Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

Casi para navidad recibí el álbum “Ruiseñora” de Andrea Echeverri Arias, y quise escribir mi primera reseña para esta nueva sección con este álbum, que creo que es de una extraordinaria simpleza, y de una simpleza extraordinaria. Este álbum fue creado por y para el poder femenino, nació de la rabia y la defensa de la identidad propia, pero se convirtió en un cántico muy personal, muy privado y a la vez creado para generar consciencia en la mujer sobre su poder, su fuerza y su don de creación. Es el tercer trabajo de la carrera como solista de Andrea Echeverri Arias, la inconfundible voz líder de los Atercipelados.

En sus características físicas, el álbum tiene en la portada una fotografía en primer plano de Andrea vestida para el día de los muertos, y al lado, escrito el nombre del álbum y de la cantante: Andrea Echeverri Arias, dándonos una pista sobre el contenido del álbum: es una reivindicación de la feminidad que empieza desde el apellido completo de quien canta y que impregna cada una de las letras del álbum. La edición especial (vendida por internet hasta el 28 de diciembre de 2012) lleva además un medallón hecho por la mismísima artista, un cancionero sencillo y directo y una práctica libreta de notas.

ruisenora

Contenidos del álbum en edición especial

 

Musicalmente, es un álbum muy americano, con raíces que recuerdan los sonidos típicos y tradicionales de Colombia como la guabina y los sonidos ancestrales, pero que no se quedan allí y coquetean también con géneros como el góspel, el blues y la ranchera, creando una amalgama de sonidos que Andrea llama Rock semilla, Roca del altiplano. Y en ese espíritu, los instrumentos se alejan del rock tradicional (batería, bajo y guitarra eléctrica) para acercarse a la guitarra acústica, a la Leona (instrumento del son Jarocho mexicano, que viene a reemplazar el bajo); la percusión andina con panderetas, guacharacas, cajón, chéqueres y maracas; y con vientos como la melódica, la armónica, el runcuyo, los pitos, las flautas y las ocarinas. Esta amalgama crea un sonido de textura muy suave y amable, fácil de escuchar a pesar de la complejidad de su elaboración.

Sin embargo, lo que más quisiera resaltar de este álbum es su mensaje: es claro, directo y sencillo, casi que pedagógico. Habla desde lo personal a todas las mujeres sobre su energía, su fuerza de creación y conservación de la vida, de su dignidad. Es un álbum de letras a la vez amorosas y beligerantes, que hablan a la mujer sobre la mentira del príncipe azul, el respeto por el cuerpo, el derecho a la sexualidad y la armonía entre los géneros. Y creo que a pesar de ser un álbum muy femenino, tiene un mensaje muy importante también para los hombres y la posición que debemos asumir, que no es la de machos, sino la de respeto, aceptación y amor hacia la mujer. Aunque creo que a muchas personas no les gusta que pongan en tela de juicio el machismo, este álbum lo hace, y lo hace con valentía, respeto, amor e ironía.

En una evaluación final, creo que es un álbum que es, pero no debería ser. A los hombres no deberían decirnos ya que respetemos a las mujeres, y a las mujeres no deberían tener que decirles ya que no están a nuestro servicio. Pero todavía es necesario, y es por eso que no sólo en lo musical, sino en cuanto a su mensaje, recomiendo este disco, pues habla de manera sencilla y directa sobre el machismo, el feminismo y sobre todo de la equidad de géneros, del amor y respeto por nuestras diferencias. Es un mensaje de conciliación y respeto dirigido no sólo a las mujeres, sino a todo ser que crea en la igualdad, la armonía y el respeto.

Ficha técnica:

Producido, compuesto, grabado y tocado por: Andrea Echeverri

Producción adicional: Richard Blair

Mezcla: Richar Blair

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario