Revista El Muro

Hablamos con Rulo, líder y vos principal en Rulo y la Contrabanda. El cantante de Cantabria nos habló sobre su experiencia, historia y visión de la música.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Hace poco más de tres décadas nació Raúl Gutierrez, un joven cuyo nombre real pocos conocen, pero que la movida española todos conocen como Rulo, voz líder de Rulo y la Contrabanda y antiguo vocalista de La Fuga. Nació entre músicos: su padre era guitarrista y su madre tenía un programa de radio aficionado. A los 11 años vio a “Los Suaves”, una banda reconocida en España (aunque no tanto afuera) y decidió que montaría su propia agrupación. Y así inició una de las carreras más prolíficas del rock español.

rulo2

Imagen: catapulta Producciones

A los 12 formó “Suizidio”, una agrupación de covers con la que apenas compuso 3 canciones y tuvo unos 20 shows, habiéndose subido por primera vez a un escenario a los 14 años. No sabían mucho sobre cómo tocar, pero eran unos “caraduras” llenos de “chulería”, como dice Rulo… unos rebeldes con muchas ganas de tocar. Suizidio no duró mucho,  pero fue el germen de “La Fuga”, una casi legendaria banda con la que compuso unas 80 canciones y tocó ante decenas de miles de personas por show. Inició la banda con Adolfo “Fito” Garmendia, guitarrista. Aunque los dos se marcharon (y no en muy buenos términos, al parecer), Rulo no guarda rencor, aunque es consciente de que no se subiría al escenario con alguien con quien no se echaría luego unos tragos. Está en paz con su pasado, pero no quiere volver a él.

Aunque como fundadores Fito y Rulo pudieron quedarse con el nombre de La Fuga, prefirieron no tocarlo, pero por esa misma razón no podrían volver: La fuga continuó con otros miembros, y por eso ya no sería lo mismo. Toda banda tiene unos años bonitos… pero los años bonitos de la Fuga terminaron para Rulo y Fito, y su motivación no era económica, en ese momento simplemente querían marcharse de un sitio donde no estaban cómodos. Y así, en el 2009 separaron caminos y en 2010 crearon la Contrabanda.

Los años con La Contrabanda han dado muchos frutos. Por ejemplo, el álbum “Señales de humo” fue  su primer número uno en ventas, algo que no pasó con La Fuga. Vhoy mira atrás y se da cuenta que ese éxito no hubiese llegado si no hubiese dado un salto al vacío y dejado atrás la “gallinita de los huevos de oro”.

rulo3

Imagen: catapulta Producciones

Rulo y La Contrabanda recibió su nombre de una tendencia española a tener un nombre compuesto por “(inserte nombre de persona) y los (adjetivo)”, como “Loquillo y los trogloditas” o “Fito y los fitipaldis”… cambió el artículo y le sonó bonito, así que le puso “Rulo y la Contrabanda” porque son contrabandistas de emociones y canciones… no porque esté contra una banda. De hecho, no se siente un solista, sino líder de una banda. Y sobre todo, le importan las canciones, no los nombres.

A Rulo le gusta la  intimidad con su público. Aunque ha tenido eventos con 8.000 asistentes, le gusta la magia de un concierto para 1000 en un teatro pequeño. En la última gira ha hecho más de cien shows, en uno vendió 18.000 tiquetes (en Cantabria, su lugar de origen), pero también para quinientos y cada uno tiene su magia, pero en los pequeños hay una magia, una complicidad que no se encuentra cuando ves un mar de gente. Les gusta variar, hacer acústicos pero Rulo cree que el hábitat natural de una banda de rock es una pequeña sala, un bar… Sin embargo, le gusta “tomar fotografías” de los distintos momentos que vive junto a la Contrabanda: tienen dos trabajos de estudio y dos álbums en vivo, lo que puede parecer exagerado para una agrupación con cinco años de historia, pero es que le gusta poder compartir con sus fanáticos la magia de los momentos vividos. Por eso, sus directos son trabajos con tiraje pequeño, sin entrevistas ni giras promocionales. No es simplemente una saturación de mercado, sino una forma de congelar momentos de la banda… un patrimonio, una forma de decir “hicimos esto, estuviste allí, si te gusta llévatelo”

rulo1

Imagen: catapulta Producciones

Sus canciones son muy personales, y es por eso que algunas de las canciones de la Fuga siguen en sus shows  porque, primero, son composiciones suyas, y segundo, salen de su corazón. Aunque no le molesta que otros canten sus canciones, hay composiciones como “Pa’ aquí y pa’ allá” que son tan personales que no ve por qué dejar de cantarlas: son parte de su historia que no dejaría atrás. Su proceso creativo es un proceso de soledad, en el que se enfrenta al papel y la guitarra. Compone unas veinte canciones en las que intenta no repetirse (aunque es imposible no dejarles su marca) y elije once que luego arregla junto a la banda. Su música es íntima y melódica, visceral… es un “tío lleno de dudas” y no se justifica por quien es. Su rock no es blando, sino íntimo.

Hoy, por supuesto, vive de su música. Hace 18 años trabajaba como fontanero junto a su padre en el día y en la noche se montaba al escenario, montaba sus equipos y tocaba… para desmontar y al dia siguiente trabajar. Y hoy… sigue “currando” mucho, y es consciente de que hasta la mayor estrella que llena estadios de cincuentamil “curra” muchísimo también. No es un rockstar y aunque ama su trabajo, lo sigue viendo como trabajo. No cree mucho en esas estrellas instantáneas de la música actual: en rock and roll es una carrera de fondo y admira a un cantante como Rosendo, que con 40 años de carrera sigue subiéndose al escenario. No le interesa “sacarla del estadio” con dos virales, sino perdurar. Ama y respeta la música, la ve como industria, no como negocio, peor lo que quiere es seguir tocando, grabando y componiendo hasta que se vuelva viejo. Y no piensa jubilarse, sino morir en el escenario.

Hoy en día pasa un muy buen momento: dos conciertos en Bogotá, uno en Quito que muestran su expansión en América de un proyecto consolidado en España. Pero no tocará en España en todo el año, porque quiere pasar tiempo con su hija mientras hace su nuevo disco (que saldrá en 2016) y se permite una que otra escapada a América. Tiene un público fiel que apoya sus proyectos, incluso el libro que publicaron con fotografías. Y todo lo logró por ser un cabezadura. Porque es terco, perseverante. Recuerda unas palabras cuyo autor olvida: “No hay nada más peligroso que una persona con las ideas claras”, si tienes una ilusión y sólo tienes una vida que no es más que un ratito, si tienes una ilusión tienes que pelear por ella por muchos años. Ni en la música ni en la vida no llegan siempre los mejores, pero siempre los más “cabezotas”. Si te caes ocho veces, te levantas nueve, pero al final se consigue. Y si no, no pasa nada, recoges los trastos y te vas para casa.

Te dejamos con el video de “Cabecita Loca”



Encuentras a Rulo en:

Sitio Web: Ruloylacontrabanda.com

Facebook: ruloylacontrabanda

Twitter: @rulomusica

No olvides que Rulo se presentará el 6 de junio en Bogotá y no te pierdas nuestra entrevista con este gran artista y otro gran invitado internacional el martes a las 9 P.m en Rayando el muro, sólo por radiodali.com

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario