensa en dos idiomas y tiene referencias muy latinas y muy parisinas a la vez. Si bien, trata de guardar el contenido del tema, adecúa a la lengua en la que se expresa las referencias de sus canciones. No traduce, sino que usando la misma pista y los mismos flows, crea dos discos diferentes escribiendo en un idioma pero proyectando sus composiciones al otro.

En sus canciones no hay un tema determinado, habla de lo que siente. A veces aborda temáticas específicas que desarrolla y en las que profundiza en un tema, pero en otras habla de muchas cosas, pensando más en la rima que en el tema sin que por ello pierda su coherencia. Generalmente se inspira en cosas duras y difíciles, y suele componer pensando en ellas primero, pero luego va “soltando” y deja ver su lado más “guapachoso y parchado” para crear sus trabajos.

Para Rocca, lo más importante es ser tan fiel a sí mismo como pueda. Cuando empezó a cantar, todo el mundo lo llamaba Rocca, no Sebastián. Decidió conservarlo como nombre artístico porque era real, propio, no necesitaba nada más. Esa es la filosofía de su canción “De vuelta a lo real”, el regreso a su esencia. Es una forma de mostrar su carrera más allá de Tres Coronas y la Cliqua.rocca1

Para la producción del disco trabajó  con Demolisha Deejayz, quienes producen principalmente con dubstep. Estando en el estudio, escuchó una pista y le gustó tanto, que les  propuso convertirla en rap. Además, contó con la participación de Lyricsson en los coros, conocido suyo peor con quien nunca habían trabajado pero decidieron grabar juntos.

El video, más que contar una historia, habla de una estética, lo urbano de Bogotá, un centro desértico en el que se puede apreciar la estética del hip hop. También aparece DJ Fresh, pionero del Hip Hop en Colombia, que traía hace 30 años hip hop a los barrios y armaba fiestas con tornamesa en la calle, una aparición muy importante para la simbología del trabajo: algo muy real.

No ve con esperanza la escena actual. Dice que “el Rap se montó en la buseta y nadie lo ha bajado”. No hay mucha elaboración artística debido a las duras condiciones sociales en las que viven muchos de los raperos locales. Son como diamantes en bruto que se expresan como se pueden expresar, peor cuya calidad no puede ser completamente explotada por la falta de educación, cultura y sobre todo espacios comerciales donde puedan desempeñarse.

Pero la división entre géneros para él, no tiene ya mucho sentido, sobre todo por la versatilidad del público que puede cambiar de géneros sin mayor problema. Hoy, o la música es buena o la música es mala y punto. Con su disco, espera dar cabida a la verdadera música urbana más allá de las copias y apropiaciones del Hip Hop con intención meramente comercial, peor dando cabida a las sonoridades que le gustan.

4En su regreso a lo real, la intención no es acabar con géneros como el reggaetón, ni “cobrar” por todas las apropiaciones de la cultura del hip hop. Lo que pretende hacer es que se reconozca la raíz de esas apropiaciones y se valore, hacer música bailable y gozable, pero que diga algo. En últimas, es recuperar el Rap y en general la cultura Hip Hop (y en general a lo urbano) para que tenga el lugar que merece en el país, con todo el gran talento en Grafiti, producción y baile que, por razones de clase social no salen adelante.

 El Hip Hop tiene una imagen negativa que lo aleja de su origen y busca mostrar ostentación, droga y violencia, una caricatura de las comunidades y la cultura Hip Hop muy alejada de su realidad que no asusta al sistema, como si lo hace el hip hop con contenido. Muchas de esas apropiaciones que se difunden e incluyen en la cultura mainstream son como un chicle: música que no nutre, que sirve para mascar y escupir pero sin aportar nada. Música y arte que no es significativo y es inofensivo para un sistema que por eso mismo la promueve.

Para Rocca, hoy más que nunca, la música es un apoyo a la gente, un mensaje que acompaña marchas y causas, a veces perdidas. No pueden arreglar la situación de un país, pero ayuda a curar y unificar cosas, pero la solución es erradicar el sistema político, quitar a las personas que están allí y que, en su opinión, están allí simplemente para robar. El arte que hace revolución es boicoteado, peor a la vez, en sus palabras,  “un artista que no tiene opinión, no tiene pantalón”.

A Rocca no le interesa más que seguir haciendo música cada vez mejor y vivir de ella, así como seguir en la independencia. Sabe que es el camino más difícil, pero cree que hay que hacerlo. Nuestra sociedad no apoya la independencia, pero es el camino donde todo depende de quien emprende el camino, que ahora es más sencillo gracias a que  la tecnología da facilidades. No hay que temer, y aunque no todo funcione a la primera, hay que estar preparado siempre para lo que sea, peor eso sí, nunca dejando de ser real.

Los dejamos con “De vuelta a lo real”

Para saber más, sigue a Rocca en

botonfacebook botontwitter botonyoutube botoninstagram

Imágenes reproducidas bajo autorización de Criteria entreteinment

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario