Revista El Muro

Te presentamos la nueva película sobre la serie con la que creció buena parte de esta generación.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

No voy a mentir: no tenía muchas ganas de ver la película de los Power Rangers. Básicamente porque para mí, era el programa que veía mi hermanita.  Y la verdad, con ver un capítulo ya se habían visto todos. Pero quedé gratamente sorprendido.

Este potencial blockbuster fue dirigido por Dean Israelite y es protagonizado por Dacre Montgomery (Jason, Ranger Rojo), Naomi Scott  (Kimberly, Ranger rosa), RJ Cyler (Billy, Ranger Azul), Ludi Lin (Zack , Ranger negro), Becky G. (Trini, Ranger amarillo), Elizabeth Banks  (Rita Repulsa), Bryan Cranston  como Zordon, y la voz de Bill Hader que da vida al robot Alpha 5. Oficialmente se lanza hoy en Colombia y mañana en Estados Unidos. La crítica aún está dividida (44% en Rotten Tomatoes y 70% en IMDB), peor hace falta la desición del juez supremo: el público.

La película empieza en el Cenozoico, cuando con su último aliento de vida, Zordon, un extraterrestre que vino a proteger la tierra, esconde cinco monedas de poder y derrota temporalmente a Rita Repulsa, cuyo plan es apoderarse de un elemento que le permitiría crear o acabar con la vida en planetas enteros, y así gobernar el universo. Sesenta y cinco millones de años después, cinco jóvenes problemáticos encuentran las monedas y descubren que el destino los ha elegido para ser entrenados y convertirse en los próximos Power Rangers, que deben salvar al mundo del pronto regreso de Repulsa y que no tienen ni idea de cómo lograr eso en poco más de una semana.

Puesto así, el argumento es simplón. Sin embargo, gracias a un guion satisfactoriamente construido, una historia interesante y con mucho más contenido del que aparenta y una buena dosis de acción y efectos, se convierte en una película palomera que deja al público contento. Es una historia de orígenes en los que se explica por qué un grupo de adolescentes recibe una fuente de enorme poder, como aprenden a usarlo y por qué son ellos y no otros quienes lo merecen. Porque la armadura y los robots no son gratis, hay que merecerlos.

La película me gustó bastante. Las actuaciones son aceptables en líneas generales, está el desahogo cómico del robot Alpha 5, humor bien puesto en los momentos de tensión, personajes que se construyen rápido pero bien sin asumir que el público sabe quienes son los Power Rangers, cameos de los Rangers de la TV, buenos efectos… Sin embargo, lo que más me gustó es la representación de la mujer. Primero que todo, no hay ninguna historia de amor en la película, escapando al cliché del cine de Super héroes que vende besos para llegar a audiencias más amplias. Está llena de valores positivos, compañerismo y amor, pero de ese amor en el que todos están condenados a la friendzone.

De hecho, la única historia romántica que sentí medianamente insinuada, fue entre dos mujeres. Ese es otro punto a favor, una de las protagonistas es lesbiana, no abiertamente, sino apenas descubriéndose como lesbiana. Y en líneas generales, creo que las mujeres, las heroínas, salen muy bien representadas en la película: en efecto, sin tener el liderazgo, Kim (la Ranger  Rosada) es el pilar del grupo, que lo sostiene y lo mantiene en las crisis.  No son eye candi puesto ahí para que necesiten que las rescaten mientras la cámara no sale de su escote, sino que incluso son las que salvan a sus compañeros y tienen las ideas geniales en más de una ocasión. Un punto muy a favor de la película.

No todo es perfecto, de todas maneras. Siento, sinceramente, que el problema central se resuelve de manera más bien sencilla y que podría haber más tensión en la historia. Así mismo, aunque Repulsa no sea precisamente un personaje débil, creo que pudo trabajarse mejor, al igual que la relación entre Zordon y los Rangers, e incluso, el personaje mismo de Zordon y sus motivaciones. Y el posicionamiento de producto…. Llega ya a un punto exagerado.  Pero es tal vez exigirle mucho a una película de un par de horas.

Sin duda, llegará a los niños de los 90 (dos estaban sentados a mi lado en la sala de cine, y su emoción en ciertas escenas era hasta contagiosa). Está plagada de recuerdos, imágenes y alusiones a la serie, incluyendo la escena de mitad de créditos. No es una película que cambie vidas, pero tampoco un monumento a la nostalgia pensado exclusivamente para ganar dinero. Es una película que sin quedar abierta, da pie a una secuela, que cuenta con un argumento sólido, buenas actuaciones y un mensaje bonito sobre la amistad. Es una cinta palomera, sí, tal vez no sea imperdible, pero el público no sentirá que perdió la plata que pagó por verla. Y aunque no faltó el hípster que la consideró una bazofia, creo que la mayor prueba de su calidad es un público que en líneas generales salió contento. Y eso es lo que realmente importa.

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario