Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

La película “Whip it!”, protagonizada por Kristen Wiig y Ellen Page, inspiró a muchas chicas en Colombia para iniciar la liga de Roller Derby, un deporte que data de 1939 y en el que dos equipos conformados por cinco patinadoras intentan alcanzar y sobrepasar al otro en una pista ovalada de 700 mts2. Ambos equipos deben, por tanto, bloquear a la jugadora rival encargada de marcar los puntos rebasando a las contrarias. Pero lo divertido del juego es que el bloqueo no tiene que ser suave o tierno: este es un deporte de contacto. El Roller Derby es un juego de golpes, caídas, agilidad y diversión.

Para participar en un equipo de Roller Derby hay que tener, ante todo, actitud. Además, se necesita un buen estado físico y conocimientos de patinaje, aunque eso se logra principalmente con entrenamiento. Así mismo, es vital contar con un importante y muy necesario equipo de protección compuesto por rodilleras, casco, coderas, etc. Y por supuesto, hay que tener patines. El equipo profesional puede costar entre 500.000 y 3.000.000 de pesos. Además, hay que tener la EPS al día y las menores de edad deben contar con permiso de sus padres.

La estética de las patinadoras en Bogotá es muy rockera. Eso se debe a una simple coincidencia de gustos musicales, básicamente porque se requiere una chica fuerte para jugar un deporte de contacto, y en muchas ocasiones una mujer fuerte escucha rock. Pero eso le da un toque de sensualidad muy interesante al juego. Definitivamente, tienen una estética muy distinta a la tradicional, pero eso mismo las llena de una belleza diferente, agresiva. Muchos podrían decir que eso termina por quitarles feminidad, porque “las niñas buenas no hacen eso”. Pero, muy por el contrario, las chicas que patinan en Bogotá lo hacen en medias veladas, maquilladas y en hot pants. Esos arreglos los hacen, claramente, bajo su estética rockera, pero desde cualquier punto de vista el Roller Derby es un deporte lleno de belleza, no sólo de golpes.


los morados y golpes durarán unos días. La amistad y los buenos momentos, durarán por siempre.

Fuente: Archivo de las Bx3. Reproducida bajo autorización

 

Y yo pregunto: ¿Qué es ser femenina? ¿Acaso una mujer no puede defenderse y ser fuerte sin perder su feminidad?Y no solo eso, sino que creo que el hecho de ser capaces de mostrar su fuerza y de combinarla con su belleza hace a las practicantes de este deporte mucho más femeninas. Aunque sea un deporte de contacto, promueve la amistad, la feminidad, el trabajo el equipo y el compañerismo. Las “niñas buenas” no practican el Roller Derby… y no saben de lo que se pierden.

No todo es diversión y belleza en este deporte. Entrevisté a la líder y al entrenador de las Bogotá Bone Breakers – BX3 (Nathalia “Rathalia” Torres y Gustavo “Verdugo” Ladino), quienes son las actuales subcampeonas nacionales y que además están dispuestas a recibir participantes de todas las edades y proveniencias. Ellos han construido y entrenado uno de los tres equipos de Bogotá (los otros son las Rock And Roller Queens y las Combativas Revoltosas) y me contaron que están haciendo las gestiones para crear la liga de la que hablé al principio, porque esa liga no existe. Las entidades distritales y departamentales, hasta el momento, no se han hecho responsables por el reconocimiento del Roller Derby como deporte profesional. Aunque en Colombia se practica bajo las normas internacionales de seguridad y con estrictos reglamentos de la WFTDA (World Flat Track Derby Asociation), la burocracia ha impedido que tengan el apoyo que cualquier deportista necesita.

Estas páginas virtuales ya han visto algunos otros deportes alternativos que luchan por el reconocimiento. Tal vez nuestro país presta demasiada atención al fútbol sin ver que tenemos glorias en otros deportes con mucha menos resonancia y muchísima menos financiación. En el caso de las BX3, la única lesión de consideración que ha sufrido una de las patinadoras se debió a un accidente causado por la falta de espacios reglamentarios para realizar los entrenamientos y los partidos, no a la falta de precauciones del equipo. Así como el Roller Derby, muchos deportes alternativos no cuentan con el reconocimiento tanto legal como social que necesitan, y eso pone en peligro a deportistas que practican de manera seria y organizada, aunque sin los espacios que requieren y que existen, pero que el Distrito o el Departamento no les facilitan.

Más allá de esos asuntos legales, las chicas patinan, entrenan y se divierten. Los dolores de los golpes sanan rápido e incluso dan risa, pero la alegría de convertirse en una familia durará por siempre. La amistad, la fuerza y las ganas las llevan en patines más allá de los prejuicios a consolidar su pasión como una liga deportiva.

 

Para conocer más sobre el Roller Derby, te recomendamos estos enlaces:

Página oficial de las BX3, click aquí.

Página de Facebook de las BX3, click aquí

Página en Facebook de Colombia Roller Derby, click aquí

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario