Revista El Muro

Reseña libre de spoilers de la nueva entrega de Star Wars y primer spin off de la saga (O bueno, hay un pequeño spoiler al final…)

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

 

Imagen: Disney

“Rogue  One: a star Wars Story” es la secuela de le precuela de la saga de películas que cautivó a las masas desde los años 70. A la vez, es una suerte de Spin off de la saga de 9 películas que ha llevado gente a las salas masivamente desde el siglo pasado. Cronológicamente, se sitúa justo antes de que Leia mande a C3PO y a R2D2 al desolado Tatooine con un mensaje de esperanza sobre cómo destruir el arma más poderosa del Imperio: La estrella de la muerte. Roge One cuenta la historia de cómo un grupo de rebeldes logró conseguir los planos del arma y su gran falla.

Rogue One se estrenó el 15 de diciembre en salas de Colombia, logrando un total de 150.394 espectadores en 373  pantallas de Cine Colombia, es una producción de Lucas Films y Disney, dirigida por Gareth Edwards con guión de Chris Weitz  y Tony Gilroy  basada en una historia de  John Knoll, Gary Whitta y los personajes de George Lucas. La cinta es protagonizada por  Felicity Jones, Diego Luna, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, Mads Mikkelsen, Alan Tudyk, Riz Ahmed, Jiang Wen y Forest Whitaker. Aunque ha recibido críticas durísimas, hay acuerdo entre el público (90% positivo) y la crítica (84% positivo) de Rotten Tomatoes que la consideran una buena película. Y hasta le gustó a George Lucas.

La historia se centra en Jyn Erso (Jones), una joven cuyo padre, el ingeniero Galen Erzo (Mikkelsen) fue secuestrado por El Imperio para construir un arma que les ayudaría a aplastar a la Alianza Rebelde. Jyn escapa y es tomada en custodia por Saw Guerrera (Whitaker), rebelde y amigo de su padre. Años después del rapto, un piloto llamado Bodhi Rook (Ahmed) deserta del imperio con un mensaje de Galen para Guerrera que sólo éste y Jyn (que llegó allí con ayuda de los rebeldes que la están usando para encontrar a su padre) logran ver. Y así, esta joven tiene la responsabilidad de detener los planes del imperio encontrando los planos del arma junto a Bodhi, el rebelde Cassian Andor (Luna), un androide imprudente y medio patán llamado K-2SO  (Tudyk) que nos hace extrañar aún menos a C3PO, un rebelde local llamado Blaze Malbus (Wen) y un monje ciego pero experto en artes marciales llamado Chirrut Imwe (Yen).

Imagen: Disney

La película es bien divertida. Primero, nos da cuenta de cómo los ciudadanos de a pie ven los mitos de la fuerza y cómo los afecta. Realmente la fuerza, para aquellos que no la manejan, es una especie de religión, aunque dicen los que saben que eso es un cambio muy fuerte de dirección. Así mismo, explica que el famoso fallo de la Estrella de la Muerte que la hacía vulnerable a un solo disparo de Luke Skywalker, o mejor, por qué un arma tan perfecta tiene una falla tan idiota. Los efectos son muy buenos (llegando incluso a recrear mediante CGI personajes que han muerto o han envejecido para estar en cierto papel) y todas las actuaciones son bastante buenas, destacándose Felicity Jones con su personaje de heroína tenaz testaruda e inteligente.

Además, abundan las conexiones con la saga principal, y aunque la historia dependa completamente de las otras películas, está separada al punto que creo que un nuevo espectador puede disfrutarla sin haber visto las demás. Aparecen varios personajes como Leia, Bail Pestor, Mon Mothma, Darth Vader,C3PO o R2D2, dicen que hay que mandar a llamar a Obi-Wan, e incluso, algunos pilotos de combate de la trilogía de los 70, tomados de las escenas eliminadas de las primeras películas. Así mismo, gran parte dela estética recuerda a las películas originales, esa imagen espacial y tecnológica mezclada con parajes agrestes y salvajes,  pero aún así, a diferencia de “El Despertar De La Fuerza” (2015), no es un calco de las películas anteriores: no hay sables de luz, zanjas suicidas ni storm troopers idiotas. Y aunque a muchos cítricos eso no les gustó, creo que es un giro interesante para la franquicia. Eso sí, me afltaron los cartelitos del principio, es un punto clave de la franquicia.

Imagen: Disney

Rogue One se separa de las películas anteriores, creo, en que es mucho más dura, hay personajes importantes que mueren, violencia y traición. Es una película de guerra, menos cálida que las originales y que muestra las consecuencias del enfrentamiento para los que no pueden devolver un disparo con un batazo ni ahogar a un enemigo chasqueando los dedos. Tiene una historia que, aunque desde el principio se sepa cómo va a terminar, llena al espectador. En efecto, todos sabemos que esos planos robados van a terminar en manos de la Alianza (Leia no se los inventó cuando se los mandó a Obi-Wan), pero la historia, aunque sencilla y con final en cierta medida predecible, atrapa. Una película que entregándonos lo que nos gusta de las películas anteriores, construye una narrativa diferente.

Es una de las películas recomendables para este final de año, incluso si a uno no le gusta o interesa Star Wars. Aunque me quedaron faltando los títulos que han caracterizado a la saga, y sin tampoco ser una película intachable (hay muchas cosas que se pudieron desarrollar mejor, particularmente las relaciones entre los protagonistas). Pero en líneas generales es una muy buena historia que nos prepara para lo que seguramente sea una invasión de Spin Offs, precuelas y secuelas diseñadas para sacarle hasta el último dólar a la historia de los Sky Walker y sus amigos. Pero realmente, es la secuela que los clásicos setenteros merecían, una que ofreciendo algo nuevo, sea capaz recordarnos el universo del que forma parte.

Spoiler: por primera vez, los Storm Troopers le atinan a algo. Eso sí que es una  noticia…

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario