Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

Pablito Wilson, colombo-cuyabro-argentino, se tomó la titánica tarea de elegir 100 discos de rock colombiano para mostrar a través de reseñas la historia y evolución del género en nuestro país. Y es titánica por varias razones: primero, hay que enfrentarse a definir el “Rock”. ¿Cómo meter en el mismo paquete a Cannibal Corpse y a Bon Jovi? ¿Cómo asociar a Parabellum con Juanes? Otra razón por la que se hace difícil crear el libro es la dificultad para localizar el material. En efecto, salvo por algunas reediciones hechas por melómanos o colecciones privadas, en muchos casos es muy complejo encontrar varios de los trabajos. Y por último, es difícil establecer una clasificación de los “mejores” discos sin caer en la subjetividad. Sin embargo, a Wilson no le preocupa eso, y para responder a la primera y tercer preguntas, elige cien grabaciones que él considera importantes para la evolución de la música en el país y que tienen la actitud y la intención de ser rockeros.

El libro está compuesto por 4 partes principales dedicadas a las reseñas de los trabajos. La primera habla sobre discos de los que nadie dudaría que son rock sin crear mayor debate al respecto. Desde Los speakers (en el 62) hasta Velo de Oza (en 2012), pasando por los tiempos del “rock en tu idioma”, el fugaz momento donde las grandes casas apostaron por el sonido colombiano, y el boom de la autogestión. El segundo capítulo está dedicado a sonidos sobre los que se podría debatir si son o no rock, incluyendo la salsa de la 33, el world music cumbiero de Sidestepper, el pop de Esteman o el gypsy jazz de los Perinés. Estos trabajos están allí por ser formas alternativas y experimentales de hacer rock, y aunque haya duda, Wilson tiene buenos argumentos para su selección.

Y luego, viene el capítulo de “los innombrables”, cuya inclusión resulta escandalosa pero está argumentada. Así, se encuentran álbumes de Shakira, Cabas, Juanes, Andrés Cepeda y Carlos Vives, algunos juzgados por su sonido decididamente Pop (¿dónde está la rayita que separa al pop del rock?) y otros por su estética y difusión comercial, pero a los que ese bicho raro y amorfo llamado rock colombiano debe mucho, tal y como lo explica Wilson. Tras esta sección, se muestran trabajos de colombianos radicados en el extranjero y por último, una sección de citas con frases interesantes dichas en las entrevistas realizadas por el periodista.

 

rockcol

 

En la selección no se incluyen los discos más famosos, vendedores o de mayor calidad solamente. Incluso, hay casos en los que quedan dudas sobre la elección, poniendo a pensar al lector sobre por qué incluir a algunos y excluir a otros. Wilson hace la arriesgada apuesta de aceptar su subjetividad en la selección de trabajos, pero más allá de eso, la lista de trabajos incluidos no depende puramente de los gustos del autor, sino que los discos reseñados tienen algún valor histórico que es señalado y explicado en cada uno de los capítulos. Esto se debe a que no es el fruto de una tarde de desprograme o siquiera de una selección caprichosa, sino que nace tras años de melomanía y trabajo que incluyen entrevistas, investigación y búsqueda bibliográfica (a pesar de la poca información disponible), dando pie a una cuidadosa y juiciosa selección. Deja muy claro que el Rock Colombiano no ha muerto y que tiene identidad y calidad, aunque sigan los problemas de malas prácticas de difusión que ahogan grandes proyectos.

Este es un libro que causa muchas sensaciones, pero que definitivamente necesita de la banda sonora para entenderse y gozarse. Así mismo, se revive la historia del rock en Colombia y la historia de Colombia en el rock, pasando por sucesos musicales y sociales que se entremezclan, desde la política y el narcotráfico hasta la payola y la autogestión musical. El libro es un gran punto de partida para entender mejor nuestra música y cómo han venido fusionándose lo foráneo y lo autóctono para que nuestra música reencuentre su identidad. No pretende tener la última palabra, sino más bien la primera, abriendo nuevos campos de investigación sobre nuestra producción discográfica local. Su escritura amena, valor histórico y la información nueva que indudablemente se encuentra hacen de estas 249 páginas editadas por Ediciones B una lectura imprescindible para entender el panorama musical colombiano.

Para saber más,  visita:

Sitio Web (donde además se pueden adquirir algunos de los discos y el libro) http://www.rockcolombiano.co/

Fanpage: https://www.facebook.com/pablitowilsonrockcolombiano?ref=ts&fref=ts

Twitter del autor: @pablitowilson

Imagen central tomada del fanpage del libro

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

2 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario